EL SHOW DE LA FA­MI­LIA SMITH

HOLLY­WOOD ES EL BOYANTE NE­GO­CIO FA­MI­LIAR. MIEN­TRAS WILL SMITH SI­GUE SIEN­DO UNA DE LAS ES­TRE­LLAS MÁS TAQUILLERAS DEL CI­NE, SU MA­TRI­MO­NIO CON JADA PINKETT SMITH ES, DES­PUÉS DE 20 AÑOS, UN MISTERIO. AUN­QUE AHO­RA, LAS AUTÉNTICAS ES­TRE­LLAS SON SUS HI­JOS: JADEN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR ANABEL UNAMUNO

Cuan­do te­nía 15 años mi no­via me en­ga­ñó con otro y de­ci­dí que si me con­ver­tía en el nú­me­ro uno, nin­gu­na mu­jer vol­ve­ría a en­ga­ñar­me nun­ca. To­do lo que te­nía que ha­cer era ase­gu­rar­me de que na­die era me­jor que yo y así, ten­dría to­do el amor que mi co­ra­zón an­he­la­ba». Will Smith era un ado­les­cen­te cuan­do de­ci­dió que que­ría ser una es­tre­lla. Aun­que siem­pre ha­bía sa­ca­do bue­nas no­tas en el co­le­gio, nun­ca qui­so ir a la uni­ver­si­dad. Te­nía ta­len­to pa­ra ra­pear y so­ña­ba con ser ac­tor. Am­bi­cio­so y te­naz, des­pués de co­se­char cierta fa­ma gra­cias al hip-hop, con 22 años se convirtió en una es­tre­lla. Des­de en­ton­ces, el éxi­to nun­ca le ha aban­do­na­do y, tal y co­mo se ha­bía pro­me­ti­do a sí mis­mo, ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en el nú­me­ro uno, en el ac­tor más ta­qui­lle­ro de Holly­wood. El se­gun­do ob­je­ti­vo, en­con­trar el amor, lle­gó al mis­mo tiem­po que el éxi­to. Tras ca­sar­se y di­vor­ciar­se so­lo tres años des­pués de la actriz She­ree Zam­pino –ma­dre de su hi­jo Trey–, Smith co­no­ció a Jada Pinkett du­ran­te una au­di­ción en 1994. Él era la es­tre­lla de El prín­ci­pe de Bel Air y ella as­pi­ra­ba a con­ver­tir­se en su no­via en la fic­ción. Aun­que los pro­duc­to­res con­si­de­ra­ron que la actriz era de­ma­sia­do ba­ji­ta pa­ra el pa­pel, la quí­mi­ca en­tre ellos fue ins­tan­tá­nea. Dos años des­pués, en la No­che­vie­ja de 1997, se ca­sa­ban en una ce­re­mo­nia se­cre­ta. Jaden na­ció al año si­guien­te y, tres años más tar­de, la pa­re­ja da­ba la bien­ve­ni­da a su hi­ja, Wi­llow. Pe­ro pe­se a lle­var más de dos dé­ca­das jun­tos, los ru­mo­res de cri­sis per­si­guen a la pa­re­ja des­de ha­ce años. En 2011, la pren­sa nor­te­ame­ri­ca­na pu­bli­có que los Smith lle­va­ban vi­das in­de­pen­dien­tes y que su di­vor­cio era in­mi­nen­te. Lle­gó a de­cir­se que ella ha­bía con­tra­ta­do a Laura Was­ser, la abo­ga­da ma­tri­mo­nia­lis­ta más im­pla­ca­ble de Los Án­ge­les, y que ha­bía de­ja­do de lu­cir su ani­llo de ca­sa­da. Des­de en­ton­ces, las es­pe­cu­la­cio­nes no han ce­sa­do por mu­cho que los in­tere­sa­dos ha­yan re­pe­ti­do una y otra vez que el di­vor­cio no es­tá en sus pla­nes. Eso sí, am­bos han re­co­no­ci­do que su re­la­ción ha vi­vi­do al­ti­ba­jos. De he­cho, en 2013 la actriz in­si­nuó en una en­tre­vis­ta que te­nían un ma­tri­mo­nio abier­to. «Siem­pre le he di­cho a Will: “Pue­des ha­cer lo que quie­ras mien­tras te pue­das mi­rar en el es­pe­jo por las ma­ña­nas y es­tar en

