EL CON­CUR­SO DE ES­PO­SAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE -

A co­mien­zos del si­glo XVII, Ru­sia era un país sin ley don­de el ase­si­na­to re­sul­ta­ba la po­lí­ti­ca de Es­ta­do más efec­ti­va. Mi­guel Fió­do­ro­vich (15961645) ocu­pó el trono con es­ca­sas po­si­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir a una no­ble­za que de­po­nía a los mo­nar­cas se­gún sus in­tere­ses. Sin em­bar­go, fue ca­paz de afian­zar su po­der, aun­que pa­ra dar es­ta­bi­li­dad a su nue­va ca­sa real ne­ce­si­ta­ba un buen ma­tri­mo­nio y des­cen­den­cia. Nin­gu­na fa­mi­lia eu­ro­pea con san­gre azul qui­so en­viar a sus hi­jas a ese país de sal­va­jes, de ma­ne­ra que Mi­guel tu­vo que or­ga­ni­zar un con­cur­so en­tre las don­ce­llas no­bles de la na­ción pa­ra ele­gir a su con­sor­te. A Mos­cú lle­ga­ron al­re­de­dor de 500 jó­ve­nes que tu­vie­ron que pa­sar por el ta­miz de los con­se­je­ros y mé­di­cos reales, que eva­lua­ban sus raí­ces, su be­lle­za y, so­bre to­do, su fer­ti­li­dad. Se reali­zó una pri­me­ra se­lec­ción con 60. De ellas so­lo seis fue­ron ins­ta­la­das en el pa­la­cio del Krem­lin, don­de Mi­guel pu­do exa­mi­nar­las. Su de­ci­sión fi­nal la hi­zo pú­bli­ca en­tre­gan­do un pa­ñue­lo y un ani­llo a la afor­tu­na­da, de nom­bre Ma­ría. A los cua­tro me­ses de la bo­da, la za­ri­na fue en­ve­ne­na­da y hu­bo que bus­car sus­ti­tu­ta. La se­gun­da lo­gró so­bre­vi­vir y tu­vo diez hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.