DAMA, DAMA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - SI­GUE A AN­NE EN SU TWIT­TER POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU @an­nei­gar­ti­bu­ru_

CCu­rio­sa me parece la ac­ti­tud que han to­ma­do úl­ti­ma­men­te las pa­re­jas de aque­llos que han com­pa­re­ci­do an­te la jus­ti­cia sin que las acu­sa­cio­nes les cam­bia­ra un ápi­ce el ges­to de la ca­ra y dan­do ex­pli­ca­cio­nes de lo más in­ve­ro­sí­mi­les an­te nues­tras ató­ni­tas reac­cio­nes. Sus es­po­sas tam­bién han de­cla­ra­do co­mo si con ellas no fue­ra lo que en la sa­la se plan­tea­ba. A to­das nos ha ofen­di­do de una u otra for­ma ver­las ha­cién­do­se las des­pis­ta­das.

En un país co­mo el nues­tro, en el que la economía do­més­ti­ca la lle­va ma­yor­men­te la mujer, me sor­pren­de que haya al­gu­na que ig­no­re la pro­ce­den­cia de in­gre­sos mi­llo­na­rios en las cuen­tas de su fa­mi­lia. Cuan­do se les ha pre­gun­ta­do a las es­po­sas de al­gu­nos se­ño­res juz­ga­dos por mal­ver­sa­ción de fon­dos por el ori­gen de gran­des can­ti­da­des de dinero en sus ho­ga­res, ellas han ase­gu­ra­do que “des­co­no­cen” la pro­ce­den­cia del mis­mo y que “siem­pre han con­fia­do” en sus ma­ri­dos. Cla­ro, có­mo no vas a con­fiar en la per­so­na que amas. Siem­pre su­po­nien­do que aman a sus com­pa­ñe­ros de vi­da. Có­mo no vas a fir­mar lo que te pi­da. Al fin y al ca­bo se ha­ce equi­po y hay siem­pre esa trans­pa­ren­cia en los pa­sos que se dan en pa­re­ja. ¡Pero ojo! No nos ha­gan creer, que­ri­das se­ño­ras, que us­te­des son bo­bas y no en­tien­den na­da de la vi­da mo­der­na. Que no sa­ben leer –in­clu­so en­tre­lí­neas a es­tas al­tu­ras– e in­ter­pre­tar el objetivo de un do­cu­men­to.

Ya sa­ben por dónde voy. Us­te­des sa­ben, co­mo to­dos, que las co­sas cues­ta con­se­guir­las y que na­da lle­ga sin es­fuer­zo. A no ser que sean per­so­nas de fa­mi­lias que na­dan en la abun­dan­cia des­de ha­ce ge­ne­ra­cio­nes y no tie­nen ni idea de lo que cues­ta un co­che, un via­je de lu­jo, una ca­sa de ve­rano o cual­quier otro bien que han dis­fru­ta­do en su vi­da con­yu­gal en los úl­ti­mos años.

No ter­mi­na de con­ven­cer­me la idea de que una se­ño­ra que vi­ve jun­to a un hom­bre que ma­ne­ja dinero no se pre­gun­te de dónde lle­gan los in­gre­sos a su fa­mi­lia. Hay al­go que no me en­ca­ja por­que las co­sas no lle­gan por ar­te de ‘bir­li­bir­lo­que’ a los ho­ga­res de la gen­te, di­go yo. Es­tán in­ten­tan­do con­ven­cer­nos de que son mu­je­res en­tre­ga­das que no cues­tio­nan ni se cues­tio­nan a sí mis­mas na­da. Y, sin­ce­ra­men­te, no me lo creo. Ade­mas, se­ño­ras mías, nos es­tán de­jan­do al res­to de las mu­je­res en muy mal lu­gar, ¿no les parece? Nues­tras ma­dres se han pa­sa­do años in­ten­tan­do edu­car­nos pa­ra que fué­ra­mos au­to­su­fi­cien­tes y ca­pa­ces en nues­tra vi­da. Pro­cu­ran­do in­cul­car­nos la idea de ser mu­je­res que vi­ven en igual­dad con sus pa­re­jas y en la sociedad en ge­ne­ral, y ellas vie­nen aho­ra in­ten­tan­do con­ven­cer­nos de que no sa­ben na­da de lo que su­ce­de a su al­re­de­dor. De al­gu­nas co­sas se­gu­ro que no pier­den de­ta­lle, o eso me ima­gino.

Y me gus­ta­ría pen­sar en esas mu­je­res, chi­cas jó­ve­nes o nues­tras ni­ñas, que se de­di­can a es­for­zar­se a su ma­ne­ra, aho­rran con ilu­sión e in­clu­so com­par­ten con sus pa­re­jas, ami­gos y fa­mi­lia lo ate­so­ra­do con su tra­ba­jo, por lo que va­len y por lo que las va­lo­ra­mos. Eso, ¡me con­ven­ce más!

“Se­ño­ras mías, nos es­tán de­jan­do al res­to en el peor lu­gar” “No nos ha­gan creer que us­te­des son bo­bas y no en­tien­den na­da de la vi­da”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.