ZOOM

Fa­mi­lia real bel­ga: una saga de es­ca­la­do­res.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS -

El rey Al­ber­to I y su mu­jer, Isa­bel, des­cu­brie­ron el placer del al­pi­nis­mo a prin­ci­pios del si­glo XX. Sus des­cen­dien­tes si­guie­ron sus pa­sos.

Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que de en­tre to­das las exis­ten­tes sea la reale­za de Bél­gi­ca, un país cu­yo pi­co más al­to no lle­ga a los 700 me­tros, la más du­cha en al­pi­nis­mo. So­bre es­te de­por­te ver­sa el li­bro Les es­ca­la­des ro­ya­les, de Ber­nard Mar­net­te, que do­cu­men­ta el amor por la mon­ta­ña de los an­ces­tros del rey Fe­li­pe de los bel­gas. Los pre­cur­so­res en las es­ca­la­das reales fue­ron Al­ber­to I y su mu­jer, Isa­bel de Wit­tels­bach. Tal fue su pa­sión que la prác­ti­ca de es­te de­por­te lle­va­ría al so­be­rano a la muer­te en fe­bre­ro de 1934 tras caer al va­cío du­ran­te una as­cen­sión. Su hi­jo y su­ce­sor, Leo­pol­do III, he­re­dó su afi­ción y la com­par­tió con su pri­me­ra mu­jer, In­grid, y con su her­ma­na, Ma­ría José, que se con­ver­ti­ría en rei­na de Ita­lia. Pe­ro a Leo­pol­do le cos­tó en­gan­char­se, tan­to que du­ran­te una es­ca­la­da, Al­ber­to lle­gó a pe­dir­le que co­gie­ra el tren de vuel­ta a ca­sa. Fi­nal­men­te su­cum­bió al placer de las al­tu­ras, co­mo tam­bién lo ha­ría su su­ce­sor, Bal­duino, casado con la es­pa­ño­la Fa­bio­la de Mo­ra. Ellos com­ple­tan una saga de al­pi­nis­tas que sa­ben lo di­fí­cil que es es­tar en la ci­ma.

Aba­jo, el rey Al­ber­to I con su mu­jer, Isa­bel, quien aca­ba­ría po­nién­do­se pan­ta­lo­nes pa­ra es­ca­lar, al­go ade­lan­ta­do pa­ra la épo­ca. A la dcha., el so­be­rano con el es­ca­la­dor Gius­to Ger­va­sut­ti en su úl­ti­ma subida a los Al­pes, en 1933.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.