PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU

EEl vér­ti­go de lo des­co­no­ci­do al que se en­fren­ta el ar­tis­ta en el pro­ce­so de crea­ción de una obra, sea cual sea, pa­sa por una fa­se de so­le­dad pro­fun­da, que es equi­pa­ra­ble al mo­men­to cru­cial en la to­ma de de­ci­sio­nes de un ser hu­mano. Siem­pre me han lla­ma­do la aten­ción las per­so­nas con ta­len­to crea­ti­vo. Po­nen sus emo­cio­nes al lí­mi­te para sa­car una con­clu­sión y un apren­di­za­je. El ejer­ci­cio de hu­mil­dad, a la que se en­tre­ga sin me­di­da cual­quier pin­tor, poe­ta, com­po­si­tor o es­cul­tor en el viaje a lo más pro­fun­do de su ser para lue­go ma­te­ria­li­zar­lo ex­ter­na­men­te, es una aven­tu­ra no exen­ta de ries­gos. En el ca­mino se ha­rán pre­gun­tas e in­clu­so se me­di­rán con los que ellos creen gran­des; re­ta­rán a las mu­sas en las ho­ras más in­tem­pes­ti­vas para que lue­go apa­rez­can cuan­do ellos, los crea­do­res, les in­vo­quen a pla­cer. To­do un mis­te­rio. Pe­ro, co­mo di­go, no es una sen­da có­mo­da. Se sen­ti­rán va­cíos, iner­tes, au­sen­tes, ig­no­ran­tes o to­do lo con­tra­rio: ple­tó­ri­cos, om­ni­po­ten­tes y su­bli­mes. Pe­ro siem­pre sa­brán que su es­ta­do es va­ria­ble y la in­ten­si­dad de su pa­sión, vo­lá­til. La ten­sión a la que se so­me­te el ar­tis­ta, cu­rio­sa­men­te de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria, es una ne­ce­si­dad que le lle­ga des­de ese an­he­lo por la bús­que­da de la be­lle­za so­lo en­ten­di­da por él. Una be­lle­za ins­pi­ra­da por el mo­men­to y las cir­cuns­tan­cias por las que atra­vie­sa el crea­dor in­can­sa­ble. Ha­ce no tan­to que se nos fue uno de los me­jo­res pro­fe­sio­na­les del teatro que ha te­ni­do nues­tro país. Que­ri­do y res­pe­ta­do. Ad­mi­ra­do por to­dos, Fran­cis­co Nie­va de­jó gran­des obras pe­ro hay una fra­se que me in­vi­ta a de­fen­der es­ta idea: «El ar­tis­ta es la úni­ca per­so­na en el mun­do que sa­be ju­gar con su li­ber­tad y ex­po­ner­la de vez en cuan­do pe­li­gro­sa­men­te sim­ple­men­te por ca­pri­cho». Creo que no se po­dría des­cri­bir me­jor, el pre­ci­pi­cio al que se lan­za cual­quier ar­tis­ta cuan­do crea ju­gan­do con sus emo­cio­nes y con esa ne­ce­si­dad, a ve­ces vis­ce­ral, por ex­pre­sar­se o in­clu­so cuan­do ex­po­ne su obra al res­to de los mor­ta­les. Es cier­to que «jue­ga con su li­ber­tad» por­que se re­ta a rom­per ata­du­ras y cues­tio­na lo es­ta­ble­ci­do. Y se lo to­ma muy en serio. Tan­to, que pro­vo­ca es­ta­dos de an­sie­dad que a su vez se vuel­ven ne­ce­sa­rios para se­guir crean­do. Lue­go lle­ga el mo­men­to de mos­trar su tra­ba­jo. Un ges­to va­lien­te y com­pro­me­ti­do al que no se pue­de re­sis­tir el ar­tis­ta por­que sus im­pul­sos le lle­van a ello ca­si siem­pre de ma­ne­ra irre­me­dia­ble por el de­seo de com­par­tir. Qui­zá por eso, siem­pre me in­quie­ta y emo­cio­na po­ner­me an­te una crea­ción, cuan­do es­tá he­cha para con­tar­me al­go que me des­cu­bre lo des­co­no­ci­do y que me lle­va más allá en esa conexión. Gra­cias ar­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.