EL CA­SO NÓOS, CIN­CO AÑOS Y SI­GUE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - INFORME - POR ALMUDENA MAR­TÍ­NEZ-FOR­NÉS

EEl 12 de di­ciem­bre de 2011, Zarzuela anun­ció el apar­ta­mien­to de los en­ton­ces du­ques de Pal­ma de Ma­llor­ca de to­da ac­ti­vi­dad ins­ti­tu­cio­nal con el ar­gu­men­to de que el com­por­ta­mien­to de Iña­ki Ur­dan­ga­rin no pa­re­cía ejem­plar. Aque­lla fue la pri­me­ra reac­ción de la Ca­sa del Rey al ca­so Nóos. Dos semanas des­pués, don Juan Car­los se pro­nun­ció por pri­me­ra vez so­bre las in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les y afir­mó en el men­sa­je de Na­vi­dad que «la Justicia es igual pa­ra to­dos».

El Rey se re­fe­ría a que Ur­dan­ga­rin se­ría investigado y juz­ga­do co­mo cual­quier otra per­so­na, aun­que en aquel mo­men­to fue­ra miem­bro de la Fa­mi­lia Real. Pe­ro lo que na­die se po­día ima­gi­nar es que la justicia iba a mos­trar la peor de sus imá­ge­nes en el ca­so Nóos, don­de se jun­ta­ron si­tua­cio­nes in­quie­tan­tes con otras ro­cam­bo­les­cas, más pro­pias de una pe­lí­cu­la de Pe­dro Al­mo­dó­var que de la reali­dad ju­di­cial. Ni tam­po­co se pensaba en­ton­ces que la sen­ten­cia tar­da­ría aun cin­co años en lle­gar, a los que ha­brá que aña­dir el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra re­sol­ver el más que pro­ba­ble re­cur­so al Tri­bu­nal Su­pre­mo. Uno de los mo­men­tos más lla­ma­ti­vos del pro­ce­so ocu­rrió cuan­do el juez que ins­tru­yó el ca­so, Jo­sé Cas­tro, que sen­tó por pri­me­ra vez en el ban­qui­llo a dos miem­bros de la Fa­mi­lia Real, la In­fan­ta Cris­ti­na y su ma­ri­do, aca­bó mos­tran­do sus sim­pa­tías po­lí­ti­cas por un par­ti­do re­pu­bli­cano, cuan­do de un ma­gis­tra­do se es­pe­ra una apa­ren­te neu­tra­li­dad. Pe­ro al po­co tiem­po es­ta si­tua­ción que­dó su­pe­ra­da cuan­do otro juez, Juan Pe­dro Ylla­nes, re­nun­ció a pre­si­dir el tri­bu­nal del ca­so Nóos pa­ra in­cor­po­rar­se a ese mis­mo par­ti­do. Tam­bién se su­po que el abo­ga­do de do­ña Cris­ti­na, Miquel Ro­ca, ha­bía in­for­ma­do a la Po­li­cía de que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ma­nos Lim­pias, Mi­guel Ber­nad, que ejer­cía la úni­ca acu­sa­ción contra la In­fan­ta, le ha­bía pe­di­do tres mi­llo­nes de eu­ros a cam­bio de re­ti­rar la acu­sa­ción. Y en abril Ber­nad fue en­car­ce­la­do acu­sa­do de ex­tor­sio­nes a di­fe­ren­tes per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes, mien­tras su abo­ga­da, Vir­gi­nia Ló­pez Ne­gre­te, in­ten­ta­ba des­vin­cu­lar­se del sin­di­ca­to y de es­tas os­cu­ras ope­ra­cio­nes. Tam­bién lla­mó la aten­ción que uno de los acu­sa­dos, Mi­guel Te­jei­ro, fue­ra ab­suel­to an­tes de em­pe­zar el jui­cio a pe­ti­ción de Ma­nos Lim­pias.

Mien­tras tan­to, se su­ce­dían si­tua­cio­nes hi­la­ran­tes, co­mo la que pro­ta­go­ni­zó el fis­cal del ca­so, Pe­dro Ho­rrach, cuan­do fue fo­to­gra­fia­do en su des­pa­cho con un ca­rri­to de Mer­ca­do­na, en el que se acu­mu­la­ban los do­cu­men­tos ju­di­cia­les.

Y cuan­do to­do pa­re­cía que em­pe­za­ba a nor­ma­li­zar­se, se su­po que la pre­si­den­ta del tri­bu­nal, la ma­gis­tra­da Sa­mant­ha Ro­me­ro, man­te­nía una re­la­ción con Fran­cesc Car­do­na, ami­go ín­ti­mo de Die­go To­rres, el ex­so­cio de Ur­dan­ga­rin, y sa­cer­do­te en pro­ce­so de se­cu­la­ri­za­ción. Una re­la­ción que no in­fluía en la in­de­pen­den­cia de la juez, con fa­ma de se­ria y ri­gu­ro­sa, pe­ro que aña­día un in­gre­dien­te ro­sa a la ya de por sí es­per­pén­ti­ca cró­ni­ca del in­ter­mi­na­ble ca­so Nóos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.