NI­CO­LE KID­MAN

“LO IM­POR­TAN­TE ES QUE UN NI­ÑO CREZ­CA EN UNA FA­MI­LIA CON AMOR”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE -

No ne­ce­si­ta pre­sen­ta­ción. Des­pués de más de tres dé­ca­das de­di­ca­da a la in­ter­pre­ta­ción, Ni­co­le Kid­man es to­da una ins­ti­tu­ción en Hollywood que con­vier­te en oro to­do lo que to­ca. La ac­triz aus­tra­lia­na aca­ba de es­tre­nar en Es­ta­dos Uni­dos la pe­lí­cu­la Lion, que lle­ga­rá a los ci­nes es­pa­ño­les el pró­xi­mo 27 de enero. Ella no es la pro­ta­go­nis­ta, pe­ro el pa­pel de ma­dre adop­ti­va de un ni­ño in­dio –in­ter­pre­ta­do por Dev Pa­tel (Slum­dog Mi­llio­nai­re)– pa­re­ce de­ma­sia­do vin­cu­la­do a su bio­gra­fía per­so­nal co­mo pa­ra pa­sar des­aper­ci­bi­do. Kid­man adop­tó jun­to a su ex­ma­ri­do, Tom Crui­se, a sus dos hi­jos ma­yo­res, Isa­be­lla y Con­nor. El amor en­tre Crui­se y la ac­triz tras­pa­só la pan­ta­lla du­ran­te el ro­da­je de Días de trueno, pe­ro no so­bre­vi­vió a la gra­ba­ción de la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Ku­brik, Eyes Wi­de Shut. En ju­nio de 2006, Kid­man vol­vió a ca­sar­se. Es­ta vez con un can­tan­te, Keith Ur­ban, con el que ha te­ni­do dos hi­jas, Sun­day y Faith, de ocho y cin­co años. Es­tos días, cuan­do se ha­bla de una cri­sis ma­tri­mo­nial en­tre Kid­man y Ur­ban, ha sal­ta­do otra no­ti­cia a los me­dios: que la pa­re­ja po­dría ha­ber de­ci­di­do adop­tar a un ni­ño in­dio. Qui­zá su pa­pel en Lion ha­ya in­flui­do en es­ta de­ci­sión. Co­ra­zón Ha pre­sen­ta­do us­ted su úl­ti­ma pe­lí­cu­la en va­rios fes­ti­va­les an­tes de que lle­ga­ra a las sa­las. ¿Pa­ra los ac­to­res son im­por­tan­tes es­tos even­tos o son so­lo una pla­ta­for­ma más? Ni­co­le Kid­man Yo creo que son im­por­tan­tes por­que es di­fí­cil des­cu­brir de otro mo­do las pe­lí­cu­las in­de­pen­dien­tes. Los ac­to­res ne­ce­si­ta­mos to­da la ayu­da que po­da­mos con las pe­lí­cu­las de ba­jo pre­su­pues­to, por­que ob­via­men­te no es­tán de­trás los gran­des es­tu­dios de cine y tam­po­co son pro­duc­cio­nes con su­per­hé­roes. Ade­más, me sien­to afor­tu­na­da de po­der es­tre­nar un fil­me en un fes­ti­val in­ter­na­cio­nal. Por esas ra­zo­nes, yo tam­bién tra­to de par­ti­ci­par cuan­do me es po­si­ble. C. Us­ted tam­bién ha­brá re­cha­za­do al­gu­nas pe­lí­cu­las de ba­jo pre­su­pues­to a lo lar­go de su ca­rre­ra. ¿Al­gu­na vez