“A LOS PI­JOS NO SE LOS RES­PE­TA Y ESO QUE SE HAN RE­MAN­GA­DO”

‘LOS PI­JOS TAM­BIÉN LLO­RAN’ ES EL DE­BUT DE LU­JÁN AR­GÜE­LLES EN EL TEA­TRO. JUN­TO AL ‘SHOW­MAN’ FER­NAN­DO CAN­DE­LA, CON QUIEN SE HA COMPENETRADO A LA PER­FEC­CIÓN, PRO­TA­GO­NI­ZA ES­TA OBRA CON LA QUE QUIE­REN HA­CER­NOS PA­SAR UN BUEN RA­TO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - EN PRIVADO CON... - FO­TOS: RO­BER­TO IVÁN CANO

Des­de que el show­man Fer­nan­do Can­de­la ideó lle­var a es­ce­na la obra Los pi­jos tam­bién llo­ran (en el tea­tro Rei­na Vic­to­ria de Ma­drid), su de­seo fue te­ner co­mo pa­re­ja a la te­le­vi­si­va Lu­ján Ar­güe­lles. A la se­gun­da fue la ven­ci­da y hoy jun­tos pro­ta­go­ni­zan es­ta co­me­dia hi­la­ran­te que ha­ce una ca­ri­ca­tu­ra del mun­do de la te­le­vi­sión y su­po­ne el de­but so­bre las ta­blas de la pre­sen­ta­do­ra de reali­ties. Co­ra­zón ¿Có­mo ha si­do re­en­con­trar­se en es­ta obra? Fer­nan­do Can­de­la La pri­me­ra vez que se lo pro­pu­se, Lu­ján es­ta­ba muy ocu­pa­da con su hi­ja y el tra­ba­jo. For­mé otro equi­po, pe­ro te­nía

“LOS PI­JOS SON SE­RES NE­CE­SA­RIOS Y MUY DI­VER­TI­DOS” LU­JÁN AR­GÜE­LLES

esa es­pi­na cla­va­da. Ha­ce unos me­ses nos re­en­con­tra­mos y tras dar un gi­ro al ar­gu­men­to pa­ra cen­trar­lo en el mun­do de la te­le­vi­sión, quién me­jor que ella pa­ra in­ter­pre­tar­lo. Te­ne­mos mu­chos ami­gos co­mu­nes y en el se­gun­do ata­que me di­jo que sí. Lu­ján Ar­güe­lles Es ver­dad que la pri­me­ra vez que me ha­bló es­ta­ba gra­ban­do un con­cur­so y los fi­nes de se­ma­na en Ca­na­rias con Co­ri­na, ade­más de es­tar es­cri­bien­do un li­bro. Di­je que no por­que era ma­te­rial­men­te im­po­si­ble. Mis ami­gos me ha­bla­ron de lo bien que es­ta­ba Fer­nan­do en la obra y es que tie­ne una gran vis có­mi­ca. Cuan­do he po­di­do, lo he he­cho. C. Pe­ro us­ted arries­ga mu­cho ya que su fa­ma la tie­ne muy bien ga­na­da en el mun­do de la te­le­vi­sión y no de­ja­ba de ser una in­cóg­ni­ta su de­but so­bre las ta­blas. L.A. Nun­ca me ha­bía plan­tea­do ha­cer tea­tro, pe­ro Car­los So­be­ra me lo pro­pu­so y has­ta me en­se­ñó el pa­pel que te­nía pa­ra mí. El pro­ble­ma era que iba a dar a luz jus­to un mes an­tes de la gi­ra y me pa­re­ció muy arries­ga­do. No que­ría de­jar­le col­ga­do y me que­dé con las ga­nas. Cuan­do lle­gó Fer­nan­do con su éxi­to, lo co­gí sin du­dar­lo. No creo que ha­ya si­do un ries­go gran­de por­que to­do el mun­do es­tá car­ga­do de éxi­tos y fra­ca­sos, pe­ro si­gues sien­do la mis­ma per­so­na. Hay que ha­cer lo que uno quie­re y si no en­ca­jas, tam­po­co se aca­ba el mun­do. C. Los ar­tis­tas son muy in­se­gu­ros y pa­ra­noi­cos con las crí­ti­cas. Com­prue­bo que us­ted no es así. L.A. Creo que soy una per­so­na nor­mal. Na­die es ab­so­lu­ta­men­te im­permea­ble a la crí­ti­ca, pe­ro hay que apren­der a que eso es un mo­men­to y que lo ha­bi­tual es preo­cu­par­te lo jus­to y dar la jus­ta im­por­tan­cia a las co­sas. Yo me en­tre­go al mil pe­ro cuan­do aca­bo me eva­do. F.C. En es­ta obra, ade­más, el pa­pel de Lu­ján es el de ella ele­va­do a la enési­ma po­ten­cia, por lo tan­to una for­ma muy in­te­li­gen­te de es­tre­nar­se, ya que no se ha me­ti­do en la piel de Lady Mac­beth. Se su­po­ne que es­ta­mos en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión don­de ha­ce de pre­sen­ta­do­ra y con la vis có­mi­ca que tie­ne creo que es­tá có­mo­da. C. ¿Dón­de creen que ra­di­ca el éxi­to de ver­les tan com­pe­ne­tra­dos en es­ta obra sin ha­ber tra­ba­ja­do jun­tos? F.C. To­do sa­le de for­ma na­tu­ral ya que no hay que for­zar na­da. Te­ne­mos quí­mi­ca en el es­ce­na­rio, un hu­mor muy ad hoc y es que Lu­ján me ha­ce de es­pe­jo ya que nos di­vier­ten las mis­mas co­sas, ade­más de reír­nos de no­so­tros a tra­vés de nues­tros per­so­na­jes. En el mun­do

