LAPO ELKANN

Fin­ge su se­cues­tro en Nue­va York y le pi­llan.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR AN­DRÉS GUE­RRA

Vi­ve y ha­bla rá­pi­do. No co­no­ce más lí­mi­tes que los que él mis­mo se po­ne y no sue­le ha­cer­lo con fre­cuen­cia. Ed­ward ‘Lapo’ Elkann (Nue­va York, 1977) ha re­ba­sa­do la lí­nea ro­ja. En es­ta oca­sión la aven­tu­ra ha trans­cu­rri­do en Man­hat­tan y los he­chos se re­su­men en lo si­guien­te: Lapo ha si­do de­te­ni­do por fin­gir su pro­pio se­cues­tro. La idea era con­se­guir un su­cu­len­to res­ca­te de diez mil dó­la­res pa­ra can­ce­lar la deu­da con­traí­da con la pros­ti­tu­ta que lo acom­pa­ñó du­ran­te dos días de en­cie­rro en un ho­tel. Ahí­to de dro­ga y al­cohol, has­ta pa­ra un hom­bre de los re­cur­sos de Lapo Elkann, era im­po­si­ble im­pe­dir que ama­ne­cie­se, pe­ro sí tra­tó de pro­lon­gar la fies­ta. Su nue­va me­jor ami­ga ac­ce­dió a pres­tar­le la re­don­da can­ti­dad pa­ra con­ti­nuar con sus ín­ti­mos pa­sa­tiem­pos y Elkann ideó el ‘zi­pi­za­pes­co’ mo­do de de­vol­vér­se­los. Los Ag­ne­lli cre­ye­ron el em­bus­te, pe­ro el mon­ta­je se des­ta­pó cuan­do un re­pre­sen­tan­te familiar se dis­po­nía a rea­li­zar el pa­go ba­jo su­per­vi­sión de la po­li­cía. La pro­fe­sio­nal ha que­da­do li­bre sin car­gos mien­tras que el más ri­jo­so de los Ag­ne­lli de­be­rá com­pa­re­cer an­te un tri­bu­nal neo­yor­quino el 25 de enero.

EL LA­ZA­RI­LLO TOS­CANO Aun­que la ocu­rren­cia es pro­pia de un ma­ja­de­ro, Lapo Elkann so­lo se com­por­ta así a tiem­po par­cial. Ha lo­gra­do no po­cos mé­ri­tos al mar­gen de la es­té­ti­ca in­con­tes­ta­ble que lo acom­pa­ña y que le ha va­li­do el tí­tu­lo de ‘hom­bre más ele­gan­te del mun­do’ se­gún Va­nity Fair, cua­tro años se­gui­dos. Es­tu­dió Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la Eu­ro­pean Bu­si­ness School de Lon­dres. Con 18 años co­men­zó en la em­pre­sa familiar des­de aba­jo, tra­ba­jan­do co­mo obre­ro en Piag­gio, fi­lial del gru­po. En aque­lla plan­ta in­dus­trial de Pon­te­de­ra, en la Tos­ca­na, aun lo re­cuer­dan. Ba­jo nom­bre fal­so, or­ga­ni­zó una huel­ga la­bo­ral pa­ra exi­gir me­jo­res con­di­cio­nes en la ca­de­na de mon­ta­je. Lapo con­ti­nuó apren­dien­do en Sa­lo­mon Bar­ney, Da­no­ne, Fe­rra­ri y Ma­se­ra­ti. En 2001, tras los aten­ta­dos del 11-S, tu­vo la opor­tu­ni­dad de echar arrai­go en la éli­te cuan­do Henry Kis­sin­ger, el ase­sor pre­si­den­cial más re­le­van­te del mun­do y miem­bro per­ma­nen­te del Club Bil­der­berg, le ofre­ció –por amis­tad con su abue­lo, Gian­ni Ag­ne­lli– un em­pleo co­mo asis­ten­te. Lapo re­gre­só a Ita­lia un año des­pués, cuan­do el vie­jo Ag­ne­lli ca­yó gra­ve­men­te

