AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR ALMUDENA MARTÍNEZ-FORNÉS

AA­pe­nas lle­va­ban unos me­ses ca­sa­dos cuan­do don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia des­cu­brie­ron que en po­cos mi­nu­tos se po­día arrui­nar el tra­ba­jo de me­ses. Fue en sep­tiem­bre de 2004, cuan­do pu­sie­ron fin a un via­je ofi­cial por Hun­gría en Pécs y vi­si­ta­ron el Mu­ro de los Enamo­ra­dos, don­de los es­tu­dian­tes se ju­ra­ban amor eterno y co­lo­ca­ban can­da­dos en una re­ja. El al­cal­de del mu­ni­ci­pio ofre­ció un can­da­do a los en­ton­ces Prín­ci­pes y les di­jo que era un sím­bo­lo de su amor que ya na­die po­dría rom­per. Don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia de­bían ocu­par­se de des­truir la lla­ve, que guar­dó la Prin­ce­sa, des­pués de que am­bos co­lo­ca­ran su can­da­do en la ver­ja. A par­tir de ese mo­men­to, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de­ja­ron de in­for­mar del con­te­ni­do del via­je, de las reunio­nes de tra­ba­jo, de los con­tac­tos al más al­to ni­vel o de los men­sa­jes ins­ti­tu­cio­na­les que se que­rían trans­mi­tir. Ya so­lo exis­tía el can­da­do del amor, que aca­bó arrui­nan­do el ob­je­ti­vo del via­je. Des­de en­ton­ces, Zar­zue­la em­pe­zó a di­se­ñar los des­pla­za­mien­tos de don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia po­nien­do es­pe­cial cui­da­do en que na­da dis­tra­je­ra la aten­ción. Ha­bía que evi­tar que una foto aca­ba­ra trans­mi­tien­do la fal­sa idea de que los via­jes ofi­cia­les eran tu­rís­ti­cos.

El for­ma­to de vi­si­ta que ha­bía fun­cio­na­do con don Juan Car­los y do­ña So­fía, y que lo si­gue ha­cien­do con los prín­ci­pes de Ga­les o los du­ques de Cam­brid­ge, pa­só a la his­to­ria. Por mu­cho que los paí­ses an­fi­trio­nes in­sis­tie­ran en mos­trar sus prin­ci­pa­les atrac­ti­vos a los Prín­ci­pes, don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia no de­bían en­trar en ese jue­go. Los fo­tó­gra­fos, acos­tum­bra­dos a re­tra­tar a los Re­yes y Prín­ci­pes en los lu­ga­res más be­llos del planeta, tu­vie­ron que con­for­mar­se con to­mar imá­ge­nes en sa­lo­nes, be­sa­ma­nos y ce­re­mo­nias de bien­ve­ni­da, la ma­yo­ría de las ve­ces en edi­fi­cios con­ven­cio­na­les que po­dían con­fun­dir­se con cual­quier ho­tel o mi­nis­te­rio de Ma­drid, aun­que

Mar­ce­lo Re­be­lo de Sou­sa. La agen­da de los Re­yes trans­cu­rri­rá en lu­ga­res sin­gu­la­res, co­mo la Cá­ma­ra mu­ni­ci­pal de Opor­to, el Pa­la­cio de la Bolsa, cu­ya sa­la Ará­bi­ga es­tá ins­pi­ra­da en la Al­ham­bra de Gra­na­da, o el Pa­la­cio de los du­ques de Bra­gan­za, en el cas­co me­die­val de la his­tó­ri­ca ciu­dad de Gui­ma­raes. En Lis­boa, ce­na­rán en el Pa­la­cio de las Ne­ce­si­da­des, que al­ber­gó a la Em­ba­ja­da de España y hoy es el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res. Y el mo­men­to más im­por­tan­te de la vi­si­ta se vi­vi­rá en el Pa­la­cio de Sao Ben­to, con­ver­ti­do en la Asam­blea de la Re­pú­bli­ca. De es­ta for­ma, el es­ce­na­rio no es in­com­pa­ti­ble con el men­sa­je.

UN VIA­JE INE­VI­TA­BLE­MEN­TE ATRAC­TI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.