BE­LLE­ZA

Diez erro­res de ma­qui­lla­je.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR DA­VID FRAN­CÉS Ma­qui­lla­dor y Beauty Coach www.da­vid­fran­ces.es

1 ES­CO­GER EL TONO DEL MA­QUI­LLA­JE EN LA MANO

Aun­que es una prác­ti­ca co­mún ex­ten­der el ma­qui­lla­je en la mano, si que­re­mos con­se­guir que que­de per­fec­to y acor­de a nues­tro tono, es ne­ce­sa­rio pro­bar­lo en el cue­llo, de for­ma que si apre­cia­mos que no que­da cer­co, ese se­rá el co­lor apro­pia­do.

2 NU­TRIR LA PIEL EN EX­CE­SO

Cuan­do nos va­mos a ma­qui­llar es co­rrec­to man­te­ner nues­tra ru­ti­na de cui­da­do en la piel. Sin em­bar­go, si la nu­tri­mos en ex­ce­so po­ten­cia­mos que la du­ra­ción del ma­qui­lla­je sea me­nor.

3 UTI­LI­ZAR EL ILUMINADOR CO­MO CO­RREC­TOR

Cuan­do una oje­ra es­tá de­fi­ni­da, os­cu­ra y pro­fun­da, de­be­mos uti­li­zar pre­co­rrec­to­res que tien­dan a co­lo­res asal­mo­na­dos. Si uti­li­za­mos el iluminador so­bre la oje­ra os­cu­ra, lo que con­se­gui­mos es po­ten­ciar­la, no co­rre­gir­la.

4 PO­NER MA­QUI­LLA­JE EN EL PÁR­PA­DO

La piel del pár­pa­do es sie­te ve­ces más gra­sa que la del res­to del ros­tro, con lo cual, si apli­ca­mos una tex­tu­ra hi­dra­tan­te o gra­sa so­bre él, lo que lo­gra­re­mos se­rá que apa­rez­can los di­cho­sos y an­ti­es­té­ti­cos plie­gues a lo lar­go del día.

5 APLI­CAR POL­VO DE SOL POR TO­DO EL ROS­TRO

El pol­vo de sol es­tá pen­sa­do pa­ra su­bir el tono de la piel co­mo si lo hu­bié­ra­mos to­ma­do. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio ex­ten­der­lo so­lo en las zo­nas pro­mi­nen­tes: fren­te, na­riz, pó­mu­los y men­tón. A su vez, es­te pro­duc­to nos ayu­da­rá a ver­nos con me­jor as­pec­to sin ne­ce­si­dad de com­prar­nos un ma­qui­lla­je cin­co to­nos por en­ci­ma de nues­tra piel.

6 EX­TEN­DER LA SOM­BRA DE OJOS CON UN MO­VI­MIEN­TO DE ARRAS­TRE

Pa­ra apli­car una som­bra de ojos es fun­da­men­tal re­co­ger­la con el pin­cel y ex­ten­der­la so­bre el pár­pa­do a to­ques, de­po­si­tán­do­la pa­ra que se fi­je co­rrec­ta­men­te. Así evi­ta­re­mos que se es­pol­vo­ree por en­ci­ma del pó­mu­lo y la fi­ja­ción lo­gra­da se­rá mu­chí­si­mo ma­yor.

7 MA­QUI­LLAR LA PESTAÑA SU­PE­RIOR A ME­DIAS

Nor­mal­men­te, por las pri­sas o por des­co­no­ci­mien­to, se sue­le ma­qui­llar la pestaña de­jan­do sin más­ca­ra los dos ex­tre­mos de la mis­ma. Pa­ra que es­to no ocu­rra, os re­co­mien­do que lo ha­gáis pri­me­ro de fue­ra aden­tro y des­pués de den­tro afue­ra.

8 CUI­DA­DO CON LA PESTAÑA IN­FE­RIOR

La pestaña in­fe­rior ha de es­tar per­fec­ta­men­te equi­li­bra­da de la­do a la­do an­tes de ma­qui­llar­la, co­sa que sue­le ser bas­tan­te im­pro­ba­ble. Pa­ra que no que­de ar­ti­fi­cial, lo me­jor es no ma­qui­llar­la.

9 APLI­CAR EL COLORETE LLE­GAN­DO A LA SIEN

El colorete es­tá pen­sa­do, ex­clu­si­va­men­te, pa­ra crear un ru­bor na­tu­ral, co­mo si fue­ra pro­pio. Ima­gi­nad que sa­li­mos del gim­na­sio o que es­ta­mos un pe­lín aca­lo­ra­dos: en es­te ca­so, la zo­na que se nos son­ro­ja es so­lo la del pó­mu­lo. Por lo tan­to, el colorete hay que co­lo­car­lo so­bre es­te evi­tan­do lle­gar a la sien y al sur­co na­so­ge­niano (más co­no­ci­do co­mo arru­ga de ma­rio­ne­ta).

10 PERFILAR EL LA­BIO MÁS OS­CU­RO QUE EL LA­BIAL

Si­go vien­do ca­da día co­mo en te­le­vi­sión per­fi­lan los la­bios de mu­chas de las pre­sen­ta­do­ras y co­la­bo­ra­do­ras mar­cán­do­los co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na. Si uti­li­za­mos un per­fi­la­dor, ha de ser del co­lor del la­bio o, en el ca­so de uti­li­zar un co­lor muy os­cu­ro, del mis­mo tono que el la­bial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.