PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PARTY TIME - POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU

HHe­mos te­ni­do que es­pe­rar ca­si un año pa­ra que ha­ya un ama­go de he­ge­mo­nía, un cla­ro pa­so ha­cia el in­ten­to de acuer­do cer­te­ro y con­sis­ten­te, y pa­re­ce que aho­ra los po­lí­ti­cos han que­ri­do que sea el mo­men­to. Cuan­do el blo­queo en el que he­mos es­ta­do su­mi­dos se abre a nue­vos ho­ri­zon­tes, mu­chos de no­so­tros nos pre­gun­ta­mos si ha­cía fal­ta to­do es­te re­co­rri­do pa­ra que al fi­nal –o al prin­ci­pio– es­te­mos en las mis­mas. Sí, sé que mu­chos pen­sa­réis que no es­ta­mos en las mis­mas y que se han acla­ra­do asun­tos. Eso sí, ha cam­bia­do el pa­no­ra­ma an­te la ató­ni­ta mi­ra­da de mu­chos que he­mos vis­to, des­con­cer­ta­dos, un gi­ro en su es­tra­te­gia de cam­pa­ña. Por­que al des­ca­la­brar has­ta el in­fi­ni­to el par­ti­do de la opo­si­ción, que pa­re­cía te­ner la sar­tén por el man­go, de re­pen­te he­mos si­do tes­ti­gos de có­mo se des­va­ne­cía una idea, in­clu­so un lí­der que pre­sen­ta­ban co­mo per­fec­to y, so­bre to­do, un pro­ce­der de eje­cu­tar la po­lí­ti­ca en de­mo­cra­cia.

Es lo que tie­ne la de­mo­cra­cia, que bien ejer­ci­da pro­vo­ca dis­ten­sio­nes y pul­sos pa­ra dar pa­so a una voz uná­ni­me por el bien ge­ne­ral, que en es­te ca­so ha de­ja­do al­gu­na que otra cha­pu­za en ese pro­ce­der, si se me per­mi­te la opi­nión. No creo que hi­cie­ra fal­ta ese es­pec­tácu­lo en ple­na ca­lle Fe­rraz. O tal vez sí, pa­ra de­mos­trar que la voz po­pu­lar ac­túa cuan­do se ro­za el lí­mi­te. Lo im­por­tan­te es que ya pa­re­ce que se han da­do pa­sos pa­ra avan­zar, y si no ha si­do de una ma­ne­ra, ha si­do de la otra, pe­ro los ciu­da­da­nos ya mi­rá­ba­mos pas­ma­dos una de­mo­ra que cree­mos in­ne­ce­sa­ria y te­nía al país su­mi­do en la le­ta­nía del ‘día de la mar­mo­ta’. Y mien­tras, otros par­ti­dos se han li­mi­ta­do a es­pe­rar es­pec­tan­tes, a que el ca­mino es­tu­vie­ra li­bre y cla­ro pa­ra se­guir su sen­da. Hay quien se ha fro­ta­do las ma­nos al ver el río re­vuel­to, in­clu­so en el par­ti­do so­cia­lis­ta. ¿No es así? He­mos po­di­do ver có­mo ac­túa ca­da per­so­na, más allá de su afi­lia­ción. In­tere­san­tes mi­ra­das, ges­tos, men­sa­jes en re­des, si­len­cios y, có­mo no, las au­sen­cias. Que­da por ver los mo­vi­mien­tos que ha­rán. Co­mo si de una ju­ga­da de aje­drez se tra­ta­ra, to­man po­si­cio­nes, mi­ran a de­re­cha e iz­quier­da sin re­tro­ce­der más que pa­ra su­mar triun­fos a la ba­ta­lla. Su­mar vo­tos de vo­tan­tes des­con­ten­tos y co­lo­car­se en bue­na po­si­ción con el cla­ro ob­je­ti­vo de te­ner el po­der de de­ci­dir. ¿Era to­do es­to ne­ce­sa­rio? Pa­re­ce que no nos ha que­da­do otra y en es­ta es­pe­ra in­tu­yo que he­mos per­di­do más que ga­na­do, en ca­pa­ci­dad de reac­ción, ges­tión del país e ima­gen ha­cia el ex­te­rior. Y ten­go la sen­sa­ción de que que­da mu­cho por ver en es­tos di­mes y di­re­tes has­ta que po­da­mos ver una eje­cu­ti­va di­li­gen­te.

Una can­ción pa­ra la oca­sión: ‘QUAN­DO, QUAN­DO, QUAN­DO’, de Tony Re­nis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.