AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - EN PRIVADO CON... - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

EEl em­pe­ra­dor Akihi­to de Ja­pón ten­drá que es­pe­rar has­ta 2018 pa­ra ver cum­pli­do su de­seo de ab­di­car. Ese es el tiem­po que du­ra­rán los trá­mi­tes par­la­men­ta­rios ne­ce­sa­rios pa­ra apro­bar una ley que per­mi­ta el re­le­vo, se­gún los cálcu­los del go­bierno ni­pón. Vis­to des­de fue­ra pa­re­ce una cruel­dad pro­lon­gar tan­to tiem­po la per­ma­nen­cia de un je­fe de es­ta­do que en di­ciem­bre cum­pli­rá 83 años y tie­ne una de­li­ca­da sa­lud. Sin em­bar­go, al pro­pio Akihi­to le pa­re­ce ade­cua­da esa fe­cha pa­ra ab­di­car en su hi­jo, el prín­ci­pe Na­ruhi­to, que ya tie­ne 56 años. El re­tra­so se de­be, en par­te, a que la cons­ti­tu­ción ja­po­ne­sa no con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de ab­di­car. Y co­mo re­for­mar la nor­ma con­lle­va­ría un tiem­po ma­yor, se ha op­ta­do por apro­bar una ley es­pe­cí­fi­ca des­ti­na­da a que Akihi­to pue­da aban­do­nar el trono del cri­san­te­mo.

El pro­ce­so no es exac­to al que se si­guió en Es­pa­ña ha­ce dos años y cin­co me­ses, pe­ro sí muy pa­re­ci­do. La Cons­ti­tu­ción de 1978 es­ta­ble­ce que las ab­di­ca­cio­nes en ge­ne­ral se re­sol­ve­rán por una ley or­gá­ni­ca, pe­ro co­mo es­ta nor­ma nun­ca se ha lle­ga­do a apro­bar, tam­bién hu­bo que re­dac­tar una ley es­pe­cí­fi­ca pa­ra el ca­so con­cre­to de don Juan Car­los. Otra si­mi­li­tud muy im­por­tan­te es que, igual que ocu­rrió en­ton­ces en Es­pa­ña con don Fe­li­pe, Ja­pón dis­po­ne de un prín­ci­pe he­re­de­ro va­lo­ra­do y pre­pa­ra­do pa­ra asu­mir la je­fa­tu­ra del es­ta­do. Al­go que no ocu­rre, por ejem­plo, en Tai­lan­dia. Sin em­bar­go, la prin­ci­pal di­fe­ren­cia con Ja­pón son los tiem­pos: en Es­pa­ña so­lo trans­cu­rrie­ron 16 días des­de que el Rey anun­ció su de­seo de ab­di­car y es­ta se for­ma­li­zó, mien­tras que en Ja­pón trans­cu­rri­rán dos años y me­dio. Los ni­po­nes po­dían ha­ber se­gui­do el ejem­plo es­pa­ñol, pe­ro han pre­fe­ri­do se­guir su pro­pio ca­mino e in­clu­so han crea­do una co­mi­sión de ex­per­tos que de­be­rá apor­tar sus ideas sin un pla­zo de­fi­ni­do. En reali­dad, son dos cla­ros ejem­plos de có­mo la mo­nar­quía se adap­ta a las di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias. En la Es­pa­ña de 2014, aun as­fi­xia­da por la cri­sis eco­nó­mi­ca y sa­cu­di­da por la irrup­ción del po­pu­lis­mo, la co­yun­tu­ra acon­se­ja­ba un rá­pi­do re­le­vo en la Co­ro­na. Aun­que des­pués la reali­dad de­mos­tró lo con­tra­rio, mu­chos en­ten­di­dos en cues­tio­nes mo­nár­qui­cas te­mían que los crí­ti­cos apro­ve­cha­ran el su­pues­to mo­men­to de de­bi­li­dad que su­po­nía una ab­di­ca­ción pa­ra en­cen­der los áni­mos con­tra la Co­ro­na. Por eso, el Rey es­pe­ró a que es­tu­vie­ra pre­pa­ra­do el res­pal­do le­gal de su de­ci­sión an­tes de anun­ciar­la an­te la opi­nión pú­bli­ca.

ES­PA­ÑA LO HI­ZO EN 16 DÍAS, JA­PÓN LO HA­RÁ EN 700

En Ja­pón la si­tua­ción es dis­tin­ta. En un país en el que el úl­ti­mo em­pe­ra­dor que ab­di­có lo hi­zo ha­ce 200 años, una no­ti­cia de es­te ti­po no so­lo ne­ce­si­ta una ba­se le­gal sino tam­bién que trans­cu­rra el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que in­clu­so los ni­po­nes más rea­cios asi­mi­len la de­ci­sión per­so­nal de Akihi­to y le per­mi­tan de­di­car­se al fi­nal de su vi­da a cul­ti­var las afi­cio­nes cien­tí­fi­cas que siem­pre le han atraí­do, co­mo es el es­tu­dio de los pe­ces. En otras pa­la­bras, una ve­jez tran­qui­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.