MARCELLO MASTROIANNI

Seis mu­je­res y un amor se­cre­to.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR CAR­LOS ALCELAY

Mastroianni ti­ri­ta­ba y mal­de­cía con el agua de la Fon­ta­na di Tre­vi ca­si has­ta la cin­tu­ra en una gé­li­da no­che ro­ma­na. «Marcello, co­me he­re!», su­pli­ca­ba Ani­ta Ek­berg mien­tras el ves­ti­do pa­la­bra de ho­nor que lu­cía con­ver­tía su es­co­te en un es­pec­tácu­lo las­ci­vo. Pe­ro él era in­ca­paz de con­te­ner el tem­blor, de mo­do que pi­dió a Fe­de­ri­co Fe­lli­ni que de­tu­vie­ra la fil­ma­ción. Sa­lió del agua y se be­bió una bo­te­lla de vod­ka. Ape­nas se te­nía en pie cuan­do pu­do con­ti­nuar el ro­da­je. Una sue­ca re­sis­ten­te al frío y un ita­liano bo­rra­cho nos re­ga­la­ron uno de esos mo­men­tos su­bli­mes que ha­cen del ci­ne una emo­ción co­lec­ti­va y, a ve­ces, un re­cuer­do ín­ti­mo. «El de ac­tor es un ofi­cio ex­tra­ño, ex­ci­tan­te», di­jo Mastroianni en una en­tre­vis­ta en 1992. «Mien­tras en el mun­do ex­te­rior se su­ce­den las gue­rras, los es­cán­da­los y las mi­se­rias po­lí­ti­cas, el ci­ne es una fortaleza don­de trans­cu­rren fá­bu­las dra­má­ti­cas o có­mi­cas. Ser ac­tor es un pri­vi­le­gio y un mo­do de pre­ser­var la ilu­sión. Creo que es me­jor pa­sar la vi­da aquí, por­que la ver­da­de­ra, has­ta el mo­men­to, no ha de­mos­tra­do ser tan mag­ní­fi­ca». Y así fue. Dis­fru­tó de una exis­ten­cia agra­de­ci­da emu­lan­do La dol­ce vi­ta (1960) que hi­zo de él una es­tre­lla, ju­gan­do a ser otros, aman­do mu­je­res, bus­can­do una pa­sión que so­lo ha­lló en la de­rro­ta y re­ne­gan­do del tra­je de la­tin lo­ver que tan bien le sen­ta­ba, pe­ro que, ase­gu­ró, no le co­rres­pon­día: «Hay apa­re­ja­do­res que han te­ni­do más aman­tes que yo».

LA ÚNI­CA EN SU CO­RA­ZÓN

Mu­chos hom­bres qui­sie­ron ser el dan­di y se­duc­tor que im­pac­ta­ba en la pan­ta­lla y que sa­bía re­pre­sen­tar fue­ra de ella; mu­chas mu­je­res ima­gi­na­ron en sus pa­re­jas la dul­zu­ra, el arre­ba­to y el in­ge­nio que adi­vi­na­ban en él; y mu­chos ac­to­res en­vi­dia­ron esa ca­pa­ci­dad de ser creí­ble y cer­cano que en Mastroianni re­sul­ta­ba na­tu­ral. Por eso, tan­tos le echa­ron de me­nos cuan­do el 19 de di­ciem­bre de 1996, ha­ce 20 años, un cán­cer apa­gó su mi­ra­da me­lan­có­li­ca y su son­ri­sa tier­na. «Me asus­ta en­ve­je­cer, no mo­rir. Pa­ra mí la muer­te es des­ha­cer­se en los múscu­los flá­ci­dos, en la in­ca­pa­ci­dad de amar, en la ex­ci­ta­ción que una mu­jer ya no pro­mue­ve. Pe­ro no to­mo pre­cau­cio­nes fren­te a ello: fu­mo 70 ci­ga­rri­llos al día y me gus­ta be­ber un buen vino», ase­gu­ró. Pro­ba­ble­men­te vi­vir sin mie­do tu­vo mu­cho que ver con una ju­ven­tud ator­men­ta­da por el fas­cis­mo y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Tra­ba­jan­do de ad­mi­nis­tra­ti­vo fue cap­tu­ra­do por los ale­ma­nes e in­ter­na­do en un cam­po, del que es­ca­pó con unos pa­pe­les fal­sos que le lle­va­ron has­ta Ve­ne­cia, don­de se es­con­dió en un des­ván has­ta que los ame­ri­ca­nos lle­ga­ron a la ciu­dad. Des­pués, se tra­ta­ba de so­bre­vi­vir en una Ita­lia en blan­co y ne­gro que el neo­rrea­lis­mo des­nu­dó en mu­chas de las pe­lí­cu­las del ac­tor. El ad­mi­nis­tra­ti­vo con ta­len­to pa­ra la in­ter­pre­ta­ción bus­có sus pri­me­ros pa­pe­les de ex­tra en los es­tu­dios Ci­ne­cit­tà, que se con­ver­ti­rían en su ver­da­de­ro ho­gar. «El rea­li­za­dor Lu­chino Vis­con­ti sig­ni­fi­có la for­ma­ción cul­tu­ral, el re­fi­na­mien­to del gus­to, de vi­vir en un am­bien­te aris­to­crá­ti­co en el sen­ti­do de la ex­ce­len­cia.

