Hi­llary Clin­ton y Do­nald Trump.

Dos can­di­da­tos y dos ma­ne­ras de en­ten­der no so­lo la po­lí­ti­ca, sino tam­bién la vi­da. Sus rú­bri­cas de­mues­tran lo que ya ha que­da­do pa­ten­te en los de­ba­tes po­lí­ti­cos: son co­mo la no­che y el día y sus ca­rac­te­res no pue­den ser más opues­tos e in­com­pa­ti­bles.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - CONTENTS - POR PA­BLO MÉN­DEZ, GRAFÓLOGO Y ES­CRI­TOR

Las elec­cio­nes a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos siem­pre han te­ni­do re­so­nan­cia internacional. Sin em­bar­go, es­ta vez la enor­me po­pu­la­ri­dad de los dos can­di­da­tos y sus di­fe­ren­cias in­sal­va­bles las van a con­ver­tir en un acon­te­ci­mien­to se­gui­do y ana­li­za­do por mi­llo­nes y mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do. Hom­bre de una enor­me for­tu­na, Do­nald Trump na­ció en Nue­va York en 1946 y he­re­dó de su pa­dre un ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio que con­vir­tió en mi­llo­na­rio en po­co más de diez años. Hoy tie­ne de­cla­ra­da una for­tu­na cer­ca­na a los 3.300 mi­llo­nes de dó­la­res. Con to­da la hu­mil­dad de­bo de­cir que na­die con tan­to di­ne­ro de­bie­ra te­ner una fir­ma y una le­tra co­mo Trump, tan exa­ge­ra­da­men­te an­gu­lo­sa y gran­de, le­ve­men­te in­cli­na­da ha­cia la iz­quier­da, es­ta­ble­ci­da en mue­lle, rá­pi­da y rít­mi­ca, re­gre­si­va –es de­cir, con las le­tras uni­das unas a otras– inin­te­li­gi­ble y muy as­cen­den­te co­mo una es­ca­le­ra… Es in­ten­so y des­bor­dan­te en su tra­ba­jo,

cons­tan­te, op­ti­mis­ta y acos­tum­bra­do al éxi­to. Ade­más, se­gún su rú­bri­ca, es­ta­mos an­te un hom­bre se­gu­ro de sí mis­mo has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos y, sin du­da, po­co so­cia­ble, so­li­ta­rio, rí­gi­do en su ma­ne­ra de en­ten­der el mun­do e in­tran­si­gen­te con quien no en­tien­de o des­co­no­ce. Trump es de tra­to di­fí­cil, frío y tan so­lo con la in­fan­cia pa­re­ce te­ner ma­yor com­pren­sión, co­mo si de­bie­ra al­go a sus pri­me­ros años. Es­tá do­ta­do de bue­na me­mo­ria, tie­ne ca­pa­ci­dad de man­do y le re­sul­ta fá­cil des­per­tar ad­mi­ra­ción y has­ta asom­bro en sus em­plea­dos pe­se a su po­ca so­cia­bi­li­dad. In­can­sa­ble y di­ná­mi­co, no le tie­ne nin­gún mie­do a tra­ba­jar sin des­can­so, con du­re­za y efec­ti­vi­dad.

MÁS IN­TE­LI­GEN­TE Por su par­te Hi­llary Clin­ton, na­ci­da en Chica­go en 1947, lle­va dé­ca­das sien­do una de las mu­je­res más se­gui­das, ad­mi­ra­das y es­tu­dia­das de nues­tro tiem­po. Abo­ga­da de ca­rre­ra bri­llan­te, siem­pre cer­ca de la po­lí­ti­ca, se

gra­duó en 1973 y en 1975 se ca­só con Bill Clin­ton. A su la­do se con­vir­tió en pri­me­ra da­ma des­de 1993 a 2001. Mu­cho más so­cia­ble que su con­trin­can­te, su le­tra es re­don­dea­da, ce­rra­da, rec­ta, ca­si siem­pre des­li­ga­da, con los pun­tos de las íes al­tos y des­pla­za­dos, y con las ter­mi­na­cio­nes de mu­chas le­tras re­don­dea­das en ex­ce­so co­mo pe­que­ños glo­bos. Su le­tra en­vol­ven­te y cau­ti­va­do­ra mues­tra que es in­te­li­gen­te en ma­yor me­di­da que Trump, muy in­de­pen­dien­te en su vi­da pri­va­da y ca­paz de to­mar de­ci­sio­nes rá­pi­das y jui­cio­sas. Con­te­ni­da y cer­te­ra, tie­ne una bue­na do­sis de agre­si­vi­dad y su­fi­cien­cia que sa­be es­con­der y me­dir pa­ra ofre­cer­la so­lo en mo­men­tos de­ter­mi­na­dos. Me­nos op­ti­mis­ta y vi­tal que su con­trin­can­te, es mis­te­rio­sa lle­gan­do, en al­gu­nas oca­sio­nes, a ser me­di­ta­bun­da y con ten­den­cia a en­tris­te­cer­se. Sin em­bar­go es­tá más abier­ta a for­mas de con­vi­ven­cia dis­tin­tas y a so­cie­da­des plu­ra­les. Es sen­sa­ta y no le cos­ta­rá nun­ca es­cu­char, aten­dien­do con de­ter­mi­na­ción a quien ad­mi­ra. Pe­ro tie­ne un exa­ge­ra­do afán de pro­ta­go­nis­mo y una enor­me ne­ce­si­dad de ser re­co­no­ci­da y ad­mi­ra­da, de con­ver­tir­se siem­pre en el cen­tro de aten­ción. Dos can­di­da­tos con for­mas de ser, edu­ca­ción, tra­yec­to­ria y ob­je­ti­vos muy dis­tin­tos. Si bus­ca­mos lo me­jor de ca­da uno, nos que­da­mos con la fuer­za, el op­ti­mis­mo y el em­pu­je de Trump, y con la sol­ven­cia po­lí­ti­ca, ex­pe­rien­cia y per­mi­si­vi­dad de Clin­ton. Si bu­cea­mos en sus de­fec­tos, no po­de­mos ol­vi­dar la in­tran­si­gen­cia, el in­di­vi­dua­lis­mo y la ne­fas­ta so­cia­bi­li­dad de Trump, y el afán de pro­ta­go­nis­mo, la agre­si­vi­dad en­cu­bier­ta y la ex­tra­ña me­lan­co­lía de Hi­llary Clin­ton.

Nos que­da­mos con la fuer­za y el op­ti­mis­mo de Trump y la sol­ven­cia po­lí­ti­ca, ex­pe­rien­cia y per­mi­si­vi­dad de Clin­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.