“No me gus­ta mi­rar al pasado”.

UNA FUER­TE PER­SO­NA­LI­DAD Y UN AN­SIA DE LI­BER­TAD SE ES­CON­DEN TRAS LA ELE­GAN­CIA DE UNA MU­JER CON­SI­DE­RA­DA “LA AR­TIS­TA MÁS COM­PLE­TA DE LA HIS­TO­RIA DE ES­PA­ÑA”. GA­NA­DO­RA DEL GOYA HO­NO­RÍ­FI­CO, CUL­MI­NA EN PLE­NA FOR­MA SUS 50 AÑOS EN EL CI­NE ES­PA­ÑOL.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR ANTONIO AL­BERT

Sus ner­vios el 4 de fe­bre­ro no se­rán por sa­ber si ga­na o pier­de, sino por la ale­gría y or­gu­llo de sa­ber que sus com­pa­ñe­ros es­tán con ella: «Es­te pre­mio es la ma­ne­ra de de­cir­me que me quie­ren, y eso es lo que más me emo­cio­na: sen­tir­me par­te de la fa­mi­lia de ci­ne, sa­ber que pien­san en mí», re­co­no­ció an­te Yvon­ne Bla­ke, pre­si­den­ta de la Aca­de­mia del Ci­ne Es­pa­ñol. La Jun­ta di­rec­ti­va ha des­ta­ca­do que el pre­mio – con­ce­di­do por una­ni­mi­dad– re­co­no­ce a «una in­tér­pre­te que es re­fe­ren­te de mu­chas ge­ne­ra­cio­nes y si­gue sien­do ros­tro y voz im­pres­cin­di­ble de nues­tra ci­ne­ma­to­gra­fía». Ana Be­lén es, ade­más, Ca­ba­lle­ro de la Or­den de las Ar­tes y Le­tras fran­ce­sas , y tie­ne la Medalla de oro de la Aca­de­mia (1995) y la Medalla de oro al Mé­ri­to en las Be­llas Ar­tes (2007). Emo­cio­na­da por el re­co­no­ci­mien­to, ha da­do pis­tas de por dón­de irá su dis­cur­so, más cer­ca «de to­da la gen­te que me ha ayu­da­do a lo lar­go de mi vi­da» que de un gui­ño político a lo Meryl Streep. «No es­toy en la mis­ma si­tua­ción que ella, ha­blan­do de la li­ber­tad de pren­sa, tan de­nos­ta­da por Trump. Ade­más, has­ta aho­ra los ac­to­res allí se habían mos­tra­do ti­bios y su dis­cur­so me ha pa­re­ci­do va­lien­te, ele­gan­te y ro­tun­do». A pe­sar de te­ner tres no­mi­na­cio­nes como ac­triz y otra como di­rec­to­ra no­vel, ha re­co­no­ci­do que su en­tre­ga al ci­ne es una la­bor que ha­ce por amor. Aho­ra, en ple­nos en­sa­yos pa­ra una nue­va gi­ra por La­ti­noa­mé­ri­ca, ha­ce un al­to pa­ra con­fe­sar­nos su emo­ción. No fal­ta na­da pa­ra la en­tre­ga. ¿Más ner­vio­sa o se­re­na que an­tes? Ana Be­lén Mu­cho más ner­vio­sa. Ya lle­vo unos días así. Me sien­to abru­ma­da por­que re­ci­bir es­te pre­mio tam­bién con­lle­va una res­pon­sa­bi­li­dad: es­tar a la al­tu­ra del ca­ri­ño que te han mos­tra­do tus com­pa­ñe­ros, ha­cer un dis­cur­so... Y quie­ro dis­fru­tar del mo­men­to, no quie­ro que los ner­vios me ate­na­cen. Quie­ro reír, llo­rar… Soy de vi­vir in­ten­sa­men­te ca­da ins­tan­te, y es­te quie­ro dis­fru­tar­lo a gus­to. Un pre­mio a to­da una ca­rre­ra se agra­de­ce de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Los re­cuer­dos pe­san más, ¿no? In­du­da­ble­men­te. Aho­ra pe­san más las au­sen­cias que las pre­sen­cias. Por­que echas la vis­ta atrás y te das cuen­ta de cuán­to, y a cuán­tos, has per­di­do. Es un pre­mio que da ale­gría pe­ro tam­bién des­pier­ta la nos­tal­gia: que­rría com­par­tir­lo con to­dos aque­llos que han per­mi­ti­do que es­té

