AN­GE­LI­NA JO­LIE

Rea­pa­ri­ción es­te­lar en Cam­bo­ya.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR RE­DAC­CIÓN

Des­de que se hi­zo ofi­cial su di­vor­cio de Brad Pitt (53), los fo­tó­gra­fos so­lo la ha­bían cap­ta­do una vez. Fue en el ae­ro­puer­to, cuan­do se dis­po­nía a to­mar un avión con sus hi­jos y el equi­po de se­gu­ri­dad que la acom­pa­ña. Du­ran­te es­tos me­ses, po­co más se ha sa­bi­do de ella. An­ge­li­na Jo­lie (41) pre­fi­rió re­fu­giar­se en su fa­mi­lia y guar­dar si­len­cio. Úni­ca­men­te lo rom­pió pa­ra man­dar un co­mu­ni­ca­do co­mún con Pitt pa­ra pro­te­ger la in­ti­mi­dad de sus hi­jos.

Es­tos días la ac­triz ha vuel­to a la vi­da pú­bli­ca y lo ha he­cho co­mo so­lo ella sa­be: arras­tran­do a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­cia el lu­gar ele­gi­do y dan­do ade­más un gol­pe de efec­to. Co­no­ce­do­ra de la ex­pec­ta­ción que ge­ne­ra­ría su pri­me­ra apa­ri­ción en pú­bli­co, la pro­ta­go­nis­ta de Tomb Rai­der ha de­ci­di­do cen­trar­se en tres asun­tos que se con­ju­gan en esa pri­me­ra ima­gen pú­bli­ca tras el anun­cio de se­pa­ra­ción: la fa­mi­lia, el tra­ba­jo y las la­bo­res hu­ma­ni­ta­rias. La ac­triz via­jó a

Cam­bo­ya pa­ra pre­sen­tar cer­ca de los tem­plos de Ang­kor

la pe­lí­cu­la First They Ki­lled My Fat­her: A Daugh­ter of Cam­bo­dia Re­mem­bers (Pri­me­ro ma­ta­ron a mi pa­dre: una hi­ja cam­bo­ya­na re­cuer­da), que ha di­ri­gi­do y ro­da­do en el país en el que na­ció su hi­jo Mad­dox, de 15 años.

UNA FA­MI­LIA UNI­DA

El jo­ven es­tu­vo con ella. Tam­bién sus otros cin­co hi­jos Pax (13), Zaha­ra (12), Shi­loh (10), Vi­vien­ne y Knox (8) de­jan­do pa­ten­te que son una fa­mi­lia uni­da. Los ni­ños, de he­cho, par­ti­ci­pa­ron en la pre­sen­ta­ción y to­ma­ron la pa­la­bra pa­ra ha­blar so­bre la cin­ta di­ri­gi­da por su ma­dre y ba­sa­da en el li­bro First They

Ki­lled My Fat­her, que re­co­ge las memorias de la ac­ti­vis­ta Loung Ung so­bre el ge­no­ci­dio de los je­me­res ro­jos. Al­guno de los ni­ños has­ta dio las gra­cias en cam­bo­yano. To­da una pues­ta en es­ce­na que en­gran­de­ce la fi­gu­ra de Jo­lie: pri­me­ro co­mo ac­ti­vis­ta y des­pués co­mo di­rec­to­ra de ci­ne y ma­dre de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa.

Y en me­dio de es­ta pre­sen­ta­ción, con la apa­ri­ción de los re­yes de Cam­bo­ya in­clui­da, Jo­lie con­ce­dió una en­tre­vis­ta a BBC World News. En ella ha­bló de su re­la­ción con Cam­bo­ya: «Creo que he edu­ca­do a mi hi­jo pa­ra que es­té or­gu­llo­so de

Cam­bo­ya, y es­pe­ro que la gen­te jo­ven cuan­do vea la pe­lí­cu­la se­pa par­te de su his­to­ria. Tam­bién quie­ro que vean que es­te es un país de ta­len­to, ar­te, amor y be­lle­za». Pe­ro tam­bién del di­vor­cio. Lo hi­zo con la voz que­bra­da y muy emocionada. «No quie­ro ha­blar de­ma­sia­do de eso pe­ro di­ré que fue un mo­men­to di­fí­cil»,

re­co­no­cía la ac­triz. «So­mos una fa­mi­lia y siem­pre lo se­re­mos. Pa­sa­re­mos es­te mo­men­to y es­pe­re­mos que nos con­vir­ta­mos en una fa­mi­lia más fuer­te por

ello», aña­día. Tam­bién re­co­no­cía que su si­tua­ción no es ni agra­da­ble ni ex­cep­cio­nal: «Mu­chas per­so­nas se en­cuen­tran en es­ta si­tua­ción. Mi en­torno, mi fa­mi­lia... To­dos es­ta­mos pa­san­do mo­men­tos di­fí­ci­les. Mi cen­tro de aten­ción son mis hi­jos, nues­tros hi­jos, y mi ob­je­ti­vo es en­con­trar es­te ca­mino». Mien­tras en­cuen­tra esa sen­da de la que ha­bla, al me­nos ha lo­gra­do pro­yec­tar al mun­do la ima­gen de la per­fec­ta ma­dre, ac­ti­vis­ta de los de­re­chos hu­ma­nos y fi­lán­tro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.