pi­jo sé desen­vol­ver­me por­que es el que he vi­vi­do y eso que aho­ra ha da­do un cam­bio. Hoy el di­ne­ro ya no es­tá en ma­nos de los pi­jos, pe­ro an­tes las cla­ses adi­ne­ra­das eran las que po­nían fla­men­co al fi­nal de sus fies­tas y les gus­ta­ba ro­dear­se de ar­tis­tas. C. En los reali­ties po­ne mu­cha do­sis de in­ter­pre­ta­ción. ¿Fue eso lo que hi­zo que So­be­ra le ofre­cie­ra un pa­pel? L.A. Hay una fra­se que di­ce que ‘la vi­da es pu­ro tea­tro’ y por eso creo que to­dos in­ter­pre­ta­mos al­go ya que esa ca­pa­ci­dad es­tá en re­la­ción con lo que asi­mi­las del en­torno. En la obra más que in­ter­pre­tar lo que ha­ce­mos es reír­nos de lo que nos ro­dea. F.C. Par­to de la ba­se de que su­bir­se a un es­ce­na­rio es un pa­so im­por­tan­te que no hay que me­nos­pre­ciar, pe­ro no siem­pre ha­ce fal­ta te­ner una ca­rre­ra de cin­co años pa­ra ha­cer­lo. Co­noz­co a ac­to­res que son in­ca­pa­ces de ha­cer una obra, ya que pre­fie­ren es­tar en una se­rie y re­pe­tir mil ve­ces una es­ce­na, y otros que se sien­ten co­mo pez en el agua en ella. Hay que dar­le va­lor a to­do aquel que in­ter­pre­ta. C. Y lo di­ce us­ted que vie­ne del mun­do de las re­la­cio­nes pú­bli­cas y se ha lan­za­do de ca­be­za a los escenarios. En su ca­so, la ex­pe­rien­cia no cuen­ta da­do que su de­ci­sión fue to­do un gi­ro pro­fe­sio­nal. F.C. Siem­pre he ju­ga­do con la in­ter­pre­ta­ción y el he­cho de ha­ber tra­ba­ja­do tan­tos años co­mo re­pre­sen­tan­te de ar­tis­tas me ha he­cho pa­sar por si­tua­cio­nes de lo más dis­pa­res, co­mo en­tre­te­ner al pú­bli­co cuan­do el es­pec­tácu­lo no po­día co­men­zar. Me di­vier­te y me gus­ta. C. ¿Qué pien­sa de los pi­jos? L.A. Pues que son se­res ne­ce­sa­rios y muy di­ver­ti­dos, co­mo cual­quier otra tri­bu ur­ba­na, so­lo que es­tos tie­nen su pro­pio acen­to. El pro­to­ti­po del pi­jo es Fer­nan­do. C. Fer­nan­do, ¿por qué di­ce que los pi­jos han cam­bia­do? F.C. En es­te es­pec­tácu­lo sa­co una lan­za pa­ra de­fen­der a los pi­jos por­que creo que se da mu­cho va­lor a có­mo un ar­tis­ta que vie­ne de un ba­rrio hu­mil­de y triun­fa se le va­lo­ra más fren­te al que vie­ne de un mun­do pi­jo y se tie­ne que re­man­gar an­te los tiem­pos de cri­sis. Si un pi­jo quie­re ser ar­tis­ta no