NA­VI­DA­DES REALES

¿SA­BÍA QUE LA REI­NA ISA­BEL II HA DE­JA­DO DE ACU­DIR A HARRODS Y PRE­FIE­RE HA­CER SUS COM­PRAS NA­VI­DE­ÑAS ‘ON­LI­NE’? ¿O QUE EN LA COR­TE DE CAR­LOS GUS­TA­VO DE SUE­CIA SON FA­NES DE VER PE­LÍ­CU­LAS DE DIS­NEY? ¿Y QUE NO­RUE­GA RE­GA­LA CA­DA AÑO A REINO UNI­DO UN ABE­TO? DESCUB

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR AN­DRÉS GUE­RRA

Sep­tiem­bre de 2016. La rei­na se aco­mo­da en un si­llón de es­cri­to­rio, to­ma la plu­ma es­ti­lo­grá­fi­ca y se pre­pa­ra para co­men­zar una tra­di­ción anual. So­bre la ban­de­ja de pla­ta, se ha dis­pues­to la pri­me­ra re­me­sa de las 800 fe­li­ci­ta­cio­nes na­vi­de­ñas que sal­drán de Buc­king­ham. No to­das van fir­ma­das por ella, pe­ro aun así, son mu­chas. Si ha re­ci­bi­do una cu­ya fir­ma sea Li­li­bet, su apo­do fa­mi­liar, cuén­te­se en­tre su círcu­lo de con­fian­za. Si lee “Eli­za­beth & Phi­lip”, es­tá en el si­guien­te círcu­lo. Si re­ci­be cual­quier otra, pue­de pre­su­mir igual­men­te. Los Wind­sor se ca­rac­te­ri­zan por unas ru­ti­nas rí­gi­das para or­ga­ni­zar­se: la se­ma­na an­tes de Na­vi­dad, un car­go pa­la­cie­go co­mu­ni­ca a los miem­bros cuán­do de­ben lle­gar a San­dring­ham Hou­se para las ce­le­bra­cio­nes. Un orden que se atie­ne a los prin­ci­pios de prio­ri­dad y an­ti­güe­dad, co­men­zan­do por el he­re­de­ro y su es­po­sa, Car­los y Ca­mi­la, se­gui­dos de los du­ques de Cam­brid­ge e hi­jos, el prín­ci­pe En­ri­que y des­pués, los de­más. El in­ter­cam­bio de re­ga­los se ha­ce an­tes de la ce­na. To­dos de­jan sus pa­que­ti­tos en una me­sa del sa­lón ro­jo, con su co­rres­pon­dien­te eti­que­ta, pe­ro na­die pue­de abrir­los has­ta que lo ha­ce la rei­na. El me­nú de los Wind­sor tra­di­cio­nal es ca­ma­ro­nes de Nor­folk, cordero o ve­na­do lo­cal y tar­ta ta­tín. A con­ti­nua­ción, los li­co­res. Na­die se re­ti­ra a dor­mir has­ta que lo ha­ce Isa­bel II. Es­te año, un fuer­te res­fria­do ha da­do al tras­te con la ru­ti­na de la rei­na, que pen­sa­ba par­tir el 21 de di­ciem­bre y tu­vo que per­ma­ne­cer en ca­ma en Buc­king­ham. Gui­ller­mo y Ca­ta­li­na tam­bién han cam­bia­do de pla­nes: es­te año pa­sa­ron No­che­bue­na y Na­vi­dad con los Midd­le­ton.

