Adiós en La La­ti­na.

LI­NA MOR­GAN RE­CI­BIÓ POR FIN SU ME­RE­CI­DO HO­ME­NA­JE EN SU BA­RRIO DE SIEM­PRE. EL AYUN­TA­MIEN­TO DE MA­DRID TIE­NE PRE­VIS­TO INAU­GU­RAR UN BUS­TO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR JE­SÚS MA­NUEL RUIZ

Ha vuel­to a su ba­rrio. En el me­tro de La La­ti­na ya se pue­de con­tem­plar el mu­ral de 11 me­tros de an­cho por dos de al­to en re­cuer­do a la vi­da de Ma­ría de los Án­ge­les Ló­pez Segovia, co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo Li­na Mor­gan. Allí, con­cre­ta­men­te en la ca­lle don Pe­dro, na­ció y pa­só par­te de su in­fan­cia jun­to a sus pa­dres y sus cua­tro her­ma­nos. Y, en es­ta mis­ma zo­na, a tan so­lo 200 me­tros del tea­tro que años des­pués com­pra­ría la ar­tis­ta, el de La La­ti­na, tra­ba­jó el pa­dre de Li­na co­mo sas­tre, ofi­cio que desem­pe­ñó don­de hoy se ubi­ca la co­no­ci­da tien­da de Ca­ra­me­los Paco.

El mu­ral-ho­me­na­je fue inau­gu­ra­do en la ma­ña­na del 27 de mar­zo, Día Mun­dial del Tea­tro, por la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Cris­ti­na Ci­fuen­tes. Una vez des­cu­bier­to es­te mu­ral, hi­zo en­tre­ga, a tí­tu­lo pós­tu­mo, a Li­na Mor­gan de la Me­da­lla In­ter­na­cio­nal de las Ar­tes de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid.

CON­TEN­TO Y AGRA­DE­CI­DO

El Pa­dre Án­gel, Má­xi­mo Val­ver­de, el res­tau­ra­dor Lu­cio, Rosa Va­lenty, En­ri­que Cerezo y Da­niel Pon­tes no qui­sie­ron per­der­se el ac­to. Es­te úl­ti­mo, chó­fer de Li­na Mor­gan y, pos­te­rior­men­te, hom­bre

de con­fian­za de la ar­tis­ta –has­ta el pun­to de con­ver­tir­lo en su he­re­de­ro uni­ver­sal–, com­par­tió con Co­ra­zón su im­pre­sión del ac­to. «Es­toy con­ten­to y agra­de­ci­do a la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y a Je­sús Ci­ma­rro por es­te

ho­me­na­je a Li­na», ex­pli­có Pon­tes. Él, jun­to al otro chó­fer de Mor­gan, Abe­lar­do, fue­ron los dos he­re­de­ros de la có­mi­ca.

Ma­ría de los Án­ge­les pu­do dis­po­ner de su pa­tri­mo­nio co­mo qui­so sin te­ner que aten­der al Có­di­go Ci­vil, pues­to que no te­nía he­re­de­ros le­gí­ti­mos. Li­na Mor­gan no tu­vo des­cen­den­cia, sus pa­dres ha­bían fa­lle­ci­do y no ha­bía con­traí­do ma­tri­mo­nio.

Pon­tes es­tu­vo muy arro­pa­do du­ran­te el ac­to por Je­sús Ci­ma­rro, el hom­bre que con­si­guió con­ven­cer a Li­na pa­ra que le ven­die­se su tea­tro. El otro ‘no­vio’ del Tea­tro de La La­ti­na fue En­ri­que Cerezo. La ar­tis­ta se de­jó guiar por su ins­tin­to y pen­só que Ci­ma­rro siem­pre lo con­ser­va­ría co­mo un tea­tro y no lo des­ti­na­ría a otro fin.

Una vez que de­ci­dió ven­dér­se­lo a Ci­ma­rro, le pi­dió una con­ce­sión al nue­vo

pro­pie­ta­rio has­ta el día de su fa­lle­ci­mien­to. La ar­tis­ta se des­ha­cía así de su tea­tro, pe­ro man­ten­dría su pal­co y el des­pa­cho de su her­mano Jo­sé Luis, fa­lle­ci­do en 1996. Él fue, sin du­da, el gran amor de Mor­gan, ade­más de la men­te em­pre­sa­rial de su em­po­rio. De la mis­ma ma­ne­ra que su her­ma­na Ju­lia fue la mu­jer que se de­di­có a la in­ten­den­cia do­més­ti­ca del ho­gar. Eran el trío per­fec­to.

SU PAL­CO Y EL DES­PA­CHO

La muer­te de Jo­sé Luis fue el fi­nal ar­tís­ti­co de Li­na. Des­de ese mo­men­to, la ar­tis­ta no qui­so tra­ba­jar. El adiós de su her­ma­na Ju­lia, en di­ciem­bre de 2012, fue el prin­ci­pio del fin. Tres años des­pués, era la pro­pia Li­na quien nos de­ja­ba.

Mor­gan con­ser­vó en po­se­sión –no en pro­pie­dad– su pal­co y des­pués de ven­der el tea­tro, siem­pre que que­ría acu­dir a al­gu­na fun­ción, se si­tua­ba allí. El des­pa­cho de su her­mano fue otra de las con­ce­sio­nes que le otor­gó Ci­ma­rro co­mo nue­vo due­ño. Es­ta es­tan­cia per­ma­ne­ce­ría in­tac­ta, ya que el em­pre­sa­rio se com­pro­me­tió a no to­car­lo has­ta el fa­lle­ci­mien­to de la ar­tis­ta. Es­te lu­gar ca­si de cul­to ha per­ma­ne­ci­do igual en los úl­ti­mos 20 años. Ha­ce tan so­lo unas se­ma­nas, Da­niel Pon­tes –co­mo he­re­de­ro– se lle­vó par­te del ma­te­rial grá­fi­co e his­tó­ri­co de la an­ti­gua due­ña del tea­tro. Qui­zá su nue­vo des­tino sea el mu­seo de Li­na Mor­gan.

UNA FLOR AMA­RI­LLA

Los ho­me­na­jes aun no han fi­na­li­za­do. El Ayun­ta­mien­to de Ma­drid tie­ne pen­dien­te co­lo­car un bus­to en la mis­ma Pla­za de La La­ti­na, fren­te al tea­tro. ¿Cum­pli­rá el con­sis­to­rio de Ma­nue­la Car­me­na con lo pro­me­ti­do?

De mo­men­to, el pú­bli­co de La La­ti­na, ca­da no­che, la re­cuer­da con una flor ama­ri­lla en el pal­co. Así se re­pre­sen­ta a la có­mi­ca que se fue co­mo vi­vió: en si­len­cio.

Arri­ba, su pal­co. A la iz­da., sus ami­gos en el ho­me­na­je. Al la­do, Da­niel Pon­tes.

A la iz­da., el mu­ral en el Me­tro de La La­ti­na en ho­me­na­je a Li­na, inau­gu­ra­do por la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Aba­jo, Ci­fuen­tes en­tre­gan­do a Je­sús Ci­ma­rro la pla­ca que acre­di­ta­ba la Me­da­lla de las Ar­tes de la Co­mu­ni­dad a la ar­tis­ta.

El pa­dre Án­gel (a la iz­da. jun­to a Ci­fuen­tes), gran ami­go de Li­na has­ta sus úl­ti­mos días, es­tu­vo en­tre los ros­tros co­no­ci­dos que no fal­ta­ron a es­te ac­to en ho­nor a la ar­tis­ta, fa­lle­ci­da el 19 de agos­to de 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.