EL APOTEÓSICO RE­GRE­SO DE ISA­BEL PANTOJA

Estrena dis­co... y mu­cho más.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR ANA GUE­RRA

Ay, ay, ay Pantoja es lo que hay». Las ‘pan­to­jis­tas’ lle­va­ban es­pe­ran­do es­te mo­men­to dos años y 23 días. La úl­ti­ma vez que Isa­bel se subió a un es­ce­na­rio, en oc­tu­bre de 2014, le que­da­ba por cum­plir una pe­na por blan­queo de ca­pi­ta­les y el pa­go de una mul­ta. Un ca­pí­tu­lo que ce­rró el pa­sa­do 28 de oc­tu­bre, cuan­do fir­mó el do­cu­men­to que cer­ti­fi­ca­ba que era una mu­jer li­bre. De aque­llo ya so­lo le que­da por sa­tis­fa­cer su deu­da de 1.800.000 eu­ros con Ha­cien­da. El Teatro Real de Aran­juez fue el lu­gar ele­gi­do el pa­sa­do 10 de no­viem­bre pa­ra re­apa­re­cer, pre­sen­tar su nue­vo dis­co Has­ta que se apa­gue el sol y sen­tir el ca­lor del pú­bli­co de nue­vo. An­te ella, al­go me­nos de 300 per­so­nas en­tre me­dios, fa­mi­lia­res, ami­gos y un gru­po de se­gui­do­res, al­gu­nos lle­ga­dos esa mis­ma tar­de en AVE des­de Va­len­cia so­lo pa­ra es­cu­char los cin­co te­mas con los que la can­tan­te ca­len­tó la voz an­te la gi­ra que vie­ne por de­lan­te. So­bre las ta­blas es­tu­vo es­col­ta­da por una or­ques­ta sin­fó­ni­ca de 83 mú­si­cos, la mis­ma que la acom­pa­ña­rá du­ran­te esa gi­ra en la que su her­mano Agus­tín se­rá su road ma­na­ger. Por cier­to, el su­so­di­cho, en Aran­juez, ocu­pó un tan dis­cre­to se­gun­do plano que ni se le vio. Ma­ri­bel, co­mo la lla­man los más cer­ca­nos, es­ta­ba ner­vio­sa. Nos lo ha­bía con­ta­do su hi­ja Cha­be­li­ta me­dia ho­ra an­tes de que su ma­dre sa­lie­ra al es­ce­na­rio. Lo co­rro­bo­rá­ba­mos con el li­ge­ro

tem­ble­que en la voz con las pri­me­ras no­tas de Del ol­vi­do no me acuer­do, te­ma con el que abrió. Y fue más evi­den­te con ca­da sus­pi­ro en­tre can­ción y can­ción. O con la caí­da de la pe­ta­ca de so­ni­do que tu­vo que sos­te­ner en su mano de­re­cha. Nor­mal. La ova­ción na­da más sa­lir fue de ca­si tres mi­nu­tos. E igual de lar­ga cuan­do ter­mi­nó. En uno de los pal­cos cer­ca del es­ce­na­rio, Ki­ko Ri­ve­ra –que se lle­vó la mano al co­ra­zón al fi­nal del es­pec­tácu­lo–, Ire­ne Ro­sa­les y do­ña Ana, a quien ha­cía mu­cho que no veía­mos. Cha­be­li­ta lo dis­fru­tó le­jos del es­ce­na­rio jun­to a su pri­ma Ana­bel y el no­vio de es­ta –sig­ni­fi­ca­ti­vo por mu­cho que quie­ran apa­ren­tar buen ro­llo–. Por cier­to, Ana­bel ase­gu­ró en el cóc­tel pre­vio que se han anun­cia­do tres fe­chas de ac­tua­cio­nes, pe­ro que hay fir­ma­das más. Unos con­cier­tos por los que, co­mo ade­lan­tó es­ta re­vis­ta en ex­clu­si­va a me­dia­dos de sep­tiem­bre, in­gre­sa­rá 100.000 eu­ros por ca­da uno.