Siem­pre se reúnen en No­che­bue­na en la de­no­mi­na­da sa­la de pie­dra del pa­la­cio de Drott­ning­holm para en­cen­der la chi­me­nea y co­ro­nar el ár­bol. Y quien di­ri­ge to­do el ce­re­mo­nial es la princesa Vic­to­ria, ya que su cum­plea­ños es el 23 de di­ciem­bre. Su­ya es la de­ci­sión de de­gus­tar el ‘weih­nachtss­to­llen’, un pas­tel de fru­tas ale­mán em­pa­pa­do en ‘brandy’ y cu­bier­to con azú­car en pol­vo que se sir­ve con una ta­za de ca­fé bra­si­le­ño. Vic­to­ria, co­mo siem­pre, ce­nó ‘lu­te­fisk’, un pes­ca­do blan­co muy po­pu­lar en Es­can­di­na­via, mien­tras que la princesa Mag­da­le­na op­tó por la lan­gos­ta y las os­tras. La rei­na Sil­via es quien lee unos pa­sa­jes del Evan­ge­lio esa no­che. Cuan­do el rey Car­los Gus­ta­vo era muy pe­que­ño, ni él ni sus cua­tro her­ma­nas po­dían en­trar en la ha­bi­ta­ción don­de se dis­po­nían los re­ga­los has­ta que Gus­ta­vo V to­ca­ba una cam­pa­ni­ta de pla­ta. Co­men­zó a re­la­jar­se el asun­to ha­cia me­dia­dos del si­glo pa­sa­do con la irrup­ción del prín­ci­pe Ber­til, tío del rey, dis­fra­za­do de Jul­tom­te (el equi­va­len­te sue­co a Pa­pá Noel). Días an­tes de la emi­sión del dis­cur­so te­le­vi­sa­do del rey, Vic­to­ria y Daniel sue­len dis­tri­buir una bo­ni­ta es­tam­pa fa­mi­liar. En los dos años pa­sa­dos apa­re­cía su hi­ja, Es­te­la, en la co­ci­na, re­me­mo­ran­do una en­tra­ña­ble ima­gen de los Ber­na­dot­te, de ha­ce 30 años, en la que apa­re­cían unos di­mi­nu­tos Vic­to­ria, Mag­da­le­na y Car­los Fe­li­pe co­ci­nan­do. Es­te año, la he­re­de­ra sue­ca ha col­ga­do en Fa­ce­book un ví­deo pa­sean­do por un par­que na­tu­ral jun­to a su ma­ri­do y sus hi­jos. En pri­va­do dis­fru­tan de otros ví­deos: la fa­mi­lia real sue­ca es fan de las pe­lí­cu­las de la fac­to­ría Dis­ney. En los úl­ti­mos años vie­ne sien­do cos­tum­bre que Vic­to­ria y Daniel Westling ce­le­bren la co­mi­da de Na­vi­dad en el pa­la­cio de Ha­ga con la fa­mi­lia de él. Por su par­te, la princesa Mag­da­le­na sue­le vo­lar a Lon­dres para ce­le­brar­la con la fa­mi­lia de su ma­ri­do, Ch­ris­top­her O’Neill.

La Na­vi­dad real da­ne­sa co­mien­za pron­to, con el en­cen­di­do del ár­bol en Co­pen­ha­gue, el 29 de no­viem­bre. El día 13 de di­ciem­bre, la rei­na Mar­ga­ri­ta y su ma­ri­do, En­ri­que de La­bor­de, ofre­cie­ron un con­vi­te a los em­plea­dos del pa­la­cio de Ch­ris­tian­borg en el que no fal­tó el vino tem­pla­do con es­pe­cias. En esa reunión es­ta­ba to­da la fa­mi­lia, tam­bién Fe­de­ri­co y los su­yos. No así en No­che­bue­na: a la ci­ta tra­di­cio­nal en el pa­la­cio de Mar­se­lis­borg, por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo, so­lo acu­dió el prín­ci­pe Joa­quín y su ac­tual es­po­sa, Ma­ría, con los hi­jos de la pa­re­ja, En­ri­que y Ate­na, pe­ro no Fe­de­ri­co, el he­re­de­ro. El ca­so da­nés es de los po­cos en que re­sul­ta fí­si­ca y pla­ne­ta­ria­men­te im­po­si­ble tra­tar de con­ten­tar a to­dos. Mary Do­nald­son, es­po­sa de Fe­de­ri­co, es na­tu­ral de Tas­ma­nia, Aus­tra­lia, y allá via­ja la pa­re­ja con sus cua­tro hi­jos, Cris­tian, Isa­bel, Vi­cen­te y Jo­se­fi­na, para pa­sar las Fies­tas con los se­ño­res Do­nald­son a unos có­mo­dos 22º C. Pe­ro no des­cui­dan a sus súb­di­tos, ya que en su cuen­ta de Instagram van su­bien­do fotos tan en­tra­ña­bles co­mo la que mues­tra a los cua­tro ni­ños de­co­ran­do el ár­bol en la re­si­den­cia ofi­cial del he­re­de­ro. Es­te año, los ni­ños se que­da­ron tam­bién sin asis­tir a la re­pre­sen­ta­ción del ‘ba­llet’ ‘El cas­ca­nue­ces’ y sin la fies­ta de Na­vi­dad en el cas­ti­llo de Fre­de­riks­borg, don­de Fe­de­ri­co tie­ne su se­gun­da re­si­den­cia. Ese día, el 25, la rei­na pre­si­dió una mi­sa en la ca­te­dral de Ar­hus. Muy fan de las fotos pa­no­rá­mi­cas, en 2014 Mar­ga­ri­ta ba­tió to­dos los ré­cords del ‘Got­ha’ al re­unir en el Pa­la­cio de Fre­dens­borg a 50 fa­mi­lia­res para la pos­tal na­vi­de­ña.

