VI­CEN­TE DAL­MAU CE­BRIÁN-SA­GA­RRI­GA Y MAR­TA OR­TIZ

SE LLA­MA MAR­TA OR­TIZ, ES UNA DE LAS GRAN­DES PRO­ME­SAS DE LA PA­SA­RE­LA ES­PA­ÑO­LA Y HA CON­QUIS­TA­DO EL CO­RA­ZÓN DE UNO DE LOS BO­DE­GUE­ROS DE MA­YOR ÉXI­TO DE NUES­TRO PAÍS. EL CÍRCU­LO ÍN­TI­MO DE ÉL YA LA VE COMO LA FU­TU­RA CON­DE­SA DE CREIXELL. TIEM­PO AL TIEM­PO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR BEA­TRIZ CORTÁZAR

El con­de y la mo­de­lo.

Es muy jo­ven (20), pe­ro ya lle­va seis años so­bre las pa­sa­re­las y esa es, sin du­da, una bue­na es­cue­la de la vi­da pa­ra sa­ber

lo que real­men­te quie­re. «Mi no­vio tie­ne bo­de­gas y me lle­na la ne­ve­ra

de vino», con­fe­sa­ba abier­ta­men­te la mo­de­lo va­len­cia­na en una en­tre­vis­ta tras ser ‘co­ro­na­da’ con un pre­mio en la Mer­ce­des Benz Fas­hion Week Ma­drid –la pa­sa­re­la de la mo­da de Ma­drid–. Y así, de la for­ma más na­tu­ral po­si­ble, Mar­ta Or­tiz con­fir­ma­ba su re­la­ción sen­ti­men­tal con el con­de de Creixell, Vi­cen­te Dal­mau Ce­brián-Sa­ga­rri­ga, con quien sa­le des­de ha­ce más de un año en un no­viaz­go que tie­ne to­da la pin­ta de ir ga­nan­do con el pa­so del tiem­po. Va­mos, lo mis­mo que ocu­rre con los vi­nos del con­de, bo­de­gas Mu­rrie­ta, que es­te año ce­le­bran el 160 aniver­sa­rio. Des­de que en 1996 se pu­so al fren­te de Mu­rrie­ta, tras la muer­te de su pa­dre, ha lo­gra­do con­ver­tir es­ta bo­de­ga en una de las más im­por­tan­tes del mun­do. Lo hi­zo me­dian­te una re­vo­lu­ción vi­ní­co­la que ca­pi­ta­neó y que, a día de hoy, es me­re­ce­do­ra de to­do ti­po de re­co­no­ci­mien­tos. Sin ir mas le­jos, el Rey don Juan Car­los ha vi­si­ta­do en diferentes oca­sio­nes las ins­ta­la­cio­nes de es­tas bo­de­gas y el castillo

“Mi pa­re­ja tie­ne que ser to­do un ca­ba­lle­ro”, ha de­cla­ra­do ella

de Ygay, ya que fue el Mo­nar­ca Emérito quien inau­gu­ró la re­for­ma que se reali­zó. Fue pre­ci­sa­men­te en sep­tiem­bre de 2015 cuan­do Creixell co­no­ció en Nue­va York a Mar­ta, que por en­ton­ces re­si­día en Man­hat­tan. Se vie­ron en la inau­gu­ra­ción de la nue­va se­de de Por­ce­la­no­sa y los que re­cuer­dan aque­llos días sa­ben que fue amor a pri­me­ra vis­ta.

UNA RE­LA­CIÓN SE­RIA

Des­de en­ton­ces, la pa­re­ja ha in­ten­ta­do com­pa­gi­nar sus agen­das de tra­ba­jo pa­ra in­ten­tar pa­sar la ma­yor par­te del tiem­po li­bre jun­tos, al­go que no siem­pre pue­den con­se­guir. El aris­tó­cra­ta vi­ve pen­dien­te del desa­rro­llo y la ex­pan­sión de sus bo­de­gas mien­tras que ella via­ja por to­do el mun­do des­fi­lan­do por las pa­sa­re­las más co­ti­za­das –ha participado en los des­fi­les de Cha­nel y ca­si to­dos los gran­des de la cos­tu­ra–, aun­que ca­da vez in­ten­ta pa­sar mas tiem­po en Ma­drid, don­de ya tie­ne ca­sa, pues­to que la pa­re­ja aun no se ha de­ci­di­do a com­par­tir vi­vien­da.