se ha pre­gun­ta­do qué hu­bie­ra pa­sa­do si hu­bie­se acep­ta­do al­gu­na de ellas? N.K. Son co­sas que pa­san. Cla­ro que a ve­ces pien­so qué hu­bie­ra si­do de mi vi­da si hu­bie­se he­cho un per­so­na­je que no acep­té o qué hu­bie­ra pa­sa­do si hu­bie­se ro­da­do esa pe­lí­cu­la. Pe­ro tam­bién creo que los pa­pe­les son los que me eli­gen a mí. En el camino per­de­mos al­gu­nos y con­se­gui­mos otros. Es el via­je de la vi­da. El des­tino nos lle­va a rea­li­zar cier­tas co­sas que se su­po­ne que te­nía­mos que ha­cer. Así que si al­go tie­ne que pa­sar, pa­sa­rá. Si al­go pa­re­ce te­ner de­ma­sia­dos pun­tos en con­tra, sue­lo ale­jar­me. Y es al­go que siem­pre me ha su­ce­di­do. Su­pon­go que es par­te del cre­ci­mien­to en­ten­der que al­go lle­ga cuan­do tie­ne que ha­cer­lo. Unos pa­pe­les lle­gan has­ta mí y otros no, así fun­cio­na to­do. Hay que dis­fru­tar del pro­ce­so, ser fe­liz y ha­cer­lo to­do de la for­ma más sim­ple po­si­ble. C. Un día us­ted se subió a un avión y se mu­dó de Aus­tra­lia a Hollywood. ¿Có­mo re­cuer­da ese día? N.K. No fue así (ri­sas). Pa­sé mu­cho tiem­po con un pie aquí y otro allí, vol­vien­do a ca­sa y re­gre­san­do a Es­ta­dos Uni­dos otra vez. Y esa es pro­ba­ble­men­te mi vi­da. Me sien­to muy in­ter­na­cio­nal, soy ciu­da­da­na del mun­do y por eso bus­co di­rec­to­res e his­to­rias con gen­te de to­do el pla­ne­ta. Ten­go suer­te de for­mar par­te de una ge­ne­ra­ción en la que es po­si­ble, por­que los ac­to­res de las an­te­rio­res no te­nían na­da pa­re­ci­do. Soy una ac­triz aus­tra­lia­na que tra­ba­ja a ni­vel glo­bal, mi­me­ti­zán­do­me con di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des, en di­fe­ren­tes lu­ga­res, con gen­te di­fe­ren­te. Es al­go ma­ra­vi­llo­so y me ha da­do una vi­da ex­tra­or­di­na­ria. He re­co­rri­do ca­si to­do el mun­do gra­cias a eso. Y aho­ra que ten­go hi­jos, pue­do mos­trar­les el mun­do a ellos de la mis­ma for­ma. ¡Ben­di­ta sea mi vi­da! Pe­ro vol­vien­do a mi partida de Aus­tra­lia, no la vi­ví en un avión mi­ran­do por la ven­ta­na vien­do co­mo ate­rri­za­ba en Hollywood (ri­sas). C. Lle­va us­ted ya tres dé­ca­das en la ci­ma. ¿Hollywood si­gue sien­do igual que ha­ce 25 años? N.K. No sé. Ni si­quie­ra es­toy se­gu­ra de lo que es Hollywood aho­ra. Ya no creo que exis­ta. Es­ta­mos to­dos re­par­ti­dos por el mun­do y ha­ce­mos pe­lí­cu­las en

