“VOY A LU­CHAR POR VER A MI HI­JO”

EL ‘DJ’ Y CAN­TAN­TE PRE­FIE­RE ES­QUI­VAR LA PO­LÉ­MI­CA Y CEN­TRAR­SE EN HA­CER LAS AMÉ­RI­CAS CON ‘SANO JUI­CIO’, SU ÚL­TI­MO ‘SIN­GLE’, QUE YA ES DO­BLE DIS­CO DE ORO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - EN PRIVADO CON... - FOTOS: AL­BER­TO BERNÁRDEZ

Ce­le­bran­do el do­ble dis­co de oro que le en­tre­ga­ron por sus éxi­tos Da­le y Así soy yo, Ki­ko Ri­ve­ra pro­mo­cio­na su ul­ti­mo te­ma, Sano jui­cio. Un tí­tu­lo que le vie­ne al pe­lo, ya que re­co­no­ce en­con­trar­se más es­ta­ble que nun­ca. Lu­chan­do en los juz­ga­dos por la cus­to­dia de su hi­jo, Francisco, y con el sue­ño de triun­far al otro la­do del Atlán­ti­co, Ki­ko pue­de ser la sor­pre­sa del con­cier­to de su ma­dre el día 11 de fe­bre­ro en Ma­drid. Re­to­ma su fa­ce­ta como can­tan­te con Sano jui­cio. El tí­tu­lo ya di­ce mu­cho. Ki­ko Ri­ve­ra Es un sin­gle de re­gaet­ton co­lom­biano con rit­mos muy ac­tua­les. Es­toy fe­liz y desean­do que lle­gue el ve­rano pa­ra que la gen­te lo pue­da dis­fru­tar y bai­lar. Me lo ha pues­to fá­cil con ese te­ma. ¿Es­tá Ki­ko Ri­ve­ra en su sano jui­cio? Cla­ro que sí, tan­to en lo pro­fe­sio­nal como en lo per­so­nal. En mi ca­rre­ra com­pa­gino mi la­bor de Dj con la de can­tan­te, ade­más aun no ten­go te­mas su­fi­cien­tes pa­ra po­der ofre­cer un con­cier­to. He de­ci­di­do sa­car sin­gle a sin­gle, ya van seis. Me pa­re­ce una com­bi­na­ción per­fec­ta en es­te mo­men­to, aun­que mi ob­je­ti­vo es­tá más en­ca­mi­na­do a mi fa­ce­ta de can­tan­te, pe­ro re­co­noz­co que con to­do dis­fru­to y, al fi­nal, es mú­si­ca. Se su­po­ne que la vi­da de un Dj es más mo­vi­da que la de un can­tan­te y eso pa­ra un pa­dre de fa­mi­lia tam­bién pue­de in­fluir. Amo de­ma­sia­do la vi­da de Dj pa­ra de­jar­lo. Pien­sa que al fi­nal to­do tie­ne que ver con la mú­si­ca y por eso mu­chas ve­ces lo echo en fal­ta. Si­go con mi ra­dio on­li­ne y hoy me sien­to fe­liz con los dos dis­cos de oro que, aun­que tar­de, ya han lle­ga­do y solo es­pe­ro que sean los pri­me­ros de una lar­ga lis­ta, ya que es el re­sul­ta­do de un tra­ba­jo bien he­cho. Los voy a po­ner en el sa­lón de mi ca­sa pa­ra ver­los, acor­dar­me de que es­tán ahí y se­guir am­bi­cio­nan­do más. Hay que mar­car­se ob­je­ti­vos y ver que se lle­ga. Ten­go en­ten­di­do que aho­ra quie­re pro­bar for­tu­na en Amé­ri­ca em­pe­zan­do por Mia­mi. Va­mos de pro­mo­ción a Mia­mi y Mé­xi­co, y es que es muy im­por­tan­te abrir mer­ca­do fue­ra de Es­pa­ña, otro de los sue­ños que se van a ha­cer reali­dad. Quie­ro lle­var mi mú­si­ca por esas tie­rras, pe­ro an­tes de ac­tuar hay que