GE­NIO PO­LÍ­TI­CO Y DE­PRE­DA­DO­RA SE­XUAL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE -

Pe­dro III con­cer­tó su bo­da con una prin­ce­sa pru­sia­na ba­ji­ta, re­gor­de­ta, de pe­lo ro­ji­zo y unos in­ten­sos ojos azu­les lla­ma­da Catalina. La im­po­ten­cia que su­fría el zar po­dría con­si­de­rar­se un sín­to­ma de su ca­rác­ter flá­ci­do. Am­bos de­fec­tos le re­sul­ta­ban in­su­fri­bles a su mu­jer, que muy pron­to bus­có ma­yo­res di­ver­sio­nes le­jos del dor­mi­to­rio real y alia­dos po­lí­ti­cos po­de­ro­sos fue­ra de pa­la­cio. El pu­si­lá­ni­me Pe­dro fue de­rro­ca­do en un gol­pe de es­ta­do eje­cu­ta­do por el co­man­dan­te de la guar­dia real, Gri­go­ri Or­lov, aman­te de la za­ri­na, ocu­pan­do es­ta el trono de su ma­ri­do. Po­cos días des­pués el zar fue ha­lla­do muer­to en pri­sión. La nue­va em­pe­ra­triz, co­no­ci­da co­mo Catalina la Gran­de (1729-1796), lo­gró con su ge­nio po­lí­ti­co con­fir­mar a Ru­sia co­mo la nue­va gran po­ten­cia eu­ro­pea y a tra­vés de su go­bierno, el país co­no­ció la ilus­tra­ción y una cier­ta aper­tu­ra cul­tu­ral. Su pa­sión por las ar­tes y la fi­lo­so­fía so­lo era equi­pa­ra­ble a su ca­rác­ter li­cen­cio­so, que no se mo­les­ta­ba en ocul­tar. Hu­bo mu­chos com­pa­ñe­ros de ca­ma, pe­ro so­lo un gran amor: el sar­gen­to de la guar­dia real Gri­go­ri Po­tiom­kin, con el que com­par­tía una afi­ni­dad se­xual abier­ta. Él te­nía per­mi­so pa­ra dis­traer­se con otras aman­tes a la vez que ella dis­fru­ta­ba de los su­yos. Po­tiom­kin tam­bién fue el prin­ci­pal con­se­je­ro po­lí­ti­co de la za­ri­na, for­man­do así una prós­pe­ra y li­bi­di­no­sa so­cie­dad. ¿El au­tén­ti­co he­re­de­ro? Catalina de­jó es­cri­to que el pa­dre de su úni­co hi­jo, Pa­blo, no era el di­fun­to Pe­dro III. Des­de en­ton­ces se ha es­pe­cu­la­do so­bre la po­si­bi­li­dad de que la di­nas­tía Románov se ex­tin­guie­ra con un he­re­de­ro bas­tar­do. Sin em­bar­go, el his­to­ria­dor Si­mon Se­bag Mon­te­fio­ri sos­tie­ne que exis­ten evi­den­cias de que la za­ri­na min­tió por la aver­sión que sen­tía ha­cia el pa­dre y el hi­jo. Les juz­ga­ba de­ma­sia­do pa­re­ci­dos: ig­no­ran­tes sin ca­rác­ter que no me­re­cían el trono que ella ocu­pó du­ran­te años. Pa­blo I (1754-1801) vi­vió apar­ta­do de la cor­te, re­clui­do en su pa­la­cio sin más ta­rea que no en­tro­me­ter­se en los asun­tos de su ma­dre. In­clu­so se es­pe­cu­ló con que Catalina pla­nea­ba des­po­jar­lo de sus de­re­chos reales cuan­do una apo­ple­jía ful­mi­nan­te aca­bó con la za­ri­na y des­pe­jó el ca­mino al des­pre­cia­do su­ce­sor. Ape­nas pu­do dis­fru­tar de la co­ro­na: en un nue­vo gol­pe de mano, un gru­po de ofi­cia­les asal­tó su pa­la­cio de ma­dru­ga­da, de­tu­vie­ron a Pa­blo en el dor­mi­to­rio y allí mis­mo le tor­tu­ra­ron, le ahor­ca­ron y pi­so­tea­ron su ca­dá­ver mien­tras su pri­mo­gé­ni­to, que ho­ras des­pués se con­ver­ti­ría en Ale­jan­dro I, es­pe­ra­ba en el pi­so de aba­jo. “El ase­si­na­to era nor­mal pa­ra los Románov. ¿En qué otro tra­ba­jo un hi­jo de­be es­pe­rar a que mue­ra su pa­dre pa­ra ocu­par su pues­to?”, se pre­gun­ta Mon­te­fio­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.