PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR ANNE IGARTIBURU

LLa en­tre­ga de los úl­ti­mos Glo­bos de Oro, an­te­sa­la de los premios Os­car de ci­ne, ya ha ele­gi­do a su fa­vo­ri­ta y no so­lo a me­jor cin­ta, sino que ha pre­mia­do el re­par­to del úl­ti­mo tra­ba­jo de Da­mien Cha­ze­lle jun­to a Em­ma Sto­ne y Ryan Gos­ling.

Pre­cio­so des­cu­bri­mien­to el de que­dar­te pren­da­da de una de­li­cio­sa pe­lí­cu­la. Es po­co ha­bi­tual, pe­ro que un musical en­tre­ten­ga y ha­ga so­ñar en el ci­ne no siem­pre su­ce­de. La ha­bi­li­dad de crear una ima­gen cui­da­da es­té­ti­ca­men­te y sor­pren­den­te a ni­vel téc­ni­co ha­cen que La La Land sea la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra de­jar­se atra­par por lo gran­dio­so de lo co­ti­diano y la ex­cep­cio­na­li­dad de lo nor­mal. Ade­más de una oda a los va­lien­tes que per­si­guen sus sue­ños, la cin­ta tie­ne men­sa­jes que tie­nen que ver con esa re­fle­xión que nos po­de­mos ha­ber he­cho al­gu­na vez: «¿Qué hu­bie­ra si­do de no­so­tros si...?» Hu­bié­ra­mos to­ma­do un ca­mino u otro, hu­bié­ra­mos apos­ta­do por una re­la­ción u otra. Y lo hace sin dra­ma­ti­zar por­que, una vez más, lo que su­ce­de, con­vie­ne.

Ho­me­na­je al jazz en una pro­duc­ción musical al más pu­ro es­ti­lo holly­woo­den­se que nos re­cuer­da la ca­pa­ci­dad de aque­llos actores, co­mo Fred As­tai­re, de can­tar, bai­lar, in­ter­pre­tar o to­car un ins­tru­men­to. Eso se lla­ma te­ner es­cue­la in­ter­pre­ta­ti­va, al­go que los ame­ri­ca­nos sa­ben y do­mi­nan. Pe­ro ade­más, aguan­tan pla­nos cor­tos y se lu­cen en los abun­dan­te pla­nos se­cuen­cia. La es­té­ti­ca cui­da­da en co­lo­res y luz hace so­ñar con aque­llos clá­si­cos sin más pre­ten­sión que la de con­tar una his­to­ria que bien pue­de ser la de cual­quier as­pi­ran­te a ar­tis­ta que re­co­rre Ro­deo Dri­ve.

La lec­cio­nes que po­dría­mos sa­car del buen ra­to vien­do es­ta pe­lí­cu­la son tan­tas co­mo es­pec­ta­do­res que se sien­tan iden­ti­fi­ca­dos con al­gu­na par­te de la his­to­ria. Yo me que­do con la idea del de­jar­nos se­du­cir por lo des­co­no­ci­do, en es­te ca­so musical. La se­cuen­cia en la que el jo­ven pia­nis­ta aman­te del jazz ex­pli­ca, con una pa­sión inusi­ta­da a su ama­da, la im­por­tan­cia de abrir la men­te, ade­más de los oí­dos, pa­ra de­jar que lo in­quie­tan­te nos re­mue­va has­ta las en­tra­ñas. Al­go que apren­dí en una en­tre­vis­ta al gran Pie­rre Bou­lez, en su úl­ti­ma vi­si­ta a Es­pa­ña pa­ra re­co­ger un pre­mio y que re­cor­da­ré siem­pre co­mo lec­ción de vi­da: «No te aco­mo­des en lo que mu­si­cal­men­te co­no­ces –in­sis­tía el com­po­si­tor y di­rec­tor fran­cés–, por­que en­ton­ces na­da nue­vo su­ce­de­rá en tu for­ma de dis­fru­tar no so­lo la mú­si­ca, sino cual­quier co­sa en la vi­da y te per­de­rás la opor­tu­ni­dad más her­mo­sa que te brin­da de des­cu­brir cuan­to hay por cre­cer en ti».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.