paz con­ti­go mis­mo”». El ac­tor tam­bién ha ha­bla­do de su re­la­ción. Y, a ve­ces, lo ha he­cho con cru­de­za. «Lle­va­mos 20 años ca­sa­dos y creo que el se­cre­to es que no nos he­mos ren­di­do. Du­ran­te un tiem­po, nues­tro ma­tri­mo­nio fue la co­sa más di­fí­cil, ago­ta­do­ra e insoportable de nues­tras vi­das. Pe­ro no so­mos unos co­bar­des y no so­mos apá­ti­cos. Va­mos a se­guir tra­ba­jan­do en nues­tra re­la­ción», di­jo Smith el año pa­sa­do. Y ha­ce unos me­ses, el ac­tor ha­bló abier­ta­men­te de la te­ra­pia de pa­re­ja que él y su mu­jer si­guen pa­ra su­pe­rar sus pro­ble­mas. «Cuan­do ha­ces ese ti­po de te­ra­pia, la ver­dad sa­le a la luz. Te sien­tas fren­te a tu mu­jer y le cuen­tas to­da tu ver­dad y ella te cuen­ta la su­ya. Te mi­ras y no ima­gi­nas có­mo po­drás vol­ver a que­rer a esa per­so­na. Es un mo­men­to os­cu­ro, pe­ro pa­ra mí es la os­cu­ri­dad an­tes del ama­ne­cer. Cuan­do la ver­dad sa­le es cuan­do por fin co­no­ces a la otra per­so­na». Por eso, de mo­men­to, los Smith no pa­re­cen te­ner pla­nes in­me­dia­tos de di­vor­cio.

LA EDU­CA­CIÓN DE LOS NI­ÑOS Aho­ra, quie­nes aca­pa­ran ti­tu­la­res son sus hi­jos: Jaden y Wi­llow. El ma­tri­mo­nio siem­pre ha pre­su­mi­do de ha­ber­les edu­ca­do en una li­ber­tad po­co ha­bi­tual pa­ra dos ado­les­cen­tes. «No cree­mos en el cas­ti­go. En cam­bio, les da­mos com­ple­ta res­pon­sa­bi­li­dad. La idea es dar­les el ma­yor con­trol so­bre sus vi­das tan pron­to co­mo sea po­si­ble», ex­pli­có Smith ha­ce tiem­po. Por eso, cuan­do Wi­llow qui­so ra­par­se el pe­lo a los 11 años, sus pa­dres no se lo im­pi­die­ron. Y por eso, cuan­do con nue­ve años les di­jo que que­ría ser can­tan­te, ellos mo­vie­ron los hi­los y lo­gra­ron que Jay-Z le ofre­cie­ra un con­tra­to dis­co­grá­fi­co. Wi­llow ha­bía de­bu­ta­do en el ci­ne con sie­te años en Soy le­yen­da, en la que Smith era el pro­ta­go­nis­ta. Aun así, el ac­tor siem­pre ha man­te­ni­do que nun­ca ha pre­sio­na­do a sus hi­jos pa­ra que si­guie­ran sus pa­sos. «Pue­de pa­re­cer que he­mos em­pu­ja­do a nues­tros hi­jos a for­mar par­te de la in­dus­tria, pe­ro eso es una ton­te­ría. Nun­ca obli­ga­ría a na­die a que su ca­ra es­tu­vie­ra en los pós­ters de me­dio mun­do». Y, sin em­bar­go, des­pués del éxi­to de Whip my cair, el sin­gle que hi­zo fa­mo­sa a Wi­llow en 2010, el ac­tor lo­gró po­ner en mar­cha el re­ma­ke de An­nie, el mu­si­cal de los años 80, pa­ra que Wi­llow lo pro­ta­go­ni­za­ra. Smith