en­fer­mo. Ya en su país, se en­car­gó de la pro­mo­ción y re­la­cio­nes pú­bli­cas de Fiat. Y lo bor­dó. Lan­zó con éxi­to los Fiat Gran­de Pun­to y Fiat 500. Cuan­do en 2004 su her­mano asu­mió la pre­si­den­cia, él se con­vir­tió en je­fe de Pro­mo­ción de Fiat, Lan­cia y Alfa Romeo. Pe­ro to­do se fue por el desagüe en 2005. A las 9 de la ma­ña­na del 10 de oc­tu­bre de ese año, una pros­ti­tu­ta tran­se­xual –Do­na­to Broc­co, co­no­ci­da co­mo Pa­tri­zia– lla­mó al ser­vi­cio de emer­gen­cias de Tu­rín. «En mi ca­sa hay una per­so­na im­por­tan­te que se en­cuen­tra muy mal», di­jo bal­bu­cean­do asus­ta­da. Lapo, que sa­lía en­ton­ces con la ac­triz Martina Ste­lla, es­ta­ba en co­ma y fue in­gre­sa­do en el hos­pi­tal Mau­ri­ziano de la ciu­dad, víc­ti­ma de una so­bre­do­sis de co­caí­na y he­roí­na que ca­si aca­ba con su jo­ven vida.

EL RE­SUR­GIR El es­cán­da­lo no pu­do ocul­tar­se y fue la co­mi­di­lla de Ita­lia du­ran­te me­ses. Tras la con­va­le­cen­cia, Lapo re­nun­ció a su pues­to de je­fe de Pro­mo­ción del gru­po familiar y se mar­chó a EE.UU. pa­ra des­in­to­xi­car­se en Ari­zo­na. In­quie­to, crea­ti­vo, fe­bril, vol­vió a la es­ce­na pú­bli­ca con su pro­pia mar­ca de ro­pa y ac­ce­so­rios, Ita­lia In­de­pen­dent, y con­si­guió re­cu­pe­rar su ima­gen so­cial en­tran­do en el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de va­rias so­cie­da­des. In­clu­so fue nom­bra­do em­ba­ja­dor de la Trie­nal de Mi­lán. Se con­vir­tió en un desea­do consultor de di­se­ño y lle­gó a co­man­dar la Fe­rra­ri Tay­lor Ma­de, un pro­yec­to de ‘cus­to­mi­za­ción’ del fa­mo­so de­por­ti­vo, so­lo pa­ra ex­cén­tri­cos y mi­llo­na­rios. En ese tiem­po le co­no­ci­mos dos pa­re­jas: Bian­ca Bran­do­li­ni d’Ad­da y la pe­cu­liar mi­llo­na­ria de ori­gen ka­za­jo Gauk­har ‘Go­ga’ Ash­ke­na­zi, exa­mi­ga ín­ti­ma de An­drés de In­gla­te­rra.

Y es ella quien nos lle­va al se­gun­do gran es­cán­da­lo. Lapo y Go­ga pa­sa­ron la No­che­vie­ja de 2013 en Pun­ta del Es­te (Uru­guay), uno de los rin­co­nes más ex­clu­si­vos del mun­do, in­vi­ta­dos por Paola Mar­zot­to. Un la­drón los des­va­li­jó mien­tras ce­na­ban con unos ami­gos lle­ván­do­se joyas por va­lor de 3,5 millones de eu­ros y un bol­so con 25.000 eu­ros en me­tá­li­co. El pro­ble­ma es que no de­cla­ra­ron tan va­lio­sos bie­nes al en­trar en Uru­guay y al va­lor de lo bir­la­do de­bían su­mar una can­ti­dad ex­tra co­mo mul­ta. En fe­bre­ro de ese mis­mo año, el mi­nis­tro uru­gua­yo de In­te­rior, Eduar­do Bo­no­mi, de­cla­ró du­dar que el ro­bo fue­se real.

