LOS BO­SÉ

PA­SIO­NES, TRAGEDIAS, CON­FLIC­TOS... PO­CAS HIS­TO­RIAS TAN IN­TEN­SAS COMO LA DE ES­TA SA­GA. LA MUER­TE DE BIM­BA LES VUEL­VE A SI­TUAR EN PRIMER PLANO Y LES DA LA PO­SI­BI­LI­DAD DE RECONCILIARSE.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR NOE­LIA CAM­POS

Una di­nas­tía ar­tís­ti­ca.

Siem­pre han si­do una fa­mi­lia atí­pi­ca, pe­ro le­jos de aver­gon­zar­se, han pre­su­mi­do de ello. La sa­ga Bo­sé-Do­min­guín na­ce en el si­glo XX, ro­dea­da de gla­mour y be­lle­za, pe­ro se aden­tra en el XXI mos­trán­do­nos sus ins­tin­tos más bajos. Lo que ha­ga la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción es­tá por ver, pe­ro to­do pa­re­ce in­di­car que po­co que­da de ese pol­vo de es­tre­llas que des­pren­dían a su pa­so el gran to­re­ro y la di­va ita­lia­na. Luis Mi­guel Do­min­guín y Lu­cía Bo­sé te­nían to­do pa­ra con­ver­tir­se en la pa­re­ja más fas­ci­nan­te de los años 50. Él, to­re­ro per­te­ne­cien­te a una de las sa­gas más im­por­tan­tes y un gran mu­je­rie­go, en­tre cu­yas con­quis­tas se cuen­tan Ava Gad­ner o Lau­ren Ba­call. Ella, mu­sa de los me­jo­res di­rec­to­res ita­lia­nos, ha­bía ga­na­do a Gi­na Lo­llo­bri­gi­da en el con­cur­so de Miss Ita­lia 1947, don­de fue co­ro­na­da como la más be­lla. Se ca­sa­ron en Las Ve­gas, al­go que no gus­tó y se vie­ron obli­ga­dos a ca­sar­se por la igle­sia. Luis Mi­guel que­ría se­guir sien­do in­vi­ta­do a las ca­ce­rías de Fran­co, de las que era un ha­bi­tual.

Du­ran­te los pri­me­ros años del ma­tri­mo­nio ni si­quie­ra po­dían co­mu­ni­car­se, ya que él no ha­bla­ba ita­liano y ella aun no ha­bía apren­di­do es­pa­ñol. Se­gún Lu­cía, esa fal­ta de en­ten­di­mien­to fue el ori­gen de su pa­sión: «No nos en­ten­día­mos y cuan­do em­pe­za­mos a com­pren­der quién era él y quién era yo, em­pe­zó la cri­sis». La ita­lia­na no era mu­jer que su­pie­ra ni qui­sie­ra mi­rar ha­cia otro la­do mien­tras su ma­ri­do se iba de co­rre­rías, así que har­ta de las in­fi­de­li­da­des del to­re­ro –«un ma­chis­ta fran­quis­ta y cruel» como lle­gó a ca­li­fi­car­le–, le de­jó plan­ta­do al en­te­rar­se de que man­te­nía una re­la­ción con su pri­ma Ma­ri­ví Do­min­guín.

Así es como Lu­cía Bo­sé se que­dó so­la con sus tres hi­jos, Mi­guel, que por

en­ton­ces te­nía 12 años, Lu­cía, 11 y Pao­la, de so­lo 7, y con los que la re­la­ción no ha tran­si­ta­do por los cá­no­nes ha­bi­tua­les. De he­cho la ac­triz ha lle­ga­do a de­cir que «la fa­mi­lia es un co­ña­zo».

MI­GUEL, EL NUE­VO PATRIARCA

Tras la muer­te de Luis Mi­guel Do­min­guín, su hi­jo Mi­guel se con­vir­tió en el patriarca, la per­so­na que to­ma las de­ci­sio­nes y el ne­xo co­mún en lo que res­pec­ta a las tri­ful­cas. Ca­si to­das le tie­nen a él como epi­cen­tro y qui­zá ven­ga de ahí su fa­ma de man­dón, so­ber­bio, en­greí­do y an­ti­pá­ti­co, y no es que lo di­ga­mos no­so­tros, sino que son ad­je­ti­vos que han sa­li­do de la bo­ca de su pro­pia fa­mi­lia, una clan que ha pa­sa­do de co­dear­se con Da­lí, He­ming­way, Or­son We­lles y Pi­cas­so a su­frir desahu­cios y rui­nas eco­nó­mi­ca.