En la cor­te no­rue­ga, la de Ha­rald V, man­da la mis­ma cos­tum­bre que en las ca­sas que ya he­mos vis­to: el in­ter­cam­bio de re­ga­los en No­che­bue­na, cuan­do se reú­ne la fa­mi­lia al completo. Los reyes Ha­rald y So­nia se tras­la­dan el día de Na­vi­dad a la ca­sa de Vok­sen­ko­llen, co­no­ci­da co­mo Kongs­se­te­ren y cons­trui­da en­te­ra­men­te en ma­de­ra, al mo­do de los an­ti­guos vi­kin­gos. La cos­tum­bre de los mo­nar­cas es al­ter­nar ese día con el prín­ci­pe Haa­kon y su fa­mi­lia y la princesa Marta Lui­sa y los su­yos. El Pa­pá Noel no­rue­go se lla­ma Ju­le­nis­sen y una fi­gu­ra su­ya se co­lo­ca ba­jo el ár­bol na­vi­de­ño ro­dea­do de una pe­que­ña cor­te de gno­mos, los Nis­se. La fa­mi­lia real si­gue esa sim­pá­ti­ca tra­di­ción, así co­mo ves­tir­se con el tra­je tra­di­cio­nal y de­co­rar el ár­bol con pan de jen­gi­bre, la ban­de­ra na­cio­nal, ro­sas blan­cas y ve­las. El día 25, co­mo en el res­to de mo­nar­quías cris­tia­nas, los reyes pre­si­den una mi­sa, que en No­rue­ga se ce­le­bra en la ca­pi­lla de Hol­men­ko­llen. En un país re­la­ti­va­men­te pe­que­ño co­mo es­te, el con­tac­to con los súb­di­tos es mu­cho más cer­cano. De es­te mo­do las apa­ri­cio­nes en te­le­vi­sión no se li­mi­tan al con­sa­bi­do dis­cur­so del rey, sino que, en va­rias oca­sio­nes, han apa­re­ci­do miem­bros de la fa­mi­lia real ex­pli­can­do de­ta­lles de su Na­vi­dad: la princesa In­grid, hi­ja de Ha­koon, lo hi­zo en 2012 y re­ve­ló a la pe­rio­dis­ta que lo más in­có­mo­do de ser una princesa era ser fo­to­gra­fia­da con­ti­nua­men­te. Nos que­da­mos con un be­llo ges­to que ha per­du­ra­do en el tiem­po des­de el fin de la II Gue­rra Mun­dial: el Es­ta­do –del que Ha­rald V es je­fe– en­vía un enor­me abe­to al Reino Uni­do co­mo mues­tra de agra­de­ci­mien­to por la ayu­da que les pres­ta­ron en el con­flic­to. Es el que pre­si­de Tra­fal­gar Square.

La princesa Gra­cia ins­tau­ró, en 1959, la tra­di­ción de ce­le­brar la Na­vi­dad con ni­ños de po­cos re­cur­sos, a quie­nes in­vi­ta­ba a pa­la­cio para or­ga­ni­zar­les una fies­ta con re­ga­los, dul­ces y la pre­sen­cia de Pa­pá Noel. Hoy su le­ga­do si­gue vi­vo y son Al­ber­to II y Char­le­ne quie­nes pre­si­den esa mis­ma ce­le­bra­ción a la que sue­len su­mar­se otros Gri­mal­di y que ha cre­ci­do en vis­to­si­dad con ac­tua­cio­nes cir­cen­ses que su­per­vi­sa Es­te­fa­nía. To­dos los ni­ños ele­gi­dos para es­ta fies­ta se van tras una char­la con el prín­ci­pe y con un re­ga­lo per­so­na­li­za­do: al­guien se ha en­car­ga­do an­tes de ha­blar con sus pa­dres para sa­ber qué esperan re­ci­bir. Al­ber­to II, no obs­tan­te, tra­ta de acer­car­se tam­bién a su pue­blo y la se­gun­da se­ma­na de di­ciem­bre vi­si­ta a los mo­ne­gas­cos que pres­tan su co­la­bo­ra­ción en una ma­ra­tón de ca­ri­dad en Port Her­cu­le y de­cla­ra abier­ta la Na­vi­dad con un pa­seo sa­lu­dan­do a la gen­te ca­sa por ca­sa.

