JACK LEMMON, EL ATRAC­TI­VO DE LA DECENCIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - LO ÚLTIMO -

Eran dos ac­to­res que es­ta­ban em­pe­zan­do. Se ha­bían co­no­ci­do tres años an­tes en Nue­va York y se ha­bían ca­sa­do po­co des­pués. Am­bos pro­ve­nían de fa­mi­lias aco­mo­da­das y tra­ba­ja­ban jun­tos en una po­pu­lar se­rie de te­le­vi­sión. In­ter­pre­ta­ban a una pa­re­ja nor­mal y co­rrien­te, tan nor­mal que has­ta ce­le­bra­ban la ce­na de Ac­ción Gra­cias y co­ci­na­ban el tí­pi­co pa­vo, co­mo les ve­mos en la foto. Pe­ro él, muy pron­to, em­pe­zó a des­ta­car. Jack Lemmon ga­nó su pri­mer Os­car en 1956 por Es­ca­la en Ha­wái. Lás­ti­ma que en­ton­ces su ma­tri­mo­nio se es­tu­vie­ra des­mo­ro­nan­do y la ví­bo­ra de Loue­lla Par­sons se lan­za­ra a la yu­gu­lar del ac­tor sin te­ner ni idea. Le acu­só de aban­do­nar a su mu­jer tan pron­to co­mo em­pe­za­ba a co­no­cer el éxi­to. Lemmon se en­fu­re­ció, y eso que siem­pre fue un ti­po bas­tan­te afa­ble y pa­cí­fi­co. La reali­dad era jus­to la con­tra­ria: ella, Cynt­hia Sto­ne, era quien ha­bía so­li­ci­ta­do el di­vor­cio para ca­sar­se con otro ac­tor lla­ma­do Cliff Ro­ber­tson. Lemmon pro­te­gió a su ex e hi­zo to­do lo po­si­ble para que no la cul­pa­ran de na­da. Y es que, se­gún cuen­tan, era tan buen ti­po en la vi­da real co­mo en las pe­lí­cu­las. Y él tam­bién vol­vió a ca­sar­se, es­ta vez en Pa­rís mien­tras ro­da­ba Irma la dul­ce. In­ca­paz de de­ci­dir con cuál se que­da­ba, tu­vo dos pa­dri­nos: Billy Wil­der y el ac­tor Ri­chard Qui­ne. Su se­gun­da mu­jer, Fe­li­cia Farr, per­ma­ne­ció a su la­do has­ta el fi­nal y dio, qui­zá, la me­jor de­fi­ni­ción de Lemmon: «En­con­tré en él un sen­ti­do pro­fun­do de la decencia, al­go que re­sul­ta­ba muy atrac­ti­vo y mas­cu­lino».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.