EL AÑO DE LA PRUE­BA DE FUE­GO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ENTREVISTA -

22016 ha ter­mi­na­do mu­cho me­jor de lo que em­pe­zó. A pe­sar de que el Go­bierno ha es­ta­do diez me­ses en fun­cio­nes, la vi­da ha se­gui­do su cur­so en La Zar­zue­la. Sor­pren­den­te­men­te, el nú­me­ro de ac­tos de la Fa­mi­lia Real ha si­do ma­yor el año del blo­queo po­lí­ti­co (393) que el an­te­rior (372), aun­que 71 de ellos co­rres­pon­den a las au­dien­cias que man­tu­vo el Rey en las cin­co ron­das de con­sul­tas. Pe­ro en la ac­ti­vi­dad de un mo­nar­ca, más im­por­tan­te que el nú­me­ro de ac­tos es la in­te­li­gen­cia con la que afron­ta las si­tua­cio­nes de­li­ca­das.

Don Fe­li­pe no so­lo ha con­se­gui­do superar con no­ta el ma­yor blo­queo po­lí­ti­co de la de­mo­cra­cia, sino que ha de­ja­do muy cla­ro que al Rey no se le pre­sio­na. Lo pue­den in­ten­tar, co­mo ha ocu­rri­do a lo lar­go del año, pe­ro pin­cha­rán en hue­so.

Es­ta es una de las en­se­ñan­zas de la muy re­co­men­da­ble se­rie The Crown, so­bre la rei­na de In­gla­te­rra, en la que se ve que la ten­ta­ción de to­do po­lí­ti­co, in­clu­so de Wins­ton Chur­chill y de su en­torno, es pre­sio­nar al mo­nar­ca. Y la obli­ga­ción de to­do je­fe de es­ta­do es no ce­der y an­te­po­ner el in­te­rés ge­ne­ral. Don Fe­li­pe tam­bién ha da­do es­te año dos im­por­tan­tes pa­sos ha­cia la trans­pa­ren­cia. Por un la­do ha di­fun­di­do la lis­ta de re­ga­los ins­ti­tu­cio­na­les que ha re­ci­bi­do la Fa­mi­lia Real. Por otro, ha he­cho pú­bli­ca la au­di­to­ría de las cuen­tas de la Ca­sa del Rey, que se ha so­me­ti­do por pri­me­ra vez en la his­to­ria al con­trol ex­terno de la In­ter­ven­ción Ge­ne­ral del Es­ta­do. Aun­que la ac­ti­vi­dad ex­te­rior se ha vis­to re­sen­ti­da por el blo­queo po­lí­ti­co, que les ha obli­ga­do a per­ma­ne­cer den­tro del país –so­lo han rea­li­za­do un via­je de Es­ta­do, a Por­tu­gal, en 500 días–, 2016 se­rá re­cor­da­do por una vi­si­ta muy especial: la de Ba­rack Oba­ma, ya que ha­cía 15 años que no ve­nía a Es­pa­ña un pre­si­den­te de Estados Uni­dos. Tam­bién do­ña Le­ti­zia ha ido con­so­li­dan­do su ima­gen de Rei­na y ha vi­vi­do mo­men­tos des­ta­ca­dos, co­mo cuan­do re­ci­bió la vi­si­ta de Mi­che­lle Oba­ma, que se des­hi­zo en elo­gios a su an­fi­trio­na, aun­que ha si­do en las úl­ti­mas se­ma­nas del año cuan­do se la ha po­di­do ver más re­la­ja­da. La Rei­na si­gue sien­do una mu­jer es­pon­tá­nea que no sue­le di­si­mu­lar sus estados de áni­mo y, úl­ti­ma­men­te, trans­mi­te la sen­sa­ción de que dis­fru­ta en su pa­pel de Mo­nar­ca. Na­da que­da ya del ros­tro se­rio que tan­to lla­mó la aten­ción en la Aper­tu­ra So­lem­ne de la Le­gis­la­tu­ra.

El ba­lan­ce tam­bién ha si­do bueno para la ima­gen de

don Juan Car­los y do­ña So­fía, a quie­nes he­mos vis­to en bue­na sin­to­nía, tan­to en ac­tos pú­bli­cos co­mo pri­va­dos. Y, por úl­ti­mo, 2016 ha si­do un año en el que la Princesa de As­tu­rias y la In­fan­ta So­fía han em­pe­za­do a acom­pa­ñar a su pa­dre en al­gu­nas ac­ti­vi­da­des nue­vas, ya fue­ran so­lem­nes, co­mo la Aper­tu­ra de la Le­gis­la­tu­ra, o más fes­ti­vas, co­mo cuan­do Leo­nor acu­dió con el Rey al es­ta­dio Vi­cen­te Cal­de­rón o cuan­do So­fía le acom­pa­ñó al San­tia­go Ber­na­béu.

POR ALMUDENA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS AGEN­DA DE PA­LA­CIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.