“SOY CIU­DA­DA­NA DEL MUN­DO Y PUE­DO MOS­TRÁR­SE­LO A MIS HI­JOS. ¡BEN­DI­TA SEA MI VI­DA!”

to­das par­tes. Hollywood per­te­ne­ce a una épo­ca que ya no exis­te. En cier­to mo­do re­sul­ta tris­te, pe­ro al mis­mo tiem­po di­ría que el mun­do en­te­ro es aho­ra Hollywood, por­que po­de­mos ro­dar his­to­rias de to­dos los rin­co­nes. Y eso es ex­tra­or­di­na­rio. C. Aho­ra tam­bién pro­du­ce cine ade­más de ac­tuar. ¿Por qué de­ci­dió de­di­car­se tam­bién a eso? N.K. Co­mo mu­jer, quie­ro te­ner la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar con es­cri­to­res y di­rec­to­res ofre­cién­do­les di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des. Ten­go la for­tu­na de co­no­cer gen­te que es­tá de­ci­di­da a in­ver­tir y el he­cho de te­ner tan­tos lu­ga­res dis­tin­tos pa­ra ex­pre­sar­me es al­go ma­ra­vi­llo­so. Ha­ber he­cho una pe­lí­cu­la co­mo Big Little Lies, que pro­du­je ha­ce po­co con Ree­se Wit­hers­poon, es un buen ejem­plo de la fan­tás­ti­ca ex­pe­rien­cia que su­po­ne es­tar de­trás de una his­to­ria con cin­co mu­je­res pro­ta­go­nis­tas, de to­das las eda­des, con vi­ven­cias real­men­te ex­tra­or­di­na­rias, que du­ra sie­te ho­ras. Es ma­ra­vi­llo­so, pe­ro pro­du­cir tam­bién su­po­ne mu­cho tra­ba­jo, por eso no lo ha­go de ma­ne­ra tan fre­cuen­te. C. Su pe­lí­cu­la Lion es­tá ba­sa­da en una his­to­ria real. ¿Es ca­sua­li­dad que se pa­rez­ca tan­to us­ted a la ma­dre que vi­vió la his­to­ria que in­ter­pre­ta? N.K. Yo ha­bía leí­do el guion y el director, Garth Da­vis, me di­jo que yo, a los 14 años, cuan­do so­lía lle­var el pe­lo ri­za­do, me pa­re­cía fí­si­ca­men­te a la ma­dre adop­ti­va, Sue. Y en ese mo­men­to le di­je que se­ría un ab­so­lu­to ho­nor in­ter­pre­tar­la en la pe­lí­cu­la, por­que ado­ro sus idea­les. Es una per­so­na ma­ra­vi­llo­sa que ama a sus hi­jos. Esa fa­mi­lia es real­men­te ex­tra­or­di­na­ria. C. ¿Has­ta qué pun­to se mez­cla la reali­dad con la fic­ción? Por­que tan­to en la vi­da real co­mo en es­ta pe­lí­cu­la, us­ted es ma­dre adop­ti­va de dos hi­jos. N.K. Por su­pues­to es al­go que me hi­zo reac­cio­nar a ni­vel emo­cio­nal. Pe­ro yo creo que la pe­lí­cu­la tra­ta so­bre el po­der que tie­nen to­das las ma­dres, ya sean bio­ló­gi­cas o adop­ti­vas. Co­mo le di­je al ver­da­de­ro Sa­roo, tie­ne la suer­te de te­ner dos ma­dres. Y cuan­do se tie­ne tan­to amor, cual­quier per­so­na flo­re­ce. Pa­ra mí, ob­via­men­te fue un ro­da­je muy emo­cio­nan­te. Me en­can­ta una es­ce­na de la pe­lí­cu­la, cuan­do Dev Pa­tel me pre­gun­ta si no po­día te­ner hi­jos pro­pios y mi per­so­na­je le di­ce: «No. Yo po­dría te­ner hi­jos pro­pios, pe­ro te que­ría a ti». Es una fra­se po­de­ro­sa. Impresiona ver­los por­que eso es lo que sin­tió Sue en ese mo­men­to. Esa era su vi­sión. C. ¿Lle­gó us­ted a te­ner esa mis­ma con­ver­sa­ción con sus pro­pios hi­jos? N.K. No es al­go de lo que quie­ra con­ver­sar en una en­tre­vis­ta. C. Des­pués de co­no­cer de pri­me­ra mano lo que su­po­ne la adop­ción, ¿qué le pa­re­ce que se cues­tio­ne la adop­ción por par­te de pa­re­jas ho­mo­se­xua­les? N.K. Pa­ra mí, lo más im­por­tan­te es que un ni­ño se sien­ta que­ri­do y crez­ca en una fa­mi­lia con amor, sin im­por­tar có­mo se unió esa fa­mi­lia. No im­por­tan las pre­fe­ren­cias o el co­lor de la piel que ten­gan los pa­dres. Ob­via­men­te es ne­ce­sa­rio que el ni­ño ten­ga amor. Es lo que el per­so­na­je que in­ter­pre­to pu­do ofre­cer­le a sus hi­jos. Y es pro­ba­ble­men­te con lo que más iden­ti­fi­ca­da me sien­to, por­que ella tie­ne un amor in­con­di­cio­nal por sus hi­jos. C. ¿Có­mo fue aquel en­cuen­tro per­so­nal que tu­vo con la ver­da­de­ra Sue an­te de me­ter­se en su piel? N.K. Cuan­do me ofre­cie­ron la pe­lí­cu­la pre­gun­té si ella es­ta­ba dis­pues­ta a co­no­cer­me. Y no du­dó un se­gun­do. In­clu­so vo­ló des­de Sid­ney y pa­sa­mos un día jun­tas, ha­blan­do. Es una per­so­na muy ama­ble y es­tu­vo muy in­vo­lu­cra­da en la fil­ma­ción, así que pu­di­mos co­no­cer­nos bien. Aho­ra ha­blo to­do el tiem­po por email con ella y su fa­mi­lia. Y es­pe­ro que a me­di­da que em­pie­cen a pro­mo­cio­nar la pe­lí­cu­la la gen­te tam­bién pue­da co­no­cer­les, por­que son per­so­nas muy es­pe­cia­les.

“CREO QUE HOLLYWOOD YA NO EXIS­TE, PER­TE­NE­CE A OTRA ÉPO­CA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.