“ES EL MO­MEN­TO DE EN­GOR­DAR”

LA AC­TRIZ HIS­PANO-AR­GEN­TI­NA NOS HA­BLA DE CÓ­MO ES­TÁ VI­VIEN­DO ES­TE EM­BA­RA­ZO Y CÓ­MO SE PRE­PA­RA PARA RE­CI­BIR AL QUE SE­RÁ SU PRI­MER RE­TO­ÑO JUN­TO AL DE­POR­TIS­TA MAR­COS POG­GI.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - EN PRIVADO CON... - POR MI­RIAM RU­BIO

Siem­pre ha si­do una mu­jer ri­sue­ña, pe­ro aho­ra es la fe­li­ci­dad he­cha per­so­na. Em­ba­ra­za­da de ca­si cin­co me­ses, Natalia Ver­be­ke es­tá dis­fru­tan­do mu­cho de es­ta eta­pa en su vi­da. «Lo es­toy lle­van­do su­per­bien. Es que no me lo pue­do creer, a ve­ces ten­go que to­car para sa­ber que es cier­to», cuen­ta mien­tras se aca­ri­cia la ba­rri­ga. No tie­ne an­to­jos, pe­ro co­me lo que le ape­te­ce. «Yo he di­cho una co­sa: es­toy em­ba­ra­za­da, es el mo­men­to de en­gor­dar, pues va­mos a apro­ve­char­lo. Ya que me ten­go que cui­dar siem­pre…», di­ce en­tre ri­sas. Va a te­ner una ni­ña, aun­que eso ya lo sa­bía­mos, por­que se le ha­bía es­ca­pa­do a Mi­guel Abe­llán, su ex­pa­re­ja y sin em­bar­go ami­go, por­que ella ha de­mos­tra­do que eso no es in­com­pa­ti­ble. El to­re­ro lo di­jo ha­ce unos días en un pho­to­call. Des­ve­ló un da­to que na­die co­no­cía y, cla­ro, cre­yó que ha­bía me­ti­do la pa­ta, pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad. A Natalia y a Mar­cos Pog­gi, su pa­re­ja y fu­tu­ro pa­dre de la cria­tu­ra, no les im­por­tó. «Me par­tía de la ri­sa. No era un se­cre­to. No le ca­yó una bron­ca por­que nos mo­ría­mos de la ri­sa. Mar­cos y yo le lla­ma­mos y ¡no nos co­gió el te­lé­fono!», de­cía en­tre car­ca­ja­das. «Pe­ro va­mos, nun­ca lo he es­con­di­do. Na­die me lo ha­bía pre­gun­ta­do. To­da la gen­te de mi al­re­de­dor lo sa­bía», acla­ra­ba. To­do es­to nos lo con­tó en el Pa­tio Mag­num del ho­tel Vi­lla­mag­na, uno de los es­pa­cios que El Cor­te In­glés ha ves­ti­do de Na­vi­dad para re­ci­bir es­tas Fies­tas co­mo se me­re­cen. Allí se reunió con la pren­sa y nos con­tó que es­tas fe­chas van a ser es­pe­cia­les «para mí y para to­da mi fa­mi­lia tam­bién». Es­te be­bé, que na­ce­rá a fi­na­les de abril, le es­tá dan­do mu­chas ale­grías. «Es­toy dis­fru­tan­do mu­chí­si­mo, es que no he pa­ra­do de tra­ba­jar y de pron­to me en­cuen­tro co­mo con va­ca­cio­nes», nos di­ce. Aun no tie­ne nom­bre para la ni­ña, por­que Pog­gi, ju­ga­dor de rugby de la Se­lec­ción es­pa­ño­la, y ella no se po­nen de acuer­do. Esa ma­ña­na le su­gi­rie­ron Vio­le­ta, co­mo el per­so­na­je de la se­rie ar­gen­ti­na, un nom­bre que a ella, na­ci­da en Bue­nos Ai­res, le gus­ta. Pe­ro eso aun es­tá por de­ci­dir. Co­mo lo de se­guir tra­ba­jan­do. Has­ta ha­ce po­co par­ti­ci­pa­ba en una obra de teatro con la que es­ta­ba de gi­ra, pe­ro lo ha te­ni­do que de­jar por­que ya se le no­ta­ba el em­ba­ra­zo. «Po­dría se­guir sin nin­gún pro­ble­ma, pe­ro cla­ro, el per­so­na­je, que no quie­ro des­ve­lar por la gen­te que va­ya a ir al teatro, no es­tá em­ba­ra­za­da… y es­ta­ría muy feo si lo es­tu­vie­ra». Pe­ro si le ofre­cie­ran un pa­pel y le gus­ta­ra, lo acep­ta­ría. «Hay de to­do, de­pen­de del pa­pel que fue­se, por­que yo me sien­to muy bien. Si me gus­ta­ra sí, si no… por­que pue­de ha­ber una em­ba­ra­za­da que sea una psi­có­pa­ta y esa aho­ra mis­mo no me gus­ta­ría ha­cer­la». De mo­men­to se de­di­ca a dis­fru­tar de es­ta eta­pa y a pre­pa­rar­se para el par­to. La bo­da con el de­por­tis­ta, de 29 años, no en­tra en los planes. «Ya sa­béis que no es al­go que a mí me ha­ya atraí­do nun­ca», co­men­tó. «Real­men­te más unión que es­ta no hay». Y pue­de que ten­ga ra­zón.

“UNA BO­DA NO ES AL­GO QUE ME HA­YA ATRAÍ­DO NUN­CA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.