DESIRE CORDERO

Dolida con Cristiano.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS -

La ruptura, igual que la re­la­ción, ha si­do dis­cre­ta. Nin­guno de sus pro­ta­go­nis­tas ha he­cho re­fe­ren­cia pú­bli­ca a ella, pe­ro am­bas son un he­cho. Y la mo­de­lo se­vi­lla­na no lo es­tá lle­van­do bien. Tan­to que, se­gún ha po­di­do sa­ber Co­ra­zón, se plan­tea em­pe­zar una nue­va vi­da le­jos de la ca­pi­tal es­pa­ño­la, ciu­dad en la que se fra­guó un ro­man­ce que el as­tro portugués ha da­do por ter­mi­na­do. Fue Co­ra­zón quien in­for­mó en ex­clu­si­va de una re­la­ción que pa­re­cía des­ti­na­da a triun­far. En el mo­men­to que sus en­cuen­tros sa­lie­ron a la luz, el tsu­na­mi de lla­ma­das a la mo­de­lo fue in­fi­ni­to. No so­lo con el in­te­rés de con­se­guir una con­fir­ma­ción sino tam­bién con ob­je­ti­vos pro­fe­sio­na­les más que ju­go­sos.

NO QUIE­RE BE­NE­FI­CIOS Fuen­tes cer­ca­nas a la mo­de­lo nos con­fir­man que, tras la pu­bli­ca­ción de la no­ti­cia, Desire re­ci­bió un sin­fín de ofer­tas de tra­ba­jo a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Pe­ro ella re­cha­zó –y si­gue ha­cién­do­lo– to­da po­si­bi­li­dad pro­fe­sio­nal que hue­la a con­se­cuen­cia de su re­la­ción. Así se lo ha he­cho sa­ber a su en­torno más cer­cano. Ase­gu­ran que Desire se es­ta­ba enamo­ran­do y con­si­de­ra­ba una in­mo­ra­li­dad acep­tar al­go pro­pi­cia­do por su vi­da per­so­nal. La se­vi­lla­na es­ta­ba ilu­sio­na­da y por eso, cual­quier co­men­ta­rio ha­cien­do alu­sión a su su­pues­to in­te­rés por lu­crar­se era do­lo­ro­so pa­ra ella. Se­gún cuen­tan quie­nes la co­no­cen, su ma­yor te­mor era que él se apar­ta­se una vez que se hi­cie­se pú­bli­co el ro­man­ce, lo que su­ce­dió

el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre, cuan­do lo con­ta­mos en ex­clu­si­va. Pe­ro, ¿por qué ten­dría que aca­bar­se en ese mo­men­to? Con Iri­na no hi­zo lo mis­mo, de he­cho, aque­lla re­la­ción se re­for­zó y am­bos co­ti­za­ron al al­za. Aho­ra su ma­yor te­mor se ha cum­pli­do y Cristiano ha de­ci­di­do dar un pa­so atrás. Pe­ro quie­nes han visto la his­to­ria de cer­ca ase­gu­ran que él no «ha hui­do por­que des­con­fia­se de ella», tal y co­mo han pu­bli­ca­do los me­dios lu­sos, sino que sim­ple­men­te ha de­ja­do de con­tes­tar a los men­sa­jes de la se­vi­lla­na, qui­zá por­que se ha de­silu­sio­na­do.

En las re­des so­cia­les, don­de em­pe­zó to­do, es aho­ra don­de la mo­de­lo ha de­ja­do al­gu­nas in­di­rec­tas. Afir­man que se sien­te en­ga­ña­da, aun­que la pro­ce­sión va­ya por den­tro. «Ni fa­ma, ni di­ne­ro, no es más ri­co el que más tie­ne sino el que me­nos ne­ce­si­ta. Es­to es fe­li­ci­dad: po­der dis­fru­tar de tu fa­mi­lia. Lo de­más es­tá de más», es­cri­bía.

“NI FA­MA NI DI­NE­RO” He­ri­da por la de­ci­sión del portugués, se es­tá to­man­do un tiem­po pa­ra sí mis­ma. Se ha tras­la­da­do tem­po­ral­men­te a Se­vi­lla y se ha re­fu­gia­do en su fa­mi­lia. Ade­más, ha de­ci­di­do aban­do­nar las re­des so­cia­les por un tiem­po, se­gún nos cuen­tan, por au­to­pro­tec­ción, aun­que des­de que lo anun­ció ha subido al­gu­na ima­gen su­ya, eso sí, tra­ba­jan­do. Su in­ten­ción es evi­tar leer lo que se es­cri­be so­bre ella que, tal y co­mo nos in­for­man fuen­tes pró­xi­mas, le afec­ta y mu­cho. Cen­tra­da en el de­por­te y en su fa­mi­lia, tie­ne sus mi­ras pro­fe­sio­na­les pues­tas es­ta vez en la cos­ta oes­te de Es­ta­dos Uni­dos. Su sue­ño siem­pre ha si­do for­mar­se co­mo ac­triz y con­se­guir lle­gar a ser mo­de­lo de Vic­to­ria’s Se­cret, por ello la idea de tras­la­dar­se a Los Án­ge­les no de­ja de ron­dar por su ca­be­za. Pe­ro ase­gu­ran que ella se mue­ve por amor. De he­cho, cuan­do tu­vo una ofer­ta pa­ra po­der via­jar a Mia­mi y tra­ba­jar co­mo mo­de­lo allí, lo de­jó to­do pa­ra mu­dar­se a Va­lla­do­lid con su en­ton­ces no­vio, En­zo Ren­ne­lla. Iro­nías de la vi­da, tras su ruptura, aho­ra es él quien vi­ve en Mia­mi. La ilu­sión por Cristiano la lle­vó a ha­cer las ma­le­tas y de­jar su Se­vi­lla na­tal pa­ra ins­ta­lar­se en Ma­drid, ciu­dad que aho­ra tie­ne in­ten­ción de aban­do­nar. ¿Se­rá es­te el fi­nal de su his­to­ria de amor o ha­brá otra opor­tu­ni­dad?

A la iz­da., la por­ta­da en la que anun­cia­mos en ex­clu­si­va la re­la­ción en­tre ellos. Aba­jo, am­bos, por se­pa­ra­do, en la fies­ta de Ds­qua­red2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.