Lo que sí ha que­ri­do ha­cer el con­de es pre­sen­tar a Mar­ta a su círcu­lo mas in­ti­mo, de­mos­tran­do que es una re­la­ción se­ria y con to­das las de la ley. De ahí que la mo­de­lo le ha­ya acom­pa­ña­do a mu­chas ca­ce­rías en fin­cas pri­va­das, una de las pa­sio­nes de su no­vio, y a fies­tas so­cia­les, como la gala be­né­fi­ca que or­ga­ni­zó me­ses atrás Ra­fa Na­dal en su res­tau­ran­te, Ta­tel. Tam­bién sin ocul­tar su no­viaz­go, el con­de acu­dió a los des­fi­les de Ma­drid pa­ra ver en ac­ción a su chi­ca, una de nues­tras mo­de­los in­ter­na­cio­na­les de la ac­tua­li­dad a la al­tu­ra de Blan­ca Pa­di­lla, que sue­ña con aca­bar sus es­tu­dios de Pro­to­co­lo y Or­ga­ni­za­ción de Even­tos. Aque­llos que co­men­zó en la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea de Ma­drid, cuan­do no ima­gi­na­ba que el he­cho de ga­nar un pre­mio de mo­da or­ga­ni­za­do en El Cor­te In­gles du­ran­te la Va­len­cia Fas­hion Week, iba a cam­biar to­tal­men­te el des­tino de su vi­da.

De fi­gu­ra muy es­ti­li­za­da y un ros­tro muy na­tu­ral que en­lo­que­ce a los fo­tó­gra­fos, ha ido acor­tan­do ki­lo­me­tros de dis­tan­cia con Mu­rrie­ta pa­ra poder con­ci­liar su vi­da pri­va­da con la pro­fe­sio­nal. Y eso que, a los 20 años, sa­be que aun tie­ne un fu­tu­ro por de­lan­te. Con­si­de­ra­do uno de los sol­te­ros de oro del pa­no­ra­ma na­cio­nal, el con­de de Creixell es uno de los bo­de­gue­ros más co­ti­za­dos en su gre­mio y tam­bién to­do un se­duc­tor. An­tes de es­ta re­la­ción sa­lió unos me­ses con Ma­ría León y, aun­que mu­chas ve­ces le han re­la­cio­na­do con Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo, siem­pre ha acla­ra­do que son ami­gos des­de la in­fan­cia, cuan­do es­tu­dia­ron en el Co­le­gio Bri­tá­ni­co de Ma­drid. «Mi pa­re­ja tie­ne que ser to­do un ca­ba­lle­ro», ha co­men­ta­do ella. Des­de lue­go, Vi­cen­te lo es, ade­más de in­te­li­gen­te y di­ver­ti­do. Aun­que no tie­ne nin­gu­na in­ten­ción de ca­sar­se, no son po­cos en su círcu­lo cer­cano los que ven a Mar­ta como la fu­tu­ra con­de­sa de Creixell. ♥

Él es­tu­vo a su la­do en los des­fi­les de Ma­drid y ella re­ve­ló de ma­ne­ra na­tu­ral: “Mi no­vio tie­ne bo­de­gas y me lle­na la ne­ve­ra de vino”.

Han acu­di­do a va­rios ac­tos jun­tos. Por ejem­plo, la gala be­né­fi­ca que or­ga­ni­zó Na­dal en su res­tau­ran­te, Ta­tel, ha­ce unos me­ses. re­la­ción pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.