se le res­pe­ta, si tra­ba­ja en un ban­co tam­po­co… Al pi­jo no se lo to­ma en se­rio y eso que hoy se han re­man­ga­do y es­tán en to­dos los sec­to­res. C. ¿Los hay en po­lí­ti­ca? F.C. Lo que hay son mu­chos que quie­ren ser pi­jos. C. Lu­ján, ¿cuál es su pró­xi­mo ob­je­ti­vo en te­le­vi­sión? L.A. Va­mos a arran­car con una pro­duc­ción en­tre Me­dia­set y Te­le­vi­sa con un for­ma­to de idea es­pa­ño­la que ha arra­sa­do en los fes­ti­va­les, y creo que va a ser en bre­ve. Se­rá un nue­vo reality de bus­car pa­re­ja. A mí me en­can­ta, in­clu­so pre­sen­ta­ré a mis ami­gos. El pro­ble­ma es que con los años ya que­dan po­cos li­bres y los di­vor­cia­dos vie­nen con mu­chas ta­ras. Ten­dré que es­pe­cia­li­zar­me en ese mun­do más ade­lan­te. Me en­can­ta que la gente se co­noz­ca por­que es­tar enamo­ra­do es un es­ta­do ge­nial. C. ¿Cree que en pa­re­ja se vi­ve me­jor? L.A. De­pen­de de ca­da ca­so, aun­que pien­so que sí y eso que hay mu­chos tes­ti­mo­nios que te po­drían con­ven­cer de lo con­tra­rio. C. ¿Qué es lo me­jor de es­ta ex­pe­rien­cia? F.C. Aun­que sue­ne a pe­lo­teo, pa­ra mí lo me­jor es to­do lo que he apren­di­do con Lu­ján. Me he pon­de­ra­do en co­sas, he re­la­ti­vi­za­do otras y me gus­ta ver có­mo coor­di­na y con­tro­la to­do. Nues­tra úni­ca pre­ten­sión es en­tre­te­ner y por eso va­mos sin más his­to­rias. La ri­sa es ba­te­ría de vi­da y que­re­mos dar mu­cho de eso al pú­bli­co. L.A. He apren­di­do tam­bién mu­cho con Fer­nan­do y con el tea­tro. Es un guion que no te pue­des sal­tar ni re­pe­tir ya que pa­sa en el mo­men­to y hay que apren­der sí o sí. Me en­can­ta lo que es­toy ha­cien­do, pe­ro no me plan­teo de­di­car­me a es­to y dar el gran sal­to. Lo mío es la co­mu­ni­ca­ción y, en el fon­do, es lo que ha­go en es­ta obra.

“HAY AC­TO­RES QUE SON IN­CA­PA­CES DE HA­CER TEA­TRO” FER­NAN­DO CAN­DE­LA

AGRA­DE­CI­MIEN­TOS: RES­TAU­RAN­TE HABANERA C/ GÉ­NO­VA 28. MA­DRID. ES­TI­LIS­MO LU­JÁN AR­GÜE­LLES: ZA­PA­TOS SCHMOOVE, CA­MI­SA SAMSOE SAMSOE Y PAN­TA­LÓN GUY RASSE SHOP. MA­QUI­LLA­JE Y PE­LU­QUE­RÍA: ÁN­GE­LES MEDINA.

“Hay que ha­cer lo que uno quie­re, y si no en­ca­jas, tam­po­co se aca­ba el mun­do”, ase­gu­ra Lu­ján so­bre su de­but tea­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.