La re­la­ción de Luis Mi­guel Do­min­guín con Mi­guel tu­vo al­ti­ba­jos. El con­flic­to du­ró años pe­ro se arre­gló an­tes de la muer­te del to­re­ro en 1996. Él in­clu­so lle­gó a sen­tir­se or­gu­llo­so del hi­jo al que no re­co­no­cía como pro­pio de su es­tir­pe: el to­re­ro más ‘ma­cho’ de la épo­ca te­nía que aguan­tar que su hi­jo ju­ga­ra con la am­bi­güe­dad en los es­ce­na­rios. A pe­sar de los mil cho­ques, Mi­guel Bo­sé siem­pre sin­tió una gran ad­mi­ra­ción por su pa­dre. Tam­po­co la re­la­ción del can­tan­te con su ma­dre ha si­do idí­li­ca y han es­ta­do diez años sin ha­blar­se, aun­que la pa­ter­ni­dad de Mi­guel –tie­ne cua­tro hi­jos: Die­go, Ta­deo, Tel­mo e Ivo, to­dos

de 5 años– li­mó as­pe­re­zas y aho­ra Lu­cía es una abue­la en­tre­ga­da, aun­que no al uso, como tam­po­co fue una ma­dre al uso. Un ejem­plo de ello es lo que di­jo du­ran­te una en­tre­vis­ta, com­pa­ran­do a Mi­guel con su ex: «Mi hi­jo ha he­re­da­do la cruel­dad del to­re­ro, pe­ro más re­fi­na­da. Es ma­quia­vé­li­co».

UN DESAHU­CIO EN LA FA­MI­LIA

Mi­guel tam­bién ha te­ni­do con sus her­ma­nas sus más y sus me­nos, so­bre to­do con Lu­cía Do­min­guín. Ella es la más des­co­no­ci­da del clan. Se ca­só con Ales­san­dro Sal­va­to­re, con el que tu­vo a Bim­ba y Ol­fo. Tras se­pa­rar­se, el ita­liano se que­dó con la cus­to­dia de los ni­ños y ella es­tu­vo más de un año sin ver­los. Luis Mi­guel Do­min­guín ti­ró de to­dos sus con­tac­tos has­ta con­se­guir pa­ra su hi­ja la cus­to­dia de los pe­que­ños. Con su se­gun­do ma­ri­do, Car­los Tris­tan­cho –pa­dre de Lu­cía y Ja­ra–, es­tu­vo ca­si tres dé­ca­das, pe­ro el ne­go­cio rui­no­so del hotel que abrie­ron en Ex­tre­ma­du­ra des­gas­tó al ma­tri­mo­nio que to­mó rum­bos separados en 2011. Lu­cía Do­min­guín le cul­pó a él de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y la co­sa aca­bó en desahu­cio. Sin te­cho pa­ra dor­mir ni dinero, ella en­con­tró re­fu­gio en los bra­zos de la mam­ma y se fue a vi­vir al Mu­seo de los An­ge­les, que su ma­dre tam­bién ha­bía te­ni­do que ce­rrar. Lu­cía Do­min­guín op­tó por con­se­guir dinero de ma­ne­ra rá­pi­da y eso in­cluía ha­blar de las in­ti­mi­da­des fa­mi­lia­res y de su her­mano. Di­jo que to­dos sen­tían «mie­do» de él, que te­nía un ca­rác­ter muy fuer­te y que siem­pre ha­bía mar­ca­do las pau­tas: «An­te él hay que ca­llar­se, cuan­do ha­bla es ley». Tam­po­co de­jó muy bien a su ma­dre, por­que es­ta­ba «to­tal­men­te ab­sor­bi­da por Mi­guel», mo­ti­vo por el que ella y Pao­la se ha­bían sen­ti­do siem­pre de­ja­das de la­do: «Con­mi­go no ha ejer­ci­do de ma­dre, ni si­quie­ra sa­be los nie­tos que tie­ne, so­lo se ocu­pa de los de Mi­guel».