“DU­RAN­TE UN TIEM­PO NUES­TRO MA­TRI­MO­NIO FUE LA CO­SA MÁS INSOPORTABLE” (WILL)

ha con­ta­do que, fi­nal­men­te, fue ella quien de­ci­dió re­cha­zar el pa­pel. «Me di­jo: “Pa­pá, no quie­ro ha­cer­lo”. Y yo le di­je: “No, ca­ri­ño, An­nie se ro­da­rá en Nue­va York, con Be­yon­cé, pue­des lle­var a tus ami­gas…” Y ella me con­tes­tó: “Ten­go una idea me­jor. ¿Por qué no soy una chi­ca nor­mal de 12 años?”. Al fi­nal, tie­ne que ser su de­ci­sión». Wi­llow ha con­fe­sa­do que fue un mo­men­to de­li­ca­do pa­ra ella. «Des­pués de re­cha­zar An­nie, me sen­té a pen­sar: “¿Quién eres real­men­te?”. Me sen­tía per­di­da e in­se­gu­ra, has­ta que de­jé de tra­tar de bus­car­me a mí mis­ma en ob­je­tos in­ani­ma­dos, en otras personas o ideas, y me di cuen­ta de que no te­nía que ver con en­con­trar­te, sino con crear­te a ti mis­ma», ha con­ta­do. Des­de en­ton­ces, Wi­llow si­gue ex­plo­ran­do: aun­que la mú­si­ca con­ti­núa sien­do su pa­sión, ha con­ta­do que le fas­ci­nan la in­ge­nie­ría ci­vil, la mi­cro­bio­lo­gía y la fí­si­ca cuán­ti­ca. To­do eso mien­tras es ima­gen de Cha­nel, di­se­ña y co­se su pro­pia ro­pa, y apren­de a «com­po­ner can­cio­nes a par­tir de ecua­cio­nes ma­te­má­ti­cas». En oc­tu­bre cum­plió 16 años. Su her­mano, Jaden, de­bu­tó en la gran pan­ta­lla con ocho años en En bus­ca de la fe­li­ci­dad y ha pro­ta­go­ni­za­do va­rias pe­lí­cu­las –todas pro­du­ci­das por su pa­dre–, co­mo el re­ma­ke de Ka­ra­te Kid o la cin­ta Af­ter Earth. Se ha he­cho fa­mo­so por su fal­ta de mo­des­tia y por su ob­se­sión por com­par­tir ideas pseu­do­fi­lo­só­fi­cas en Twit­ter, don­de, por ejem­plo, ha ani­ma­do a los ado­les­cen­tes a aban­do­nar la es­cue­la por tra­tar­se de una «he­rra­mien­ta pa­ra la­var el ce­re­bro. Si to­da la gen­te del pla­ne­ta de­ja­ra la es­cue­la, ten­dría­mos una so­cie­dad mu­cho más in­te­li­gen­te», ha lle­ga­do es­cri­bir. Se ha com­pa­ra­do con Ga­li­leo –«no creo que sea me­nos re­vo­lu­cio­na­rio que él»–, el es­ti­lo de Eins­tein –«él no te­nía tiem­po de cam­biar­se de ro­pa por­que te­nía mu­cho que ha­cer y yo, tam­bién»– y ha di­cho que quie­re de­di­car­se «a ba­tir ca­da ré­cord» y «a ser la per­so­na más ex­tra­va­gan­te del pla­ne­ta».

ME­JO­RAR EL MUN­DO Sus pla­nes me­ga­ló­ma­nos in­clu­yen, por su­pues­to, cam­biar el mun­do. «Es­toy tra­ba­jan­do pa­ra arre­glar to­do el pla­ne­ta. Quie­ro crear una uto­pía. Quie­ro que la gen­te no ten­ga que ma­tar­se a tra­ba­jar pa­ra pa­gar las fac­tu­ras y

