UN GES­TO DE BUE­NA VO­LUN­TAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - AGENDA DE PALACIO - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FOR­NÉS

LLos Re­yes de España han man­te­ni­do una bue­na re­la­ción con los diez úl­ti­mos pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos, des­de John F. Ken­nedy a Ba­rack Oba­ma, y don Fe­li­pe ha apro­ve­cha­do la pri­me­ra opor­tu­ni­dad pa­ra trans­mi­tir su de­seo de que todo si­ga igual con la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump.

Sin em­bar­go, la hos­ti­li­dad que el nue­vo man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se ha ma­ni­fes­ta­do ha­cia lo his­pano –no se sa­be si tam­bién ha­cia lo es­pa­ñol– se lo es­tá po­nien­do di­fí­cil al Rey y a las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las. Las re­la­cio­nes de los Mo­nar­cas con los man­da­ta­rios ex­tran­je­ros no es­tán de­ter­mi­na­das por las afi­ni­da­des per­so­na­les, aun­que la amis­tad ayu­de, sino por la de­fen­sa de los in­tere­ses de España. Prue­ba de ello es que cuan­do don Juan Carlos di­ri­gió el fa­mo­so «¿por qué no te ca­llas?» al pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, Hu­go Chá­vez, los dos man­da­ta­rios tu­vie­ron que ha­cer después un es­fuer­zo di­plo­má­ti­co pa­ra res­ta­ble­cer la re­la­ción en be­ne­fi­cio de sus paí­ses.

Du­ran­te su rei­na­do, don Juan Carlos y do­ña So­fía co­no­cie­ron a al­gu­nos man­da­ta­rios ad­mi­ra­bles, co­mo el sud­afri­cano Nel­son Man­de­la, sím­bo­lo de la de­fen­sa pa­cí­fi­ca de los de­re­chos hu­ma­nos, o Hel­mut Kolh, ar­tí­fi­ce de la uni­fi­ca­ción de Ale­ma­nia tras la caí­da del mu­ro. Pero tam­bién tu­vie­ron que tra­tar con je­fes de Es­ta­do re­pug­nan­tes, co­mo los dic­ta­do­res Mua­mar Ga­da­fi, de Li­bia, o Ni­co­lae Ceau­ces­cu, de Ru­ma­nía, que ter­mi­na­ron eje­cu­ta­dos por sus pro­pios com­pa­trio­tas. Aun­que la Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce que el Rey «asu­me la más al­ta re­pre­sen­ta­ción del Es­ta­do es­pa­ñol en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les», es el Gobierno el que mar­ca la po­lí­ti­ca ex­te­rior y de­ter­mi­na a quién de­ben vi­si­tar o re­ci­bir don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia. Ob­via­men­te las re­la­cio­nes en­tre España y Es­ta­dos Uni­dos son muy im­por­tan­tes por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas. España quie­re lle­var­se bien con la pri­me­ra po­ten­cia del mun­do, y Es­ta­dos Uni­dos uti­li­za des­de ha­ce 64 años las ba­ses

“La Ca­sa Real ha man­te­ni­do siem­pre una bue­na re­la­ción con los úl­ti­mos diez pre­si­den­tes de EE.UU.”

mi­li­ta­res de Ro­ta y Mo­rón de la Fron­te­ra, esen­cia­les pa­ra la de­fen­sa de sus in­tere­ses. Por ello, se­ría muy ex­cep­cio­nal que Do­nald y Me­la­nia Trump no lle­ga­ran a co­no­cer a los Re­yes. Sin em­bar­go, los des­pre­cios del nue­vo pre­si­den­te lo es­tán po­nien­do muy di­fí­cil. Trump no so­lo ha eli­mi­na­do los con­te­ni­dos en es­pa­ñol de la web ofi­cial y ha anun­cia­do la cons­truc­ción de un mu­ro con Mé­xi­co, sino que, ade­más, ha celebrado que el Reino Uni­do aban­do­ne la Unión Eu­ro­pea. Es­tas tres de­ci­sio­nes son tres torpe­dos a la fi­lo­so­fía que de­fien­de don Fe­li­pe: el idio­ma es­pa­ñol, los in­tere­ses de la co­mu­ni­dad ibe­roa­me­ri­ca­na y el pro­yec­to eu­ro­peo.

Aun así, el Rey ha lan­za­do un ges­to de bue­na vo­lun­tad a Es­ta­dos Uni­dos y ha ex­pre­sa­do su de­seo de «se­guir tra­ba­jan­do con la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción al mis­mo ni­vel de ex­ce­len­cia con que he­mos ve­ni­do ha­cien­do has­ta aho­ra». Y es que las re­la­cio­nes de la Fa­mi­lia Real con los man­da­ta­rios nor­te­ame­ri­ca­nos han si­do cons­tan­tes des­de 1962, cuan­do John F. Ken­nedy re­ci­bió a don Juan Carlos y do­ña So­fía. Los entonces Prín­ci­pes se en­con­tra­ban en Was­hing­ton de via­je de no­vios y los Ken­nedy sim­bo­li­za­ban la lle­ga­da de la ju­ven­tud y el gla­mur al po­der. En 1976, in­vi­ta­do por Ge­rald Ford, don Juan Carlos pro­ta­go­ni­zó el pri­mer via­je de un Rey de España a Es­ta­dos Uni­dos y anun­ció en el Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano su com­pro­mi­so fir­me de que España se­ría una de­mo­cra­cia.

El Rey tam­bién tra­tó a Ro­nald Rea­gan, cu­yo via­je a España pro­vo­có en­cen­di­das protestas a las que su es­po­sa, Nancy, in­ten­tó qui­tar hie­rro arran­cán­do­se a bai­lar fla­men­co en el Tea­tro Real. Geor­ge Bush pa­dre com­par­tió jor­na­das de ca­za con don Juan Carlos, y Bill y Hi­llary Clin­ton vi­si­ta­ron a la Fa­mi­lia Real en Ma­llor­ca y se con­vir­tie­ron en gran­des ami­gos. Bush hi­jo in­vi­tó a los Re­yes a su ran­cho pri­va­do de Craw­ford en Te­xas, y la re­la­ción era de tal con­fian­za que, cuan­do de­vol­vie­ron la vi­si­ta a España, don Juan Carlos sa­lu­dó a su con­se­je­ra de se­gu­ri­dad, Con­do­leez­za Ri­ce, con un «bue­nos días, arroz». Y Oba­ma, el úni­co pre­si­den­te que ha tra­ta­do con los dos Re­yes, es­ta­ble­ció una re­la­ción de amis­tad con don Fe­li­pe mien­tras su es­po­sa, Mi­che­lle, con­ge­nió con do­ña Le­ti­zia. Una es­ce­na que, hoy por hoy, re­sul­ta di­fí­cil de ima­gi­nar en­tre la Reina y Me­la­nia Trump.

Arri­ba, don Juan Carlos y do­ña So­fía jun­to al pre­si­den­te John F. Ken­nedy en la Ca­sa Blan­ca, en 1962. Aba­jo, Ba­rack Oba­ma, en su vi­si­ta a España, en 2016, con el Rey Fe­li­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.