QUÉ HA­CER SI TIE­NE UN DO­LOR DE PE­CHO CO­MO BAN­DE­RAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - CORAZÓN SALUDABLE - POR DA­VID SAL­DA­ÑA GA­RRI­DO

AAn­to­nio Ban­de­ras in­gre­só ha­ce unos días por un do­lor en el pe­cho. Afor­tu­na­da­men­te, después de per­ma­ne­cer unas ho­ras en ob­ser­va­ción, fue da­do de al­ta. No han tras­cen­di­do más da­tos acer­ca de la cau­sa de es­te do­lor, pero en los úl­ti­mos tiem­pos otros mu­chos per­so­na­jes pú­bli­cos han pa­de­ci­do la mis­ma sin­to­ma­to­lo­gía, co­mo por ejem­plo: Ju­lián Mu­ñoz o Ju­lio Igle­sias, con ma­yor o me­nor suer­te.

Un do­lor en la zo­na del pe­cho –tó­rax es la pa­la­bra téc­ni­ca– a todo el mun­do le in­quie­ta, pero ¿cuándo de­be­mos alar­mar­nos real­men­te?, ¿cuá­les son las ca­rac­te­rís­ti­cas de di­cho do­lor? y ¿qué sín­to­mas acom­pa­ñan­tes nos de­ben po­ner so­bre avi­so?

Cuan­do el do­lor es de ca­rac­te­rís­ti­cas opre­si­vas, hay sen­sa­ción de pre­sión o pe­sa­dez en el cen­tro o la­do iz­quier­do del pe­cho y tie­ne una du­ra­ción de más de diez o 15 mi­nu­tos. Ade­más, va acom­pa­ña­do de su­dor, náu­seas, vó­mi­tos o sen­sa­ción de de­bi­li­dad. Si el do­lor se ex­tien­de a otra zo­na del cuer­po, co­mo el bra­zo, el cue­llo, man­dí­bu­la y la es­pal­da, o hay an­te­ce­den­tes de an­gi­na de pe­cho, de­be­mos ac­tuar. Pue­de tra­tar­se de una an­gi­na de pe­cho –dis­mi­nu­ción del rie­go san­guí­neo en al­gu­na zo­na del co­ra­zón– o bien de un in­far­to de mio­car­dio –falta de rie­go de al­gu­na par­te del co­ra­zón–. Am­bas si­tua­cio­nes son gra­ves, co­mo todo el mun­do sa­be.

DESENCADENANTES El se­den­ta­ris­mo, la ma­la ali­men­ta­ción, el ta­ba­co, la obe­si­dad, el es­trés y la hi­per­ten­sión son fac­to­res que pue­den fa­vo­re­cer la apa­ri­ción de una en­fer­me­dad del co­ra­zón y de­ben po­ner­nos so­bre avi­so en ca­so de te­ner un do­lor en el pe­cho. Si te­ne­mos es­tos fac­to­res de ries­go, de­be­mos es­tar más aler­ta. En los úl­ti­mos años se han aso­cia­do ca­sos de in­far­to de mio­car­dio y muer­te sú­bi­ta al con­su­mo de me­di­ca­men­tos pa­ra el tra­ta­mien­to de la dis­fun­ción eréc­til, co­mo la ar­chi­co­no­ci­da Via­gra y otros. Es­tos fár­ma­cos de­ben to­mar­se siem­pre ba­jo pres­crip­ción mé­di­ca y es­tán con­tra­in­di­ca­dos en pa­cien­tes con an­te­ce­den­tes con pa­to­lo­gía car­dia­ca.

¿CÓ­MO AC­TUAR? ¿Qué es lo que te­ne­mos que ha­cer en ca­so de te­ner un do­lor co­mo el an­te­rior­men­te des­cri­to? Lla­mar al te­lé­fono de emer­gen­cias 112 y tomar AAS (as­pi­ri­na) de más de 100 mi­li­gra­mos o una ni­tro­gli­ce­ri­na su­blin­gual, en ca­so de an­te­ce­den­tes de an­gi­na. Tam­bién se pue­de uno des­pla­zar a un ser­vi­cio de ur­gen­cias, si es­tá muy pró­xi­mo. Es­tas me­di­das pue­den con­tri­buir a dis­mi­nuir con­si­de­ra­ble­men­te las po­si­bi­li­da­des de un desen­la­ce fa­tal, mien­tras se es­pe­ra ayu­da.

OTROS SÍN­TO­MAS No siem­pre el do­lor to­rá­ci­co se de­be a en­fer­me­da­des del co­ra­zón. Cuan­do el do­lor au­men­ta al as­pi­rar o ex­pul­sar ai­re, se aso­cia a tos, fie­bre o sen­sa­ción de falta de ai­re, pue­de de­ber­se a en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias co­mo una neu­mo­nía, bron­qui­tis, em­bo­lia pul­mo­nar, etc. En es­tos ca­sos, es re­co­men­da­ble po­ner­se en

con­tac­to con un mé­di­co. Si la sen­sa­ción de falta de ai­re es in­ten­sa, pue­de ser ne­ce­sa­rio re­que­rir aten­ción ur­gen­te.

El do­lor en el pe­cho de ti­po pun­zan­te sue­le aso­ciar­se a al­gu­na al­te­ra­ción ósea o mus­cu­lar. Sue­le au­men­tar con los mo­vi­mien­tos y au­men­tar cuan­do se pal­pa o pre­sio­na so­bre la zo­na en la que se lo­ca­li­za. Se sue­le tra­tar con re­la­jan­tes mus­cu­la­res y an­ti­in­fla­ma­to­rios. En ca­so de per­sis­tir, es re­co­men­da­ble acu­dir al mé­di­co. A veces después de pe­que­ños gol­pes o al­gún tiem­po después de ac­ci­den­tes pue­den pre­sen­tar­se do­lo­res de­bi­dos a frac­tu­ras de cos­ti­lla que han pa­sa­do inad­ver­ti­das. En oca­sio­nes, pue­de pre­sen­tar­se un do­lor si­mi­lar a una sen­sa­ción de ar­dor que se in­ten­si­fi­ca con co­mi­das co­pio­sas. En es­tos ca­sos, la cau­sa del do­lor pue­de ser de ori­gen gas­tro­in­tes­ti­nal. Con­sul­te con su mé­di­co ya que pue­de tra­tar­se de un ca­so de re­flu­jo, aci­dez, gas­tri­tis, en­fer­me­da­des de la ve­sí­cu­la o úl­ce­ra. Hay que te­ner muy en cuen­ta que en me­di­ci­na na­da es per­fec­to ni se­gu­ro. Lo an­te­rior­men­te des­cri­to es una guía bá­si­ca pa­ra tra­tar de ayu­dar a ca­rac­te­ri­zar el do­lor en el pe­cho que cuan­do apa­re­ce nos sue­le preo­cu­par mu­cho. Es re­co­men­da­ble an­te cual­quier duda acu­dir y po­ner­se en ma­nos de pro­fe­sio­na­les.

Dr. Da­vid Sal­da­ña Ga­rri­do. Ci­ru­gía To­rá­ci­ca. Hos­pi­tal Ni­sa Pardo Ara­va­ca. Vi­ce­pre­si­den­te de NEUMOMADRID. Jun­to a es­tas lí­neas, Ju­lián Mu­ñoz, que pa­de­ce pro­ble­mas co­ro­na­rios des­de ha­ce una dé­ca­da. Al la­do, Ju­lio Igle­sias, que in­gre­só en ve­rano de 2015, en Nue­va York, por un pro­ble­ma car­dia­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.