La Rei­na de la so­li­da­ri­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - EJEMPLARES - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

No bas­ta con es­tar; hay que ha­cer». Con es­ta fra­se, la Rei­na So­fía ex­pli­ca­ba a los pe­rio­dis­tas es­pa­ño­les que se des­pla­za­ron has­ta Cam­bo­ya su for­ma de en­ten­der su exis­ten­cia. «Lo prin­ci­pal en nues­tra vi­da es el otro –aña­dió–. Ese es el va­lor, no so­lo en la Mo­nar­quía. Cual­quier fa­mi­lia pue­de te­ner ese va­lor». Des­pués, bas­ta­ba con ver­la desen­vol­ver­se en los lugares más po­bres del pla­ne­ta, a don­de la lle­va­ban los via­jes de Coope­ra­ción, pa­ra com­pren­der el al­can­ce de su com­pro­mi­so. No se tra­ta­ba so­lo de dar vi­si­bi­li­dad a los pro­yec­tos y cons­ta­tar que el di­ne­ro que en­via­ba Es­pa­ña es­ta­ba bien em­plea­do. Do­ña So­fía iba más allá: es­cu­cha­ba, pre­gun­ta­ba, lle­va­ba su con­sue­lo, abra­za­ba, se emo­cio­na­ba y ser­vía de altavoz a los más ne­ce­si­ta­dos.

Aque­lla mis­ma ma­ña­na en Cam­bo­ya, ves­ti­da con pan­ta­lo­nes y al­par­ga­tas, sin ape­nas pro­to­co­lo, do­ña So­fía se en­fren­tó a una de las si­tua­cio­nes más amar­gas de su vi­da de coope­ran­te. Una ni­ña de 12 años, con la voz en­tre­cor­ta­da y los ojos inun­da­dos en lá­gri­mas, ex­pu­so a la Rei­na en in­glés el ho­rror que le ha­bía to­ca­do vi­vir, a ella y a las otras 200 ni­ñas res­ca­ta­das de la es­cla­vi­tud se­xual que tra­ta­ban de reha­cer su vi­da en el cen­tro Tom Dy de Ph­nom Penh. «Quie­ro transmitir un men­sa­je a los hom­bres –aña­dió la ni­ña–. Quie­ro de­cir­les que por bus­car cin­co mi­nu­tos de pla­cer nos han des­tro­za­do la vi­da». Al­gu­nas de sus com­pa­ñe­ras acu­na­ban a sus be­bés –fru­to de las re­la­cio­nes for­za­das– y otras asu­mían que ha­bían si­do con­ta­gia­das con el vi­rus del sida. Las ha­bían ven­di­do sus padres a las re­des de pros­ti­tu­ción. La me­nor te­nía cin­co años. Una de ellas cantó una can­ción a la Rei­na ins­pi­ra­da en su ex­pe­rien­cia: «Mi pa­dre me ven­dió pa­ra po­der com­prar cer­ve­za», de­cía. Y, al oír su tris­te can­to, las de­más em­pe­za­ron a llo­rar. El nu­do en la gar­gan­ta era inevi­ta­ble y to­das las mi­ra­das se cen­tra­ban en do­ña So­fía. ¿Qué po­día ha­cer en aque­lla si­tua­ción? La Rei­na sa­có fuer­zas e im­pro­vi­só unas pa­la­bras de con­sue­lo y de afec­to, em­pe­zó a be­sar a las ni­ñas y a abra­zar­las, y les pro­me­tió que su cen­tro de aco­gi­da se­gui­ría re­ci­bien­do la ayu­da es­pa­ño­la. Así, y con mu­cha ter­nu­ra, con­si­guió que las pe­que­ñas em­pe­za­ran a son­reír.

Es­ce­nas pa­re­ci­das se re­pi­tie­ron en los 29 via­jes de Coope­ra­ción que reali­zó en­tre 1996 y 2014, cuan­do se pro­du­jo el re­le­vo en la Co­ro­na y pa­só el testigo a do­ña Le­ti­zia. Esos via­jes per­mi­tie­ron a la so­cie­dad co­no­cer la faceta más per­so­nal de do­ña So­fía,

Creó su Fun­da­ción con ca­pi­tal apor­ta­do por ella mis­ma

pe­ro lle­va­ba mu­chos años ha­cien­do lo mis­mo en pri­va­do, a tra­vés de la Fun­da­ción Rei­na So­fía, que creó en 1977 con un pe­que­ño ca­pi­tal apor­ta­do por ella mis­ma. Al prin­ci­pio, se li­mi­ta­ba a aten­der las pe­ti­cio­nes que lle­ga­ban a la Zar­zue­la: una mu­jer que pe­día di­ne­ro pa­ra com­prar una má­qui­na de co­ser o pa­gar los es­tu­dios a un hi­jo. Pe­ro cuan­do se aprobó la Ley de Fun­da­cio­nes, se plan­teó me­tas más am­bi­cio­sas.

A di­fe­ren­cia de otras fun­da­cio­nes, la de do­ña So­fía no desa­rro­lla sus pro­pios pro­yec­tos sino que ayu­da a fi­nan­ciar los de otras ONG. De es­ta for­ma, to­do lo re­cau­da­do se des­ti­na a do­na­cio­nes, sin gastos de per­so­nal. So­lo hay una ex­cep­ción, el Pro­yec­to Alz­hei­mer. Do­ña So­fía co­no­ció el ros­tro amar­go de es­ta en­fer­me­dad cuan­do la prin­ce­sa Eu­ge­nia de Gre­cia, ma­dre de su pri­ma y me­jor ami­ga, Ta­tia­na Rad­zi­will, em­pe­zó a ma­ni­fes­tar los pri­me­ros sín­to­mas. A par­tir de ese mo­men­to, ideó cons­truir un cen­tro en el que se in­ves­ti­ga­ra so­bre es­ta en­fer­me­dad, se for­ma­ra a los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios y se aten­die­ra a los en­fer­mos. El pro­yec­to ne­ce­si­ta­ba un enor­me res­pal­do fi­nan­cie­ro, pe­ro do­ña So­fía agi­tó las con­cien­cias, ven­ció la in­di­fe­ren­cia de la so­cie­dad y con­si­guió re­unir los 34 mi­llo­nes de eu­ros que cos­tó el Cen­tro Alz­hei­mer de Va­lle­cas, to­da una re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal.

El 17 de ma­yo la Fun­da­ción cum­pli­rá 40 años y, con ese mo­ti­vo, se es­tán pre­pa­ran­do va­rios ac­tos e in­clu­so una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria, a cu­yo ro­da­je en Uclés (Cuen­ca) se acer­có do­ña So­fía. Se­rá el ba­lan­ce de to­da una vi­da ayu­dan­do a ali­viar el sufrimiento de mi­les de per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.