LA AR­GU­CIA Las joyas no ha­bían si­do de­tec­ta­das ni al ate­rri­zar en Montevideo ni al sa­lir de Eu­ro­pa vía Ba­ra­jas. «Qui­zá pre­ten­dían co­brar un se­gu­ro», su­gi­rió el mi­nis­tro. Me­ses des­pués, en oc­tu­bre, Lapo Elkann sor­pren­día de nue­vo al mun­do al re­ve­lar en el dia­rio di­gi­tal Fat­to Quo­ti­diano a una asom­bra­da Bea­tri­ce Bo­rromeo que abu­sa­ron se­xual­men­te de él cuan­do so­lo te­nía 13 años. La pe­núl­ti­ma es­ce­na ca­tas­tró­fi­ca pro­ta­go­ni­za­da por Lapo Elkann da­ta de ju­nio de 2014 y las dro­gas vuel­ven a es­tar pre­sen­tes, pe­se a que tras el epi­so­dio tu­ri­nés, el mul­ti­mi­llo­na­rio ta­ram­ba­na de­cía ser so­lo adic­to al Marl­bo­ro. El dia­rio Il Giorno pu­bli­có que dos her­ma­nos, En­ri­co y Gio­van­ni, se lo en­con­tra­ron en­tre dos co­ches, muy ebrio y sos­te­nién­do­se ape­nas en pie. Le ofre­cie­ron lle­var­lo a ca­sa pa­ra que se re­pu­sie­ra. Al lle­gar al apar­ta­men­to, Elkann les ha­bría ob­se­quia­do con una fies­ta de co­caí­na. To­do fue gra­ba­do en ví­deo. Los her­ma­nos chan­ta­jea­ron al mi­llo­na­rio y con­si­guie­ron 30.000 eu­ros. Ase­so­ra­dos por un pa­pa­raz­zi –hoy en pri­sión–, le pi­die­ron más y con­si­guie­ron ele­var la ci­fra a 90.000. En el mo­men­to del in­ter­cam­bio, la po­li­cía in­ter­vino aun­que, es­ta vez, pa­ra sal­var a Lapo.

CO­SA DE FA­MI­LIA

Los es­cán­da­los del jo­ven le han sa­cu­di­do en el si­glo XXI, pe­ro no es el pri­mer Ag­ne­lli en sa­lir­se del guion. Su tío abue­lo Gior­gio era adic­to a las dro­gas y mu­rió en un sa­na­to­rio, mien­tras que su tío Edoar­do, fan del orien­ta­lis­mo y las re­li­gio­nes com­pa­ra­das, co­no­ció tam­bién la he­roí­na y de­ci­dió qui­tar­se la vida en 2000 ti­rán­do­se des­de un puen­te. En reali­dad Lapo so­lo es cohe­re­de­ro del im­pe­rio Ag­ne­lli. Quien pre­si­de el gru­po es su her­mano, John. Am­bos son ta­ta­ra­nie­tos de Gio­van­ni Ag­ne­lli, fun­da­dor de Fiat, y nie­tos de Gian­ni Ag­ne­lli, co­no­ci­do en Ita­lia co­mo ‘l‘Av­vo­ca­to’, que con­vir­tió la pe­que­ña em­pre­sa au­to­mo­vi­lís­ti­ca en un gi­gan­te que en la ac­tua­li­dad en­glo­ba a Fiat, Fe­rra­ri, Ma­se­ra­ti, Chyrs­ler, Dod­ge, Jeep, Alfa Romeo y al­gu­nas otras. Su hi­ja Marg­he­ri­ta se ca­só con el es­cri­tor Alain Elkann y de ese ma­tri­mo­nio na­ció Lapo y sus her­ma­nos John y Gi­ne­vra. Co­mo de­cía­mos, es el pri­mo­gé­ni­to, John, quien ocu­pa el si­llón más mu­lli­do de un con­glo­me­ra­do cu­ya ci­ma es ser el ma­yor ac­cio­nis­ta de The Eco­no­mist, y vi­ce­pre­si­den­te de la Ita­lian Aspen Institute y de la Fon­da­zio­ne Gio­van­ni Ag­ne­lli.

La de­nun­cia de su pro­pio se­cues­tro y el res­ca­te so­li­ci­ta­do a su fa­mi­lia es el mo­ti­vo por el que Lapo Elkann ha vuel­to a co­se­char ti­tu­la­res.

El em­pre­sa­rio italiano ya es más co­no­ci­do por sus es­cán­da­los que por sus ne­go­cios. A la de­re­cha, la pros­ti­tu­ta que en 2005 tu­vo que lla­mar a emer­gen­cias por­que Elkann en­tró en co­ma estando con ella por una so­bre­do­sis de he­roí­na y co­caí­na. Aba­jo, los tres her­ma­nos Elkann: John, Lapo y Gi­ne­vra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.