En los Paí­ses Ba­jos la Na­vi­dad es ma­dru­ga­do­ra. A fi­na­les de no­viem­bre se ce­le­bra la lle­ga­da de Sin­ter­klass, su Pa­pá Noel, a Áms­ter­dam en un bar­co de va­por, pro­ce­den­te de Es­pa­ña, que re­par­te los pri­me­ros re­ga­los. Jun­to al pro­ta­go­nis­ta des­em­bar­can el Ne­gro Pe­ters, un gru­po de cria­dos y un ca­ba­llo blan­co. Los adul­tos le ex­pli­can co­sas de los ni­ños y él de­ci­de si han si­do bue­nos y me­re­cen re­ga­los. Si no han es­ta­do a la al­tu­ra, so­lo re­ci­bi­rán una cor­te­za de abe­dul y si han si­do ma­lí­si­mos, la ame­na­za de lle­vár­se­los me­ti­dos en una bol­sa de ar­pi­lle­ra. Al­gu­nos años no he­mos po­di­do ver a las tres prin­ce­sas (Ama­lia, Ale­jan­dra y Ariad­na) jun­to a él: en 2010, 2012 y 2014 la fa­mi­lia se tras­la­dó a Ar­gen­ti­na para pa­sar la Na­vi­dad en Vi­lla La An­gos­tu­ra con la fa­mi­lia de Má­xi­ma. La cos­tum­bre de cru­zar el océano en años pa­res ya ha ter­mi­na­do. Gui­ller­mo es rey y ha de­ci­di­do que es su de­ber per­ma­ne­cer en tie­rra ho­lan­de­sa, cuan­do su men­sa­je na­vi­de­ño es emi­ti­do por te­le­vi­sión.

DI­NA­MAR­CA.

NO­RUE­GA.

BÉL­GI­CA.

La no­ve­dad es­te año es que los du­ques de Cam­brid­ge y sus hi­jos (so­bre es­tas lí­neas) ce­le­bra­ron la No­che­bue­na con los Midd­le­ton. A la iz­da. En­ri­que, cu­yo re­cien­te no­viaz­go qui­zá le ha­ga mo­di­fi­car los pla­nes ha­bi­tua­les.

A la iz­da., los reyes acom­pa­ña­dos por sus hi­jos y sus pa­re­jas. So­bre es­tas lí­neas, imá­ge­nes que Vic­to­ria de Sue­cia ha dis­tri­bui­do es­tos dos úl­ti­mos años con su hi­ja, Es­te­la, co­ci­nan­do, que re­cuer­dan a una su­ya, de ha­ce 30 años, jun­to a sus her­ma­nos. Arri­ba, una ima­gen del ví­deo que ha com­par­ti­do es­te año pa­sean­do con su fa­mi­lia.

El he­cho de que Mary Do­nald­son, es­po­sa de Fe­de­ri­co, sea aus­tra­lia­na, di­fi­cul­ta que pa­sen es­tas fe­chas jun­tos. Sin em­bar­go, tra­tan de lle­nar ese va­cío con cons­tan­tes fotos na­vi­de­ñas en sus per­fi­les de Instagram.

Los reyes, Ha­rald y So­nia, al­ter­nan la No­che­bue­na con Ha­koon y su fa­mi­lia po­lí­ti­ca y con Marta Lui­sa y la su­ya. Sus apa­ri­cio­nes te­le­vi­si­vas no se ci­ñen so­lo al tra­di­cio­nal men­sa­je de Na­vi­dad regio, co­mo en Es­pa­ña.

Al­ber­to y Char­le­ne con­ti­núan con la tra­di­ción de Gra­cia de Mó­na­co de re­ci­bir a ni­ños sin re­cur­sos y ha­cer­les un re­ga­lo.

Des­de que Gui­ller­mo es rey de los Paí­ses Ba­jos (abril de 2013), han aban­do­na­do la cos­tum­bre de via­jar a Ar­gen­ti­na en los años pa­res, don­de re­si­de la fa­mi­lia de la rei­na Má­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.