“ADORO A LAS FRAN­CE­SAS POR­QUE SON MALICIOSAS, IN­TRI­GAN­TES Y PÉRFIDAS”

Tal vez si no lo hu­bie­ra en­con­tra­do no ha­bría te­ni­do la ca­rre­ra que tu­ve. Fe­lli­ni me dio el éxi­to in­ter­na­cio­nal, pe­ro tam­bién al­go más im­por­tan­te: fue el pri­mer di­rec­tor, el pri­mer ami­go que amó to­dos mis de­fec­tos», ex­pli­có a su bió­gra­fo, En­zo Bia­gi. Jun­to a Fe­lli­ni creó la obra de la que se sen­tía más sa­tis­fe­cho, Ocho y me­dio (1963), pe­lí­cu­la tan hon­da co­mo atí­pi­ca, al igual que lo era su amis­tad con So­fia Lo­ren, com­pa­ñe­ra en Ayer, hoy y ma­ña­na y Ma­tri­mo­nio a la ita­lia­na, en­tre otras. Qui­zá fue la úni­ca mu­jer que le lle­gó al co­ra­zón sin pa­sar por la al­co­ba. «Nues­tra amis­tad no ne­ce­si­ta­ba de mu­chas pa­la­bras. Nos en­ten­día­mos con la mi­ra­da, con los ges­tos, y nues­tra pre­sen­cia nos da­ba áni­mo. Ja­más nos re­pro­cha­mos nada ni nos que­ja­mos el uno del otro, y tam­po­co pre­ten­di­mos nada di­fe­ren­te de lo que nos ofre­cía­mos», con­fe­só la ac­triz en su bio­gra­fía.

“LA EN­FER­ME­DAD DEL AMOR”

Su re­la­ción con las mu­je­res que cre­yó amar fue más com­ple­ja, con fre­cuen­cia des­con­cer­tan­te pa­ra su ca­rác­ter de vi­vi­dor frá­gil con sen­ti­mien­tos que­bra­di­zos. To­das sus pa­re­jas lo aban­do­na­ron has­ta que, pa­sa­dos los 50, la di­rec­to­ra An­na Maria Ta­tò le ofre­ció 20 años de fe­liz con­va­le­cen­cia de lo que él lla­ma­ba «la her­mo­sa en­fer­me­dad del amor». Los pri­me­ros sín­to­mas de es­ta do­len­cia apa­re­cie­ron con la ac­triz Fio­ra Ca­ra­be­lla. Se ca­sa­ron en 1950 y tu­vie­ron a Bar­ba­ra al tiem­po que el ‘be­llo Marcello’ su­cum­bía a la