aquí… Fa­mi­lia, ami­gos, maes­tros. Y ya no es­tán. Son au­sen­cias im­por­tan­tes pa­ra mí. A ellos van a ir mis pen­sa­mien­tos y mis pa­la­bras es­ta no­che. Tam­bién es mo­men­to de ha­cer ba­lan­ce. ¿Pien­sa más en lo que ha he­cho o en lo que le que­da por ha­cer? Soy muy po­co da­da a mi­rar ha­cia el pasado. Como sue­le de­cir­se: ‘Pa­ra atrás, ni pa­ra co­ger im­pul­so’. Tam­po­co soy muy cons­cien­te de lo que he he­cho: es­tá he­cho y pun­to. Otra co­sa es man­te­ner una re­fe­ren­cia, se­guir con el apren­di­za­je vi­tal, usar esa ex­pe­rien­cia pa­ra ser la me­jor ver­sión de una mis­ma. Soy más de vi­vir el pre­sen­te y, sobre to­do, de ser cons­cien­te de ese pre­sen­te: me en­can­ta des­per­tar ca­da ma­ña­na, sen­tir­me vi­va, con ener­gía y sa­lud, y sa­ber que eso es lo real­men­te im­por­tan­te. ¿Re­cuer­da más éxi­tos o fra­ca­sos? A par­tes igua­les. Tam­po­co soy de re­go­dear­me en los éxi­tos. Y el fra­ca­so es esen­cial pa­ra cre­cer. Aun­que tam­bién he apren­di­do que esos con­cep­tos son re­la­ti­vos. A ve­ces me pa­sa cuan­do veo tra­ba­jos de ha­ce años y en los que me re­cor­da­ba fa­tal, y de pron­to me di­go, pues no es­toy tan mal… En otros ca­sos me pa­sa al con­tra­rio. Lo cier­to es que la me­mo­ria nos en­ga­ña, ha­ce esas ju­ga­das y dis­tor­sio­na nues­tra per­cep­ción de la vi­da. Pe­ro no me cues­ta na­da re­co­no­cer mis erro­res, no me em­pe­cino en te­ner ra­zón y creer que to­do es­tá bien. No ten­go con­mi­se­ra­ción con­mi­go. Soy mi peor crí­ti­ca... o la me­jor, se­gún se mi­re. Solo cin­co mu­je­res han ob­te­ni­do es­te Goya Ho­no­rí­fi­co en 31 años. ¿El pa­pel de la mu­jer en nuestro ci­ne si­gue sien­do po­co re­co­no­ci­do? Si­gue sien­do una in­dus­tria mar­ca­da­men­te do­mi­na­da por los hom­bres, como en tan­tas otras fa­ce­tas de nues­tra so­cie­dad. Y eso que las co­sas han cam­bia­do mu­cho des­de que co­men­cé. En aque­llos años, solo ha­bía mu­je­res en de­par­ta­men­tos ‘fe­me­ni­nos’, como pe­lu­que­ría y ma­qui­lla­je, en mon­ta­je o como script… Era un erial. To­do cam­bió con la lle­ga­da de las mu­je­res al guión o la di­rec­ción, como Ana Ma­ris­cal, Jo­se­fi­na Mo­li­na o Pi­lar Mi­ró. ¿Y se no­ta la mano de una mu­jer? Des­de lue­go. Tu­ve la suer­te de tra­ba­jar con Pi­lar Mi­ró en su pri­me­ra pe­lí­cu­la (La pe­ti­ción, 1976). Me sor­pren­dió su ma­ne­ra de tra­ba­jar, con otra sen­si­bi­li­dad, otra mi­ra­da… Las mu­je­res te­ne­mos mu­cho que apor­tar. Cuén­te­nos un re­cuer­do que le ha­ya mar­ca­do pro­fun­da­men­te… Nun­ca ol­vi­da­ré cuan­do lle­gué a París des­pués de ma­yo del 68. Yo iba a ro­dar con Ro­ber­to Bo­de­gas Es­pa­ño­las en París, y de pron­to me en­con­tré en una ma­ni­fes­ta­ción. No re­cuer­do de qué era, pe­ro sí re­cuer­do ví­vi­da­men­te mi co­ra­zón bom­bean­do, las ca­rre­ras… Por una par­te, el mie­do pe­ro por otra, la emo­ción de des­cu­brir la li­ber­tad. En ese ins­tan­te fui real­men­te cons­cien­te de la di­fe­ren­cia de vi­vir en una de­mo­cra­cia. ¿Qué pa­pel ha te­ni­do la fa­mi­lia en su vi­da? Ha si­do esen­cial, cla­ve. Ten­go es­ta fa­mi­lia por­que la he bus­ca­do. Ten­go el hom­bre que quie­ro y dos hi­jos ma­ra­vi­llo­sos que he­mos edu­ca­do pa­ra que fue­ran me­jo­res que no­so­tros. Ha­bla­mos el mis­mo len­gua­je, com­par­ti­mos pa­sio­nes, nos en­ten­de­mos y nos ama­mos. He tra­ba­ja­do mu­cho pa­ra con­se­guir­la pe­ro he te­ni­do mu­cha suer­te tam­bién. Con ellos y con la fa­mi­lia que me to­có. El mo­de­lo que fue­ron mis pa­dres, la com­pli­ci­dad con mis her­ma­nos… ¿Le cues­ta asu­mir que es abue­la? Pa­ra na­da. Es­toy en­can­ta­da. Y son mo­ní­si­mos. Pue­do ha­cer lo que ha­cen to­das las abue­las, mal­criar­los, por­que a mis hi­jos los edu­qué con sus nor­mas, pe­ro con mis nie­tos ya pue­do per­mi­tir­me cier­tas li­cen­cias.

“No ten­go con­mi­se­ra­ción con­mi­go. Soy mi peor crí­ti­ca... o la me­jor”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.