60 AÑOS DE GLA­MOUR

GUA­PA, ELE­GAN­TE ÁGIL, ES­TU­PEN­DA... O SEA, CO­MO SIEM­PRE. CA­RO­LI­NA DE MÓ­NA­CO HA DIS­FRU­TA­DO DE UNOS DÍAS EN LOS AL­PES. HA ESQUIADO, HA PA­SEA­DO Y HA OL­VI­DA­DO LOS PRO­BLE­MAS QUE TIE­NE CON SU CU­ÑA­DA Y SU EX ER­NES­TO DE HAN­NO­VER.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR RE­DAC­CIÓN

La prin­ce­sa CA­RO­LI­NA DE MÓ­NA­CO so­pló las ve­las en Zürs (Aus­tria), don­de es­tu­vo acom­pa­ña­da por su hi­ja Alejandra.

Pa­re­ce que el tiem­po pa­sa por to­dos. Me­nos por Ca­ro­li­na. O qui­zá es que cuan­do se mez­cla el

gla­mour de Holly­wood, que re­pre­sen­ta­ba su ma­dre, con la san­gre azul de su pa­dre sur­gen cria­tu­ras tan úni­cas y es­pe­cia­les co­mo ella. Y ahí la tie­nen, con sus 60 años es­tre­na­dos el pa­sa­do 23 de enero y co­mo si na­da. Ca­ro­li­na de Mó­na­co si­gue fiel a sus aficiones y a sus pe­que­ños pla­ce­res. Co­mo las es­ca­pa­das a la nie­ve. El des­tino es­co­gi­do en es­ta oca­sión fue Zürs, una de las es­ta­cio­nes más ex­clu­si­vas de los al­pes aus­tria­cos, de la que la prin­ce­sa es asi­dua. La ma­yor de los Gri­mal­di dio rien­da suel­ta allí a su pasión por el esquí y se mos­tró en ple­na for­ma. No es­ta­ba so­la. La acom­pa­ña­ba Alejandra de Han­no­ver, su hi­ja pe­que­ña, que es­te ve­rano al­can­za­rá la ma­yo­ría de edad, y sus in­se­pa­ra­bles pe­rros, los dos tec­kels con los que via­ja ca­si siem­pre. Ade­más de es­quiar y pa­sear a sus mas­co­tas, Ca­ro­li­na tu­vo tam­bién tiem­po de ir de com­pras y dis­fru­tar de la gas­tro­no­mía del pue­blo.

IN­TRI­GAS DE PA­LA­CIO

Lo cier­to es que la prin­ce­sa ha vi­vi­do es­te cam­bio de dé­ca­da sin gran­des ce­le­bra­cio­nes y con la dis­cre­ción que ca­rac­te­ri­za es­ta eta­pa de su vi­da. Muy le­jos que­dan ya los es­cán­da­los de su ju­ven­tud, co­mo cuan­do se ca­só con so­lo 18 años con el playboy Phi­lip­pe Ju­not o al­gu­nos de los ro­man­ces que vi­nie­ron des­pués. Aho­ra, en cam­bio, el amor no pa­re­ce te­ner si­tio en su vi­da. Su ter­cer ma­tri­mo­nio, con Er­nes­to de Han­no­ver, lle­va ro­to des­de el año 2009. Nin­guno de los dos ha que­ri­do dar el pa­so de di­vor­ciar­se a pe­sar de que la re­la­ción de él con una bai­la­ri­na ru­ma­na lla­ma­da Si­mo­na ha si­do pú­bli­ca y co­no­ci­da

por to­dos. Qui­zá in­flu­ya en es­ta de­ci­sión el tí­tu­lo de al­te­za real que la prin­ce­sa uti­li­za des­de la bo­da y al que no ten­dría de­re­cho si se for­ma­li­za­ra la se­pa­ra­ción.

Y mien­tras la paz y la se­re­ni­dad pa­re­cen do­mi­nar su vi­da de ca­ra al pú­bli­co, los ru­mo­res que lle­gan des­de Mó­na­co y Ale­ma­nia nos ha­blan de una Ca­ro­li­na muy dis­tin­ta: am­bi­cio­sa, ma­ni­pu­la­do­ra y en gue­rra con su cu­ña­da Char­le­ne. Las desave­nen­cias con la ex­na­da­do­ra sud­afri­ca­na ven­drían ca­si des­de que se ca­só con su her­mano Al­ber­to. La prin­ce­sa, al pa­re­cer, nun­ca la ha­bría acep­ta­do co­mo pri­me­ra da­ma del prin­ci­pa­do al con­si­de­rar que no es­tá a la al­tu­ra y de he­cho am­bas evi­tan siem­pre que pue­den apa­re­cer jun­tas en ac­tos pú­bli­cos. Aho­ra, ade­más, se po­dría ha­ber abierto un nue­vo fren­te pa­ra Ca­ro­li­na y en es­ta oca­sión sería por las in­tri­gas den­tro de la ca­sa de Han­no­ver. La prin­ce­sa, se­gún ha pu­bli­ca­do la pren­sa ale­ma­na, ha­bría apo­ya­do a Er­nes­to Au­gus­to Jr., hi­jo de su aun ma­ri­do, en la ba­ta­lla que am­bos man­tie­nen por pre­si­dir la fun­da­ción que con­tro­la los bie­nes y la for­tu­na fa­mi­liar. Er­nes­to, al en­te­rar­se, se ha­bría sen­ti­do trai­cio­na­do e in­clu­so po­dría es­tar plan­teán­do­se pe­dir el di­vor­cio, lo que su­pon­dría

des­po­jar a la prin­ce­sa del tí­tu­lo de al­te­za real.

Lo cier­to es que Ca­ro­li­na pa­re­ce man­te­ner­se al mar­gen de es­tos ru­mo­res. Al igual que sus hi­jos, que tam­bién se es­ca­pan a la nie­ve siem­pre que pue­den. Mien­tras la prin­ce­sa se en­con­tra­ba es­quian­do en la es­ta­ción aus­tria­ca, su hi­jo Andrea y la mu­jer de es­te, Ta­tia­na San­to Do­min­go, hi­cie­ron lo pro­pio en Gs­taad, Sui­za, don­de de­mos­tra­ron ha­ber na­ci­do so­bre los es­quís.

pasión por la nie­ve Ca­ro­li­na es una gran es­quia­do­ra y la ex­clu­si­va es­ta­ción aus­tria­ca de Zürs es una de sus fa­vo­ri­tas.

La prin­ce­sa no es­tu­vo so­la. La acom­pa­ña­ron sus pe­rros (iz­da.) y su hi­ja Alejandra. Aba­jo la ve­mos con un em­plea­do de la es­ta­ción.

El ma­yor de los hi­jos de Ca­ro­li­na y la nue­ra de es­ta, Ta­tia­na San­to Do­min­go (de­re­cha y aba­jo), dis­fru­ta­ron de la es­ta­ción sui­za de Gs­taad.

Andrea (arri­ba) ha he­re­da­do de su ma­dre la pasión por el esquí. Es­ta es una ima­gen ya tra­di­cio­nal del in­vierno.

tam­bién en tri­neo Alejandra de Han­no­ver, que es­tu­vo en Zürs (Aus­tria) con su ma­dre, ade­más de es­quiar se des­li­zó en tri­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.