EL ES­CU­DO DE TRUMP

Ex­mo­de­lo y as­pi­ran­te a ac­triz, no sa­be na­da de po­lí­ti­ca, pe­ro cuen­ta con la re­co­men­da­ción de la hi­ja del pre­si­den­te, Ivan­ka Trump. Así es la di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción de la Ca­sa Blan­ca.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ESPÍA V.I.P. -

Su je­fe, Do­nald Trump, la ca­li­fi­ca co­mo «be­lle­za en­tre las be­lle­zas». Pe­ro que es­ta de­fi­ni­ción y su fí­si­co im­po­nen­te pro­pio de can­di­da­ta a Miss Amé­ri­ca no les con­fun­da: Ho­pe Hicks no es so­lo una ca­ra bo­ni­ta. La jo­ven, de 28 años, aca­ba de ser nom­bra­da di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­ción Es­tra­té­gi­ca de la Ca­sa Blan­ca. Aun­que su cu­rrícu­lo no es des­ta­ca­ble ni por su ex­pe­rien­cia ni por su pre­pa­ra­ción, vie­ne con la re­co­men­da­ción más im­por­tan­te pa­ra el pró­xi­mo pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano: la de su hi­ja, Ivan­ka. Ho­pe pro­ce­de de una fa­mi­lia in­flu­yen­te, de­di­ca­da a ges­tio­nar la ima­gen de em­pre­sas con­tro­ver­ti­das: su abue­lo se ocu­pa­ba de la de Te­xa­co du­ran­te la cri­sis pe­tro­lí­fe­ra de los 70 y su pa­dre, de Ro­ger Goo­dell, pa­trón de la Li­ga de Fút­bol Ame­ri­cano. Na­ci­da en la acau­da­la­da lo­ca­li­dad de Green­wich (Con­nec­ti­cut), Hicks so­ña­ba des­de ni­ña con ser ac­triz y mo­de­lo, mundo en el que hi­zo sus pi­ni­tos a los 11 años co­mo ima­gen de Ralph Lau­ren y pres­tó su ima­gen a una se­rie de no­ve­las pa­ra preado­les­cen­tes.

“IRÉ A WAS­HING­TON” Pe­ro ella lo te­nía muy cla­ro, ya que dos años más tar­de afir­mó en un pe­rió­di­co lo­cal: «Si no triun­fo en Holly­wood, iré a Was­hing­ton». Hicks se gra­duó en In­glés en la Uni­ver­si­dad Me­to­dis­tas del Sur, don­de des­ta­có co­mo ju­ga­do­ra de la­cros­se, y en 2012 se in­cor­po­ró al ga­bi­ne­te de re­la­cio­nes pú­bli­cas de Matt­hew Hil­tzik, que con­ta­ba con Ivan­ka Trump co­mo clien­ta. El fee­ling en­tre am­bas fue ins­tan­tá­neo, y no so­lo por la pa­sión que com­par­ten por la ro­pa de fir­ma, por lo que po­co des­pués Ho­pe se in­cor­po­ró a la Trump Or­ga­ni­za­tion. «Ho­pe se ha ga­na­do la con­fian­za

de mi pa­dre», ha di­cho re­cien­te­men­te Ivan­ka. Y es que Do­nald pen­só que si la jo­ven era dig­na pa­ra re­pre­sen­tar a la mar­ca Trump, tam­bién lo era pa­ra di­ri­gir la co­mu­ni­ca­ción del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. «Ten­go suer­te de te­ner­la. Tie­ne muy buen jui­cio. Da bue­nos con­se­jos pe­ro de una for­ma dis­cre­ta, sin pre­ten­der im­po­ner su pun­to de vis­ta y se en­tre­ga com­ple­ta­men­te», ha di­cho re­cien­te­men­te Trump a The New York Ti­mes. Y lo cier­to es que la en­tre­ga de­be de ser ab­so­lu­ta por­que la ma­dre de Ho­pe, Ca­ye Hicks, ase­gu­ra que su hi­ja «ya no ha­bla con na­die y no tie­ne vi­da». De he­cho, te­nía un no­vio des­de ha­cía seis años, pe­ro las exi­gen­cias de su nue­vo tra­ba­jo han da­do al tras­te con la re­la­ción. Her­mé­ti­ca, tran­qui­la, dis­cre­ta, per­fec­cio­nis­ta, no se des­pei­na ni en el sen­ti­do li­te­ral ni en el fi­gu­ra­do y di­cen que tie­ne una gran ha­bi­li­dad pa­ra de­tec­tar a los pel­ma­zos. Aun­que sus me­jo­res ha­bi­li­da­des son sa­ber so­bre­lle­var el ca­rác­ter de su je­fe, en­con­trar el me­jor mo­men­to pa­ra ha­cer­le las pro­pues­tas y ejer­cer de ‘apa­ga­fue­gos’ en sus sa­li­das de tono. Si has­ta aho­ra ca­da ma­ña­na se la po­día ver en­trar im­pe­ca­ble en la To­rre Trump des­de ya ha­rá lo pro­pio en el ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca.

Aba­jo, Ho­pe po­san­do jun­to a sus pa­dres, Paul y Ca­ye Hicks, y su her­ma­na Mary Gra­ce. Sus com­pro­mi­sos la­bo­res es­tán pa­san­do fac­tu­ra a su vi­da per­so­nal.

Su buen tra­ba­jo den­tro de la Trump Or­ga­ni­za­tion hi­cie­ron que Ho­pe se ga­na­ra la con­fian­za de Do­nald. Arri­ba, di­ri­gien­do unas pa­la­bras a los pre­sen­tes du­ran­te la gi­ra de agra­de­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.