CAR­LA PE­REY­RA

"Die­go ba­bea con Fran­ces­ca".

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - FO­TOS: RO­BER­TO IVÁN CANO

Dis­fru­tan­do de su ma­ter­ni­dad has­ta el pun­to de no se­pa­rar­se de su hi­ja ni un mo­men­to, Car­la Pe­rey­ra re­co­no­ce que la vi­da es hoy mu­cho más in­tere­san­te. Enamo­ra­da del en­tre­na­dor Die­go Si­meo­ne, con quien ha for­ma­do su fa­mi­lia, la mo­de­lo no des­car­ta vol­ver a ser ma­dre, aun­que aho­ra el pre­sen­te es Fran­ces­ca, la ni­ña de sus ojos.

Co­ra­zón Me en­can­ta ver­la jun­to a su ni­ña y me acuer­do de sus pa­la­bras la úl­ti­ma vez que le en­tre­vis­té cuan­do me ase­gu­ra­ba que es­ta­ba fe­liz jun­to a Si­meo­ne y no te­nían pri­sa por te­ner hi­jos. Con Fran­ces­ca, su­pon­go que esas pa­la­bras que­dan ol­vi­da­das.

Car­la Pe­rey­ra Por for­tu­na ha lle­ga­do Fran­ce­sa y es­ta­mos muy ilu­sio­na­dos. Ha si­do una ni­ña bus­ca­da cuan­do de­ci­di­mos que es­tá­ba­mos lis­tos. Es fru­to del amor y lo más cu­rio­so es que no se hi­zo es­pe­rar nada. Fue po­ner­nos en el asun­to y en se­gui­da lle­gó.

C. Aho­ra que ya es­tá en ca­sa su hi­ja, ¿en qué les ha cam­bia­do la vi­da?

C.P. En mi ca­so, me ha cam­bia­do to­tal­men­te so­bre to­do mis prio­ri­da­des. Hoy es pri­me­ro ella, des­pués ella y en úl­ti­mo ca­so yo. Es un mo­men­to muy es­pe­cial que es­ta­mos dis­fru­tan­do por­que ha cam­bia­do nues­tra ru­ti­na. Sus ho­ra­rios son di­fe­ren­tes a los que man­te­nía­mos has­ta que na­ció y por eso un día pue­do dor­mir cua­tro ho­ras y otro, nin­gu­na, pe­ro no me im­por­ta nada. Es­toy fe­liz.

C. ¿Ha me­jo­ra­do la re­la­ción con un be­bé en ca­sa? ¿Le

han afec­ta­do los cam­bios hor­mo­na­les?

C.P. En nues­tro ca­so pien­so que la pa­re­ja se ha for­ta­le­ci­do por­que hoy te­ne­mos el pro­yec­to más bo­ni­to de la vi­da, que es criar a nues­tra hi­ja. A Die­go le veo ya no so­lo co­mo mi pa­re­ja sino tam­bién co­mo el pa­dre de mi hi­ja y te ase­gu­ro que eso es mu­cho más im­por­tan­te. To­do ha to­ma­do otro sen­ti­do, ya no es­ta­mos los dos so­los, so­mos una fa­mi­lia y eso nos cam­bia pa­ra bien, por­que la pa­re­ja cla­ro que sa­le for­ta­le­ci­da. Ade­más, al fi­nal siem­pre aca­bas en­con­tran­do un hue­co pa­ra es­tar los dos so­los y dis­fru­tar de nues­tros mo­men­tos.

C. A di­fe­ren­cia de su pa­re­ja, us­ted es nue­va en es­tas li­des. Si­meo­ne tie­ne dos chi­cos y tal vez eso le ha­ga más du­cho.

C.P. Fí­ja­te que yo veo que es­ta­mos igual­men­te pre­pa­ra­dos por­que la ma­ter­ni­dad me ha he­cho evo­lu­cio­nar co­mo mu­jer. Ten­go muy po­cas du­das y si sur­gen, las ha­blo con él. Creo que, más que la ex­pe­rien­cia, lo que ayu­da es el amor que sien­tes por tu pa­re­ja y tu hi­ja. Evi­den­te­men­te en al­gún mo­men­to nos equi­vo­ca­re­mos, co­mo to­do el mun­do, pe­ro pien­so que el amor es un gra­do más que la ex­pe­rien­cia.

C. Pa­ra col­mo de suer­tes han te­ni­do una ni­ña y pa­ra Si­meo­ne, tras dos chi­cos, tie­ne que ser un subidón. ¿No ten­drá ce­los de su hi­ja al sen­tir que le pue­de arre­ba­tar el li­de­ra­to en ca­sa?

C.P. De mo­men­to, la ni­ña con quien más es­tá es con­mi­go por­que la si­go crian­do, pe­ro no ten­go nin­gu­na du­da de que en cuan­to la pa­se al bi­be­rón me va a des­ban­car to­tal­men­te. Ya veo có­mo se des­vi­ve con ella y có­mo al mí­ni­mo ges­to que le ha­ce a Die­go se le cae la ba­ba por lo que he asu­mi­do que ten­go la ba­ta­lla per­di­da.

C. Des­cu­brir una nue­va fa­ce­ta en su pa­re­ja no de­ja de ser una sor­pre­sa.

C.P. Pa­ra mí no ha si­do tan nue­vo por­que he con­vi­vi­do con él y sus hi­jos y sa­bía per­fec­ta­men­te que iba a ser un gran pa­dre. Eso ha he­cho que no tu­vie­ra du­das a la ho­ra de dar es­te pa­so en mi vi­da. Ha­ber­le ob­ser­va­do con sus hi­jos, sen­tir có­mo se des­vi­ve con ellos, có­mo les echa de me­nos o có­mo to­da su vi­da gi­ra en torno a sus hi­jos ha si­do de gran ayu­da.

“EN LA MA­TER­NI­DAD AYU­DA MÁS EL AMOR QUE LA EX­PE­RIEN­CIA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.