LA COR­TE DE LOS LO­COS, BRO­MIS­TAS Y BO­RRA­CHOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE -

A Pe­dro I (1672-1725) le apo­da­ron el Gran­de por­que con él Ru­sia se trans­for­mó en un im­pe­rio mi­li­tar en ex­pan­sión. Era un hom­bre de con­tras­tes: efi­caz ad­mi­nis­tra­dor, po­lí­ti­co in­te­li­gen­te y bri­llan­te ge­ne­ral, al tiem­po que pen­den­cie­ro, bru­tal, juer­guis­ta y al­cohó­li­co. Se en­tre­ga­ba a los asun­tos de es­ta­do con tan­ta de­di­ca­ción co­mo la que lue­go de­mos­tra­ba en com­pa­ñía de sus com­pa­ñe­ros de ba­ca­na­les, de­ce­nas de cor­te­sa­nos y bu­fo­nes pro­fe­sio­na­les o es­pon­tá­neos a los que lla­ma­ba el Sí­no­do de los lo­cos, bro­mis­tas y bo­rra­chos. Los mons­truos de cir­co y los co­me­dian­tes que re­pre­sen­ta­ban a las­ci­vos Pa­pas ca­tó­li­cos al­ter­na­ban sus es­pec­tácu­los con la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca de las pros­ti­tu­tas o el lan­za­mien­to de enanos pa­ra com­pro­bar su re­sis­ten­cia. Tras las lar­gas no­ches jun­to al sí­no­do, Pe­dro re­gre­sa­ba co­mo si na­da a sus de­be­res pa­ra or­ga­ni­zar la cons­truc­ción de nue­vas ciu­da­des, or­de­nar la eco­no­mía y cons­truir ca­dal­sos por to­da Ru­sia pa­ra li­qui­dar a mi­les de enemi­gos reales o ima­gi­na­rios. Su cruel­dad, que tam­bién su­frían los miem­bros de la cor­te en for­ma de gol­pes o bas­to­na­zos, se hi­zo tan no­to­ria co­mo su ta­len­to pa­ra trans­for­mar el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.