CÓMPRATE UNA VI­DA El dis­co, gra­ba­do de la mano del re­cién fa­lle­ci­do Juan Gabriel –ver re­cua­dro–, no es la úni­ca novedad que trae de­ba­jo del bra­zo Isa­bel, que tie­ne in­ten­ción de re­sur­gir. Des­de ha­ce unos días se co­men­ta­ba que Isa­bel fi­ja­ría su cen­tro de ope­ra­cio­nes en Ma­drid, sa­lien­do del en­cie­rro en el que se ha man­te­ni­do en Can­to­ra des­de que obtuvo el ter­cer gra­do. Se­gún ha sa­bi­do Co­ra­zón en ex­clu­si­va, Pantoja es­ta­ble­ció su re­si­den­cia un día an­tes de es­ta pre­sen­ta­ción-con­cier­to en la ur­ba­ni­za­ción La Fin­ca, lu­gar en el que re­si­di­rá du­ran­te el año de con­tra­to que le une a Uni­ver­sal Mu­sic, dis­co­grá­fi­ca en­car­ga­da de re­lan­zar a la to­na­di­lle­ra. Fuen­tes cer­ca­nas ase­gu­ran a es­ta re­vis­ta que es la pro­pia ca­sa de dis­cos quien ha­rá fren­te a los 23.000 eu­ros men­sua­les de al­qui­ler de un in­mue­ble en el que se­rá ve­ci­na, por ejem­plo, de Cristiano Ronaldo. Co­mo tam­bién que es Uni­ver­sal quien ha des­em­bol­sa­do los 56.000 eu­ros que ha cos­ta­do amue­blar el cha­lé al gus­to de Isa­bel. A cam­bio, la dis­co­grá­fi­ca per­ci­bi­rá un por­cen­ta­je no so­lo de la re­cau­da­ción de la gi­ra y ven­ta de dis­cos, sino tam­bién de la ex­plo­ta­ción de los de­re­chos de ima­gen. Una vez fi­na­li­za­do ese año que les une de ma­ne­ra con­trac­tual, de­be­rán sen­tar­se a ne­go­ciar con Agus­tín si con­ti­núan con las mis­mas con­di­cio­nes o se fi­jan otras. Y pa­ra com­ple­tar su plan re­no­ve, apli­cán­do­se aquel «cómprate una vi­da» que una vez de­di­có a un pe­rio­dis­ta, an­tes de su pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca se reali­zó unos re­to­ques. Se­gún con­tó Pa­lo­ma Ba­rrien­tos en El pro­gra­ma de Ana Ro­sa, se ha­bría in­yec­ta­do bó­tox y vi­ta­mi­nas pa­ra dar lu­mi­no­si­dad al ros­tro ha­ce un mes. Otros se­ña­lan que tam­bién se ha­bría rea­li­za­do al­gún re­to­que en la na­riz. Sin ol­vi­dar que, co­mo Co­ra­zón in­for­mó en ex­clu­si­va, el pa­sa­do abril ya ha­bría he­cho lo pro­pio en pe­cho y ab­do­men. Pantoja, que se­gún pa­re­ce ya ha­bría ven­di­do una po­sa­do ex­clu­si­vo, aho­ra po­dría es­tar en ple­nas ne­go­cia­cio­nes pa­ra es­cri­bir sus me­mo­rias –se ha­bla de un mi­llón de eu­ros–. La to­na­di­lle­ra es­tá dis­pues­ta si no a bo­rrar, sí a di­fu­mi­nar su eta­pa más ne­gra: la de un pa­so por pri­sión que la vol­vió gris y que, gra­cias a la ‘cha­pa y pin­tu­ra’, pe­ro so­bre to­do a lo que me­jor sa­be ha­cer, can­tar, em­pie­za a bri­llar de nue­vo. Isa­bel se re­ti­ra­ba di­cien­do: «Has­ta que se apa­gue el sol. Has­ta en­ton­ces es­ta­re­mos con vo­so­tros».

A la iz­da., Pantoja con el ros­tro vi­si­ble­men­te re­ju­ve­ne­ci­do. Aba­jo, Agus­tín Pantoja, a quien no se vio en nin­gún mo­men­to du­ran­te el con­cier­to.

Arri­ba, Ki­ko y su abue­la, do­ña Ana. En el pal­co, cer­cano al es­ce­na­rio, tam­bién es­tu­vo Ire­ne Ro­sa­les (al la­do con Ki­ko). A la dcha., Cha­be­li­ta con su pri­ma Ana­bel.

So­bre es­tas lí­neas, Nie­ves He­rre­ro y un acom­pa­ñan­te. A la dcha., Ale­jan­dra Os­bor­ne. Arri­ba, Cris­ti­na Tá­rre­ga e Isa­bel Ge­mio.

En­tre los in­vi­ta­dos, a la iz­da., Anne Igartiburu y Raúl Sen­ders y a la dcha., Jo­sé Luis Mo­reno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.