de­bi­li­dad de la car­ne con sus com­pa­ñe­ras, una ex­pe­rien­cia más es­ti­mu­lan­te que su ini­cia­ción en el se­xo: «Re­cuer­do la pri­me­ra mu­jer que vi des­nu­da; no, fue­ron dos –ex­pli­ca­ba el ac­tor–. Ocu­rrió en una ca­sa de to­le­ran­cia de Ro­ma. Al­guien, más ma­yor, nos pa­só la di­rec­ción en los bi­lla­res. Fue tan rá­pi­do que nos pa­re­ció que no ha­bía­mos he­cho nada y, des­con­so­la­dos, di­ji­mos a las se­ño­ri­tas: “¿Y aho­ra?”. “Aho­ra a la ca­lle”, con­tes­ta­ron». El ma­tri­mo­nio con Fio­ra aca­bó no mu­cho des­pués de co­men­zar. Él pre­fe­ría ser dis­cre­to con sus nue­vas re­la­cio­nes, aun­que siem­pre ter­mi­na­ban por tras­cen­der: Sil­va­na Man­gano, Jean­ne Mo­reau, Anouk Ai­mée… y Fa­ye Du­na­way, una pa­sión que na­ció en­tre los be­sos del guion de Aman­ti (1968) y que con­clu­yó con una vio­len­ta dis­cu­sión en un ho­tel de Agua­dul­ce (Al­me­ría). Du­na­way que­ría una bo­da e hi­jos, pe­ro «a Marcello, pro­fun­da­men­te ca­tó­li­co, ni si­quie­ra se le pa­sa­ba por la ca­be­za di­vor­ciar­se», de­cla­ró la ac­triz. Se­gún el bió­gra­fo Bia­gi, aque­lla rup­tu­ra fue trau­má­ti­ca pa­ra él. En­tre to­ma y to­ma de un ro­da­je en Pom­pe­ya, «se en­ce­rra­ba en su rou­lot­te con su do­lor y gri­ta­ba: “¡Quie­ro mo­rir!”».

VÍC­TI­MA DE SUS PA­SIO­NES

Con Cat­he­ri­ne De­neu­ve to­do fue cla­ro des­de el prin­ci­pio: nin­guno de los dos tu­vo in­ten­ción de for­ma­li­zar una unión que du­ró cua­tro años y que dio a Mastroianni su se­gun­da hi­ja, Chia­ra. «Adoro a las fran­ce­sas por­que son maliciosas, in­tri­gan­tes y pérfidas», di­jo el ac­tor co­mo co­lo­fón a otro fra­ca­so del que se sin­tió víc­ti­ma. Con Ta­tò lle­gó la cal­ma y la es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal, lo que le ayudó a con­vi­vir con la amar­gu­ra se­cre­ta de una es­pe­ran­za ro­ta. En la en­tre­vis­ta que, ya muy en­fer­mo, con­ce­dió a La Re­pub­bli­ca, con­fe­só la ma­yor de sus de­cep­cio­nes: «Si quie­re sa­ber qué pien­so del amor-pa­sión se lle­va­rá una de­silu­sión: no lo co­noz­co bien. A ve­ces creí sen­tir­lo… Pe­ro qui­zá era mi su­fri­mien­to al ver­me re­cha­za­do. (…) Una vez, cuan­do ‘ella’ me lo di­jo así, de im­pro­vi­so, al abrir­me la puer­ta de ca­sa, caí al sue­lo des­ma­ya­do». «¿‘Ella’ fue Fa­ye Du­na­way?», qui­so sa­ber el pe­rio­dis­ta. «Dé­je­lo, no im­por­ta, ha pa­sa­do mu­cho tiem­po», res­pon­dió. El mis­te­rio se re­ve­ló cuan­do Clau­dia Car­di­na­le re­la­tó su en­cuen­tro du­ran­te la fil­ma­ción de Io mi ri­cor­do (1996), una pe­lí­cu­la so­bre la vi­da de Mastroianni. La ac­triz lo es­pe­ra­ba en una ha­bi­ta­ción pa­ra dar­le una sor­pre­sa. Al ver­la, co­men­zó a gri­tar muy al­te­ra­do: «Ton­ta, yo te he ama­do de ver­dad. Tú no me to­mas­te nun­ca en se­rio y he su­fri­do tan­tos años…». Las cá­ma­ras si­guie­ron gra­ban­do una es­ce­na que que­dó cen­su­ra­da. Marcello se enamo­ró de ‘ella’ en el ro­da­je de Il bell’An­to­nio (1959). Car­di­na­le re­me­mo­ró en unas de­cla­ra­cio­nes al dia­rio Il Fat­to Quo­ti­diano el tiem­po que la per­si­guió con flo­res y car­tas de­ses­pe­ra­das, ob­te­nien­do siem­pre un no por res­pues­ta. Du­da­ba de la sin­ce­ri­dad de un mu­je­rie­go con­fe­so