Pe­ro el con­flic­to más en­co­na­do es el que han man­te­ni­do, y aun man­tie­nen, Ol­fo y Mi­guel. No se ha­blan des­de ha­ce años y en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, pre­vio pa­go, en­tre otras lin­de­zas, Ol­fo ca­li­fi­có

de «abe­rran­te» que su tío re­cu­rrie­ra a un vien­tre de al­qui­ler pa­ra te­ner hi­jos. Y ex­pli­có el ori­gen de sus pro­ble­mas: «Hay al­go en mí que le re­cuer­da a mi abue­lo y no sé si es en­vi­dia, ren­cor, odio o ad­mi­ra­ción». Tam­bién di­jo que era im­po­si­ble que su fa­mi­lia es­té uni­da por­que hay una cons­tan­te «lu­cha de egos». La for­ma de vi­da de Ol­fo, ven­dien­do su in­ti­mi­dad y la de su fa­mi­lia, tam­po­co con­tri­bu­ye a me­jo­rar las co­sas. En ma­yo de 2011, se ca­só con la mo­de­lo ru­sa Ka­te­ri­na Stry­gi­na, ex­clu­si­va me­dian­te. Ocho me­ses des­pués, se se­pa­ra­ba y sin ápi­ce de ver­güen­za re­co­no­cía que la ven­ta de la ex­clu­si­va ha­bía si­do un fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra ca­sar­se y que du­ran­te el ma­tri­mo­nio su mu­jer no le «ha­bía

he­cho hom­bre». Pa­ra col­mo, su ex­mu­jer acu­só a Ol­fo de apro­ve­char­se de su dinero y de no que­rer tra­ba­jar.

LA DES­APA­RI­CIÓN DE BIM­BA

Pao­la es la que más ale­ja­da se ha man­te­ni­do de las po­lé­mi­cas y ello a pe­sar de ha­ber es­ta­do uni­da al ac­tor Jo­sé Co­ro­na­do, y de que su hi­jo Ni­co­lás es un co­ti­za­do mo­de­lo y ac­tor. Des­pués de Co­ro­na­do, se ca­só con el com­po­si­tor Ma­nuel Vi­llal­ta con quien tu­vo a Al­ma So­fía, pe­ro tras dos años de ma­tri­mo­nio la pa­re­ja se di­vor­ció en 2009.

Bim­ba Bo­sé con­si­guió te­ner bue­na re­la­ción con to­dos y muy es­pe­cial­men­te con su tío Mi­guel. Fue tam­bién el miem­bro más po­li­fa­cé­ti­co del clan: mo­de­lo, Dj, em­pre­sa­ria, can­tan­te..., fa­ce­tas en las que al­can­zó no­ta­bles éxi­tos. Su muer­te tem­pra­na a los 41 años, y des­pués de tres lu­chan­do con­tra el cán­cer, pue­de ser un re­vul­si­vo pa­ra recomponer las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, aun­que tra­tán­do­se de los Bo­sé, nun­ca se pue­de dar na­da por sen­ta­do ni se sa­be qué pue­de pa­sar. ♥

A la iz­da., Lu­cía Bo­sé y Luis Mi­guel Do­min­guín con sus hi­jos Mi­guel y Lu­cía, y Pi­cas­so, ami­go de la fa­mi­lia.

A la iz­da. y aba­jo, dos imá­ge­nes de Lu­cía Bo­sé con sus tres hi­jos. Ella siem­pre ha si­do una ma­dre po­co con­ven­cio­nal.

La re­la­ción de Mi­guel Bo­sé y su pa­dre (aba­jo) nun­ca fue fá­cil, pe­ro se re­con­ci­lia­ron an­tes de la muer­te del to­re­ro.

Ol­fo (36) es el más po­lé­mi­co e in­clu­so ha di­cho que es im­po­si­ble que la fa­mi­lia se lle­ve bien por ex­ce­so de egos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.