AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ENTREVISTA - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

SSal­vo im­pre­vis­tos o via­jes sor­pre­sa, co­mo el que hi­zo don Juan Car­los a Af­ga­nis­tán en la No­che­vie­ja de 2008, es­tas va­ca­cio­nes de Na­vi­dad se­rán las pri­me­ras no atí­pi­cas que po­drán dis­fru­tar don Fe­li­pe y do­ña Letizia des­de que son Re­yes. El Pa­la­cio de La Zar­zue­la ca­li­fi­có así a las del ve­rano de 2014 por­que ape­nas ha­bía trans­cu­rri­do un mes y me­dio de la Pro­cla­ma­ción de don Fe­li­pe y el tra­ba­jo se acu­mu­la­ba en la me­sa de su des­pa­cho. Ese mis­mo ca­li­fi­ca­ti­vo re­ci­bie­ron las va­ca­cio­nes de Na­vi­dad de ese año por­que el Rey iba a di­ri­gir su pri­mer men­sa­je de No­che­bue­na.

Des­pués lle­gó el ve­rano de 2015, en el que a los Re­yes so­lo se les per­dió de vis­ta una de­ce­na de días, los que trans­cu­rrie­ron des­de que don Fe­li­pe aban­do­nó Ma­llor­ca has­ta que el Mo­nar­ca fue vis­to de nue­vo con la Rei­na en un ci­ne de Ma­drid, aun­que en ese tiem­po se di­vi­só a do­ña Letizia con su hi­ja la In­fan­ta So­fía ha­cien­do es­ca­la en el ae­ro­puer­to de Es­tam­bul con des­tino des­co­no­ci­do.

Tam­bién fue­ron bau­ti­za­das co­mo atí­pi­cas las va­ca­cio­nes de Na­vi­dad del año pa­sa­do, tras unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les que arro­ja­ron los pri­me­ros re­sul­ta­dos de la de­mo­cra­cia sin un cla­ro ga­na­dor. En esas cir­cuns­tan­cias don Fe­li­pe tras­la­dó su se­gun­do men­sa­je de Na­vi­dad y se que­dó al pie del ca­ñón a la es­pe­ra de po­der con­vo­car su pri­me­ra ron­da de con­sul­tas a los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos pa­ra do­tar a Es­pa­ña de Go­bierno. Mien­tras, se­gún al­gu­nas fuen­tes, do­ña Letizia pa­sa­ba con sus hi­jas unos días de des­can­so, aun­que ja­más hu­bo tes­ti­mo­nio grá­fi­co de es­ta es­ca­pa­da.

El ve­rano pa­sa­do, y tras cua­tro ron­das de con­sul­tas, fue el pro­pio Rey quien de­fi­nió las va­ca­cio­nes con ese ad­je­ti­vo: «En es­te ve­rano atí­pi­co –di­jo en Pal­ma de Ma­llor­ca en alu­sión al blo­queo en el Par­la­men­to– hay que adaptarse a lo que va­ya ocu­rrien­do. Es lo que to­ca». Des­pués, hu­bo una se­ma­na de tre­gua po­lí­ti­ca que, se­gún al­gu­nas fuen­tes, los Re­yes apro­ve­cha­ron pa­ra na­ve­gar con sus hi­jas por las cos­tas de Croa­cia, pe­ro tam­po­co hu­bo do­cu­men­to grá­fi­co al­guno que lo con­fir­ma­ra. Y, co­mo es ha­bi­tual to­dos los ve­ra­nos, vol­vió a arre­ciar el eterno de­ba­te me­diá­ti­co so­bre si el Je­fe del Es­ta­do de­be­ría ha­cer pú­bli­co el des­tino de sus va­ca­cio­nes, aun­que fue­ra una vez fi­na­li­za­do el des­can­so pa­ra evi­tar la pre­sen­cia de los pa­pa­raz­zi. Cla­ro que, si así lo hi­cie­ran, ya no po­drían re­gre­sar a ese lu­gar por­que se­ría el pri­me­ro en el que les bus­ca­ría la pren­sa el ve­rano si­guien­te. Los Re­yes, sin em­bar­go, creen que con que lo se­pa el pre­si­den­te del Go­bierno es su­fi­cien­te y, has­ta aho­ra, no han que­ri­do sa­tis­fa­cer la cu­rio­si­dad de de­ter­mi­na­dos me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Aun­que el ofi­cio de Rey re­quie­re dis­po­ni­bi­li­dad las 24 ho­ras de los 365 días del año, co­mo bien sa­be don Fe­li­pe VI, to­do pa­re­ce apun­tar a que es­ta Na­vi­dad el Mo­nar­ca po­drá re­car­gar pi­las an­te un año 2017 en el que no ce­sa­rá de via­jar por­que, tal y co­mo co­men­tó la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, son mu­chos los paí­ses que re­cla­man su pre­sen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.