so­bre­vi­vir, sino que pue­dan ha­cer las co­sas que real­men­te les gus­ta». Hay más: en una de­li­ran­te en­tre­vis­ta que con­ce­dió en 2014 al New York Ti­mes, Jaden lle­gó a afir­mar que era ca­paz de con­tro­lar el tiem­po. Trans­gre­sor vo­ca­cio­nal, ha lu­ci­do ves­ti­dos en el Fes­ti­val de Coa­che­lla y acu­dió a su bai­le de gra­dua­ción con una ver­sión par­ti­cu­lar del tra­je de Bat­man que re­pi­tió en la bo­da de Kim Kar­das­hian y Kan­ye West. Ha con­ta­do que sus ico­nos de mo­da son Andy War­hol, el Jo­ker y Po­sei­dón, aun­que du­ran­te una épo­ca tam­bién fue gó­ti­co: «Ves­tía siem­pre de ne­gro y me ocul­ta­ba del sol por­que era un vam­pi­ro. Un vam­pi­ro de ver­dad. So­lo lle­va­ba abri­gos ne­gros y no me ex­po­nía al sol. Ya no. He su­pe­ra­do esa fa­se». Y, a pe­sar de to­do –o qui­zá por to­do eso–, Jaden Smith es aho­ra la ima­gen de Louis Vuit­ton. Mo­de­lo oca­sio­nal y ra­pe­ro ha­bi­tual, a Smith le gus­ta crear su pro­pia ro­pa, aun­que tam­bién ha pre­su­mi­do de cons­truir su pro­pia ca­ma, su ar­ma­rio y has­ta una pi­rá­mi­de. Y no re­nun­cia a ir a la uni­ver­si­dad. «Quie­ro te­ner una ofi­ci­na en el MIT (Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy) pa­ra apren­der y traer nue­vas tec­no­lo­gías al mun­do». Jaden tie­ne 18 años. Ha­ce unos me­ses, su pa­dre con­fe­sa­ba en una en­tre­vis­ta que dar tan­ta li­ber­tad a sus hi­jos ha­bía si­do «un error. Qui­zá lo ha­ya­mos lle­va­do de­ma­sia­do le­jos». Qui­zá... Lo que es­tá cla­ro es que los Smith son una de las fa­mi­lias más in­flu­yen­tes de Holly­wood, pe­ro tam­bién la más enig­má­ti­ca y ex­tra­va­gan­te de todas. Con ellos el show es­tá ga­ran­ti­za­do.

“NO CREO QUE YO SEA ME­NOS RE­VO­LU­CIO­NA­RIO QUE GA­LI­LEO”, HA DI­CHO JADEN EN TWIT­TER

So­bre es­tas lí­neas, los ac­to­res Will Smith y Jada Pinkett Smith jun­to a los dos hi­jos que tie­nen en co­mún, Jaden (en el cen­tro) y Wi­llow (jun­to a es­te), y el hi­jo ma­yor de Smith, Trey (a la iz­quier­da), na­ci­do de su pri­mer ma­tri­mo­nio, con She­ree Zam­pino.

Smith se ha ca­sa­do dos ve­ces, la pri­me­ra con She­ree Zam­pino en 1992 (ba­jo es­tas lí­neas). El ma­tri­mo­nio du­ró tres años y de él na­ció Trey (a la dcha.). En 1997 se ca­só con Jada (aba­jo).

Ba­jo es­tas lí­neas, Wi­llow Smith con el di­se­ña­dor Karl La­ger­feld. Los hi­jos del ac­tor es­tán muy vin­cu­la­dos a las gran­des fir­mas.

So­bre es­tas lí­neas, Wi­llow can­tan­do, que es su gran pa­sión. Arri­ba con su pa­dre en la pe­lí­cu­la ‘Soy Le­yen­da’. A la iz­da., en un des­fi­le.

Jaden apa­re­ció por pri­me­ra vez en una pe­lí­cu­la sien­do un ni­ño con su pa­dre en ‘En bus­ca de la fe­li­ci­dad’ (aba­jo) y des­pués ha he­cho pe­lí­cu­las co­mo ‘Ka­ra­te kid’ (dcha.) y ‘Af­ter Earth’ (dcha., de­ba­jo).

Wi­llow y Jaden Smith se han con­ver­ti­do en ico­nos de mo­da (a la iz­da., am­bos en la ga­la del MET). Aba­jo, Jaden en una cam­pa­ña de Louis Vuit­ton.

El jo­ven se ca­rac­te­ri­za por un es­ti­lo pro­pio a la ho­ra de ves­tir. Arri­ba, en unos pre­mios y a la iz­da., en Coa­che­lla.

Arri­ba, Jaden can­tan­do con Jus­tin Bie­ber. A la iz­da., con su ver­sión del tra­je de Bat­man en su bai­le de gra­dua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.