“TE­NER UN HI­JO TRAS LOS 50 ES EX­TRA­OR­DI­NA­RIO. YO LO RE­CO­MIEN­DO”

y, sin em­bar­go, re­co­no­ció que tam­bién lo lle­gó a que­rer. So­lo hu­bo un sen­ti­mien­to in­mu­ta­ble en la vi­da de Mastroianni: «Mis hi­jas son mis mu­je­res. A las otras las quie­ro, evi­den­te­men­te. Pe­ro el amor ver­da­de­ro son ellas dos». Bar­ba­ra, la ma­yor, es­tu­vo al mar­gen de la no­to­rie­dad de su pa­dre, pe­ro Chia­ra la com­par­tió des­de ni­ña, con una tem­pra­na vo­ca­ción de ac­triz ali­men­ta­da de las tar­des que pa­só con él en los es­tu­dios. Te­nía seis años cuan­do in­te­rro­ga­ron al ac­tor so­bre la pa­ter­ni­dad tar­día: «Te­ner un hi­jo des­pués de los 50 es ex­tra­or­di­na­rio. Yo se lo re­co­mien­do a mis ami­gos. Y si con su es­po­sa ya no pue­den, bús­quen­se una mu­jer más jo­ven. Des­pués, to­do se aco­mo­da. Un ni­ño ven­ce siem­pre, ga­na a to­dos».

SU CON­QUIS­TA PEN­DIEN­TE

Chia­ra de­cla­ró que su pa­dre so­lía re­pe­tir­le que no per­mi­tie­se que ha­cer ci­ne se le subie­ra a la ca­be­za, que no de­ja­ra de ser quien es. Un ejer­ci­cio de ho­nes­ti­dad que él in­ten­tó prac­ti­car a pe­sar del éxi­to, de sus más de 120 pe­lí­cu­las y de sus re­co­no­ci­mien­tos. A Mastroianni no le cos­ta­ba co­lo­car­se fren­te al es­pe­jo y re­co­no­cer, con de­sen­can­to, lo que no ha­bía con­se­gui­do: «El res­pe­to pro­fun­do de mí mis­mo. Eso no lo ten­go. Por­que cuan­do un hom­bre tie­ne la for­tu­na que tu­ve, es exi­to­so ha­cien­do lo que le gus­ta y es­tá ro­dea­do de gen­te que lo quie­re, tie­ne la obli­ga­ción de no con­for­mar­se e ir más allá. De te­ner el co­ra­je de es­for­zar­se por ser me­jor. Yo ese co­ra­je lo tu­ve co­mo ac­tor, pe­ro no co­mo hom­bre. Ya ve, no es tan­to lo que he con­quis­ta­do».

El ac­tor se be­bió una bo­te­lla de vod­ka pa­ra su­pe­rar el frío y po­der ro­dar es­ta es­ce­na jun­to a Ani­ta Ek­berg en ‘La dol­ce vi­ta’ (arri­ba). A la de­re­cha, Mastroianni jun­to a Lu­chi­noVis­con­ti en la Bien­na­le (1957).

Fio­ra Ca­ra­be­lla y su hi­ja, Bar­ba­ra

An­na Maria Ta­tò

Cat­he­ri­ne De­neu­ve

Fa­ye du­na­way

chia­ra mastroianni

Arri­ba, Clau­dia Car­di­na­le y Marcello Mastroianni en una ima­gen de la pe­lí­cu­la ‘Il bell’An­to­nio’. Aba­jo, el ac­tor con Anouk Ai­mee (iz­da.) y Jean­ne Mo­reau (dcha.).

Jun­to a es­tas lí­neas, Marcello con So­fia Lo­ren en una es­ce­na de ‘Ma­tri­mo­nio a la ita­lia­na’ (1964). Arri­ba, a la iz­da., una ima­gen de ‘Ayer, hoy y ma­ña­na’ (1964). A la dcha., los dos ac­to­res en ‘Prêt-àPor­ter’ (1994), su úl­ti­ma pe­lí­cu­la jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.