DA­NIEL WESTLING

"No es­toy par­ti­cu­lar­men­te or­gu­llo­so de nada".

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS -

EL MA­RI­DO DE LA PRIN­CE­SA VIC­TO­RIA, HE­RE­DE­RA DEL TRONO DE SUE­CIA, NOS ABRE LAS PUER­TAS DEL PA­LA­CIO DE HA­GA Y NOS HA­BLA DE SU MA­TRI­MO­NIO, DE SUS HI­JOS Y DE LA IM­POR­TAN­CIA DE PRO­MO­VER EL DE­POR­TE EN­TRE LOS NI­ÑOS Y JÓ­VE­NES.

Nos re­ci­be en el cas­ti­llo de Ha­ga. En sus pa­si­llos cuel­gan fo­to­gra­fías de las lo­ca­li­da­des de Oc­kel­bo y Drott­ning­holm. En la pri­me­ra plan­ta se en­cuen­tra la sa­la de re­cep­ción. En ella, so­bre la chi­me­nea, re­po­sa un re­tra­to de la prin­ce­sa Es­te­la, su hi­ja ma­yor. Allí es­pe­ra­mos a ser re­ci­bi­dos por Westling, que lle­ga pun­tual. En ve­rano co­men­zó a ges­tio­nar jun­to a la prin­ce­sa Vic­to­ria una fun­da­ción dedicada a te­mas de sa­lud lla­ma­da Ge­ne­ra­ción PEP. Y aho­ra aca­ban de lan­zar una cam­pa­ña pro­mo­cio­nal con el cien­tí­fi­co Step­hen Hop­kins cu­yo propósito es, tal y co­mo re­za su le­ma, ‘Ha­cer que la gen­te se mue­va’. Una cam­pa­ña que el ma­ri­do de la fu­tu­ra rei­na de los sue­cos ha im­pul­sa­do con fuer­za. No en vano la pa­re­ja se co­no­ció cuan­do Da­niel ejer­cía co­mo su en­tre­na­dor en uno de los gim­na­sios que po­see en Es­to­col­mo. La vi­da los lle­vó al al­tar en 2010 y tie­nen dos hi­jos, Es­te­la, de cua­tro años, y Os­car, de nue­ve me­ses.

Co­ra­zón Se ha vol­ca­do en in­ten­tar que los sue­cos ha­gan ejer­ci­cio. ¿Echa de me­nos su tra­ba­jo en el gim­na­sio?

Da­niel Westling Creo que aho­ra ten­go un pa­pel muy apa­sio­nan­te en la so­cie­dad, así que no echo de me­nos nada de lo que he si­do. Sin em­bar­go, siem­pre he te­ni­do cla­ro que me quie­ro in­vo­lu­crar en cues­tio­nes de sa­lud.

C. ¿Quién ha si­do el que más ha em­pu­ja­do es­ta ini­cia­ti­va, us­ted o su es­po­sa, la prin­ce­sa Vic­to­ria?

D.W. Creo que he si­do yo.

C. Es po­co ha­bi­tual que un miem­bro de la reale­za ha­ble de cla­ses so­cia­les, pe­ro us­ted ha des­cri­to la sa­lud co­mo un te­ma de cla­ses. ¿Por qué?

D.W. Me re­fie­ro a que la sa­lud de­be­ría ser uni­ver­sal, in­de­pen­dien­te­men­te de los in­gre­sos de las per­so­nas. Creo que to­dos de­be­ría­mos con­tri­buir a so­lu­cio­nar­lo, ya que las per­so­nas con pro­ble­mas eco­nó­mi­cos tie­nen su­fi­cien­tes preo­cu­pa­cio­nes co­mo pa­ra ade­más su­frir pro­ble­mas de sa­lud. Mi in­tran­qui­li­dad re­si­de en que hay 500 mi­llo­nes

“ES­TE VE­RANO HE­MOS SA­LI­DO A CA­ZAR POKEMONS CON LOS NI­ÑOS”

de per­so­nas con so­bre­pe­so y con ma­yor ries­go de pa­de­cer dia­be­tes. Y mi te­mor que es que en 20 años es­ta ci­fra po­dría in­cre­men­tar­se drás­ti­ca­men­te, por eso he­mos to­ma­do es­ta ini­cia­ti­va.

C. Su or­ga­ni­za­ción ha­ce hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de la co­mi­da sa­lu­da­ble. Por ejem­po, ¿có­mo es un desa­yuno en el cas­ti­llo de Ha­ga?

D.W. So­mos muy nor­ma­les en cuan­to al desa­yuno. Aun­que tam­bién so­mos unos pri­vi­le­gia­dos, da­do que nor­mal­men­te te­ne­mos ase­so­ra­mien­to pa­ra ali­men­tar­nos de for­ma sa­lu­da­ble.

C. Es­ta ini­cia­ti­va se di­ri­ge es­pe­cial­men­te a los jó­ve­nes, ¿qué ha­cen pa­ra lle­gar a ellos?

D.W. In­ten­ta­mos lle­gar a to­da la so­cie­dad, pe­ro que­re­mos tra­ba­jar con gru­pos es­pe­cí­fi­cos. Es­pe­ra­mos que es­to se con­vier­ta en un mo­vi­mien­to so­cial.

C. Tie­nen pre­sen­cia en re­des so­cia­les co­mo Ins­ta­gram, don­de ya cuen­tan con 900 se­gui­do­res. ¿Les pa­re­ce im­por­tan­te es­te ti­po de di­fu­sión?

D.W. No he­mos prio­ri­za­do las re­des, pe­ro es­pe­ro que po­co a po­co crez­can y que ha­ya más y más se­gui­do­res.

C. La cuen­ta de Ins­ta­gram de la ca­sa real tie­ne más de 200.000 se­gui­do­res. ¿Es que hay más in­te­rés por su vi­da?

D.W. No es nues­tra vi­da pri­va­da lo que apa­re­ce en la cuen­ta de Ins­ta­gram de la ca­sa real, es lo que ha­ce­mos día a día.

C. ¿Qué pien­sa us­ted de su pa­pel ofi­cial co­mo prín­ci­pe?

D.W. Nun­ca sen­ti­ré que soy lo su­fi­cien­te­men­te bueno... ¡Hay tan­to que ha­cer! Me gus­ta­ría co­la­bo­rar con mu­chos sec­to­res y ser me­jor en to­do lo que ha­go. Creo que mi fo­co de in­te­rés es muy re­le­van­te e im­por­tan­te pa­ra la so­cie­dad.

C. ¿De qué se sien­te más or­gu­llo­so?

D.W. Pues co­mo pa­dre me sien­to muy or­gu­llo­so de mis hi­jos. Y a la vez me sien­to un buen pa­dre.

C. ¿Y apar­te de esa fa­ce­ta?

D.W. No es­toy par­ti­cu­lar­men­te or­gu­llo­so de nada de mo­men­to, aun­que es­pe­ro po­der es­tar­lo den­tro de 40 años. Po­der mi­rar atrás y ver lo que he lo­gra­do.

Ba­jo es­tas lí­neas, Vic­to­ria y Da­niel de Sue­cia el día de su bo­da, ce­le­bra­da en Es­to­col­mo en 2010. A la de­re­cha, el ma­tri­mo­nio con su hi­ja Es­te­la, de cua­tro años. De­ba­jo, Da­niel con el prín­ci­pe Ós­car, na­ci­do en mar­zo de es­te año.

“Nun­ca sen­ti­ré que soy lo su­fi­cien­te­men­te bueno en mi pa­pel de prín­ci­pe. ¡Hay tan­to que ha­cer!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.