TALLULAH BANKHEAD, LA AC­TRIZ MÁS SAL­VA­JE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - LO ÚLTIMO -

«Hay tres co­sas que odio: acos­tar­me, le­van­tar­me y es­tar so­la». Esa es, qui­zá, una de sus fra­ses más ce­le­bres. O si no, es­ta otra: «Si vol­vie­ra a vi­vir, co­me­te­ría los mis­mos erro­res, pe­ro los co­me­te­ría an­tes». Por es­can­da­li­zar, has­ta es­can­da­li­zó al gran per­ver­ti­do de Alfred Hitch­cock, cuan­do tra­ba­jó a sus ór­de­nes en Náu­fra­gos y ro­dó to­da la pe­lí­cu­la sin ro­pa in­te­rior. Geor­ge Cu­kor, Lu­bitsch y Otto Pre­min­ger tam­bién con­ta­ron con ella en al­gu­na cin­ta, aun­que Tallulah se sen­tía más có­mo­da en el tea­tro. Es­can­da­li­zó ade­más a su po­de­ro­sa fa­mi­lia, lle­na de con­gre­sis­tas, se­na­do­res y hé­roes de gue­rra. Los po­bres no ter­mi­na­ban de en­ten­der por qué la ni­ña les ha­bía sa­li­do tan vi­cio­sa... Y tan bo­ca­zas. Ella, por su­pues­to, echa­ba la cul­pa a sus ma­yo­res: «Mi pa­dre me ad­vir­tió de los hom­bres y del al­cohol, pe­ro no me di­jo na­da de las mu­je­res ni de la co­caí­na», res­pon­día la ac­triz, siem­pre desafian­te y que nun­ca hi­zo el me­nor es­fuer­zo por es­con­der su bi­se­xua­li­dad. Lo ma­lo era cuan­do lle­ga­ba la ho­ra de pa­gar los pla­tos ro­tos. Co­mo cuan­do la pu­sie­ron la pri­me­ra en la lis­ta de ac­to­res «inapro­pia­dos pa­ra el pú­bli­co» o cuan­do la so­me­tie­ron a una his­te­rec­to­mía por cul­pa de una en­fer­me­dad ve­né­rea y se que­dó en 32 ki­los. Des­pués vi­nie­ron las de­pre­sio­nes, los in­ten­tos de des­en­gan­char­se, los bro­tes psi­có­ti­cos, el en­fi­se­ma... En la fo­to, sin em­bar­go, aun se di­vier­te. Ha­bían or­ga­ni­za­do una fies­ta en su ho­nor y ella qui­so es­tar a la al­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.