pro­mo­cio­nar­se y dar­se a co­no­cer y a eso voy. ¿Có­mo le gus­ta­ría que le co­no­cie­ran en Es­ta­dos Uni­dos? Lo que más me atrae es que allí voy a em­pe­zar de ce­ro, no hay pre­jui­cios. Evi­den­te­men­te soy el hi­jo de Isa­bel Pan­to­ja y sé que eso abre puer­tas, pe­ro con­se­guir que te co­noz­can por tu mú­si­ca y no por tu vi­da per­so­nal es muy im­por­tan­te. En Es­pa­ña hay mu­cho de­trac­tor que nun­ca va a re­co­no­cer el tra­ba­jo bien he­cho, pe­ro en eso no es­toy solo ya que les pa­sa a otras per­so­nas. Por eso op­té por se­guir mi ca­mino, co­noz­co mis li­mi­ta­cio­nes y lo que val­go, y mi in­te­rés es que la gen­te dis­fru­te. Soy un ar­tis­ta ro­mán­ti­co, pe­ro a la vez me en­can­ta po­ner a bai­lar al per­so­nal. ¿Cuál es la ban­da so­no­ra de su vi­da? Cuan­do es­toy en ca­sa me pon­go ro­mán­ti­co y pue­do pa­sar de Ale­jan­dro Sanz a los can­tan­tes ac­tua­les, un ro­llo tran­qui­lo, pe­ro como me pa­so la vi­da es­cu­chan­do mú­si­ca, si­go co­nec­ta­do a to­do lo nue­vo y ac­tua­li­zo mis te­mas sin ol­vi­dar­me nun­ca de los clá­si­cos. Días atrás su mu­jer, Ire­ne Ro­sa­les, ha­bló en es­tas mis­mas pá­gi­nas y se no­ta que es una mu­jer sen­sa­ta y muy enamo­ra­da. Ten­go la enor­me suer­te de ha­ber­la en­con­tra­do. Una mu­jer per­fec­ta, una ma­ra­vi­llo­sa ma­dre de mis hi­jos y re­co­noz­co que me ha gus­ta­do ver­la tan suel­ta de­lan­te de los mi­cró­fo­nos. Me con­fe­só que, des­pués de un año de amis­tad, le cos­to dar el pa­so de em­pe­zar la re­la­ción por có­mo afec­ta­ría a su fa­mi­lia que sa­lie­ra con al­guien tan po­pu­lar. Es lo que te ha­bla­ba de los pre­jui­cios. Cuan­do uno de jo­ven ha co­me­ti­do las lo­cu­ras de la edad, con el tiem­po la gen­te se ol­vi­da sal­vo en ca­sos como el mío que se es­tá re­cor­dan­do con­ti­nua­men­te. Es más com­pli­ca­do pa­ra la per­so­na que es­tá al la­do, pe­ro ten­go que de­cir que tan­to Ire­ne como su fa­mi­lia me han acep­ta­do y apo­ya­do, y solo ten­go pa­la­bras bo­ni­tas pa­ra ellos. Los quie­ro mu­chí­si­mo y son par­te de mi fa­mi­lia. ¿Se arre­pien­te de mu­chas co­sas cuan­do mi­ra atrás? Mu­chí­si­mas. Es más, in­ten­ta­ré que mis hi­jos no las ha­gan, aun­que sé que es di­fí­cil. A cier­ta edad te tie­nes que equi­vo­car, pa­sar­lo bien y es con los años cuan­do te pre­gun­tas el por­qué. De lo que no se arre­pien­te es de sus ta­tua­jes que van en au­men­to. Van con mi per­so­na­li­dad y me en­can­tan. A ca­si na­die de mi fa­mi­lia le gus­tan los ta­tua­jes. A mi ma­dre na­da

“AMO DE­MA­SIA­DO LA VI­DA DE ‘DJ’ COMO PA­RA DE­JAR­LO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.