OTO­ÑO EN NUE­VA YORK

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS -

AA­ca­bo de lle­gar de Nue­va York, que en oto­ño es­tá pre­cio­so. Una ciu­dad que por cir­cuns­tan­cias aca­dé­mi­cas y ocio­sas en un ini­cio, pro­fe­sio­na­les des­pués y fa­mi­lia­res aho­ra, sien­to muy cer­ca­na y don­de me desen­vuel­vo ca­da día me­jor. Nue­va York atra­pa des­de el prin­ci­pio y tres dé­ca­das des­pués de la pri­me­ra vez que pi­sé la Gran Man­za­na, me si­gue en­can­di­lan­do con su rit­mo fre­né­ti­co y su ca­pa­ci­dad de sor­pren­der­me. Solo hay que es­tar dis­pues­to a re­ci­bir lo que lle­ga y de­jar que Man­hat­tan te ha­ble de ti. Hoy, cuan­do me pier­do por sus ave­ni­das, pien­so en la suer­te que me ha brin­da­do es­ta eta­pa de mi vi­da de co­no­cer per­so­nas in­tere­san­tes, ar­tis­tas plás­ti­cos, di­se­ña­do­res, mú­si­cos de las me­jo­res or­ques­tas, es­cri­to­res, miem­bros de mu­seos y neo­yor­qui­nos de a pie que ha­cen de es­ta ur­be un en­torno vi­vo y vo­raz. Tam­bién es­pa­ño­les –no solo quien me to­ca más de cer­ca en la fa­mi­lia– que cre­cen co­mo pro­fe­sio­na­les con un re­co­no­ci­mien­to por par­te de un país que exi­ge pe­ro tam­bién pre­mia al que tra­ba­ja y tiene ta­len­to. Aho­ra la mi­ro de ma­ne­ra dis­tin­ta y la sien­to mía, apren­do de sus gen­tes y de su ca­pa­ci­dad de entrega a los sue­ños. Nun­ca pen­sé que di­ría es­to yo, que sen­tía que a es­te la­do del char­co te­nía­mos una vi­sión de la vi­da me­jor, más com­ple­ta, con su his­to­ria y ba­ga­je cul­tu­ral. Pues sí, a pe­sar de que es­tu­dié en Es­ta­dos Uni­dos par­te de mi ado­les­cen­cia y ju­ven­tud, siem­pre me he sen­ti­do muy eu­ro­pea. Por­que en com­pa­ra­ción, nues­tro vie­jo con­ti­nen­te me ha pa­re­ci­do co­mo de­cía, más ri­co en mu­chos as­pec­tos. Hu­bo un tiem­po en que la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na me pa­re­cía su­per­fi­cial y po­co com­pro­me­ti­da. Tan­ta ce­le­bra­ción anec­dó­ti­ca y con

arrai­go his­tó­ri­co, li­mi­ta­do a es­ca­sos seis si­glos, sin ol­vi­dar por su­pues­to su an­ti­gua his­to­ria, que allí pa­re­ce ya en­te­rra­da. Pe­ro con los años he cam­bia­do de pa­re­cer, co­mo en mu­chos ám­bi­tos de la vi­da, so­bre mi for­ma de ver una cul­tu­ra de la que hay al­go que ad­mi­ro es­pe­cial­men­te. Y me pa­re­ce cla­ve: el pen­sa­mien­to de que las po­si­bi­li­da­des de que al­go ocu­rra de­pen­de ca­si to­tal­men­te de lo que tú ha­gas pa­ra que su­ce­da. Es al­go cier­ta­men­te ins­ta­la­do en la ciu­da­da­nía. Las opor­tu­ni­da­des no se de­jan es­ca­par y una ac­ti­tud abier­ta y dis­pues­ta es la cla­ve pa­ra crear­las. El ape­lli­do, la fa­mi­lia de la que pro­ven­gas y tus alle­ga­dos son par­te fun­da­men­tal en Eu­ro­pa, al me­nos has­ta no ha­ce mu­cho. En cam­bio, no lo es tan­to en Es­ta­dos Uni­dos, don­de acu­die­ron aque­llos que so­ña­ban con un me­jor fu­tu­ro y su nom­bre de pi­la, ga­nas e in­ge­nio eran más que su­fi­cien­tes pa­ra sa­lir ade­lan­te. Una persona ca­paz va­le más que mil des­ga­na­dos o con po­co arran­que. Sin pre­jui­cios, sin en­vi­dias. Con exi­gen­cia y de ma­ne­ra prác­ti­ca y di­rec­ta se lle­ga le­jos. Fue­ra ton­te­rías que po­co pue­den apor­tar. En un país lleno de opor­tu­ni­da­des pa­ra ne­go­cios e ilu­sio­nes. Co­mo en aque­llos tiem­pos, no im­por­ta tan­to quié­nes eran tus an­ces­tros co­mo quién quie­res ser pa­ra tus hi­jos. Así res­pi­ro Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.