PAU­LA ECHE­VA­RRÍA “El tiem­po lo di­rá”

CRI­SIS CON BUS­TA­MAN­TE, SÍ DI­VOR­CIO AUN NO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PORTADA - POR MI­RIAM RU­BIO

Quie­nes han te­ni­do al­gu­na vez la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar a Pau­la Eche­va­rría sue­len coin­ci­dir al des­cri­bir­la co­mo una mu­jer son­rien­te, de in­ne­ga­ble ama­bi­li­dad con la pren­sa, pe­ro tam­bién ro­tun­da en sus afir­ma­cio­nes. Pu­ra ener­gía. Pe­ro en su úl­ti­ma apa­ri­ción an­te la pren­sa, las sen­sa­cio­nes eran otras. La ac­triz se mos­tra­ba más pau­sa­da, con­te­ni­da y sin mos­trar­se ta­jan­te con na­da que no fue­se ase­gu­rar que hay te­mas que no quie­re to­car y que «se di­cen mu­chas co­sas y hay mu­chí­si­mas bar­ba­ri­da­des». Y es que no era un mo­men­to fá­cil pa­ra ella.

Mu­chos me­dios ha­bían ase­gu­ra­do du­ran­te las ho­ras pre­vias a ese en­cuen­tro que su re­la­ción con Da­vid Bus­ta­man­te es­ta­ba he­ri­da de muer­te. Se ha­bía con­vo­ca­do a la pren­sa pa­ra pre­sen­tar su per­fu­me, Sen­sue­lle (Puig), aun­que ella sa­bía bien que la con­ver­sa­ción iba a ir por otros de­rro­te­ros. La con­vo­ca­to­ria se ha­bía emi­ti­do con an­te­rio­ri­dad a los in­sis­ten­tes ru­mo­res de cri­sis en su re­la­ción, y ella de­ci­dió ser con­se­cuen­te y con­ti­nuar ade­lan­te con un ac­to pu­bli­ci­ta­rio que mul­ti­pli­có la asis­ten­cia. Cer­ca de 50 pe­rio­dis­tas acu­die­ron a la pues­ta de lar­go del aro­ma, aun­que el fo­co de aten­ción es­ta­ba en otra par­te: sa­ber si era cier­to que ha­bía ro­to con Bus­ta­man­te. ¿Son cier­tos los ru­mo­res? ¿Es una se­pa­ra­ción o una pau­sa? «No le voy a po­ner una de­fi­ni­ción», de­cía sin en­trar al tra­po. «Yo no voy a des­men­tir, por­que no ha­blé», afir­ma.

LA VI­DA SI­GUE IGUAL

Se nie­ga a ti­pi­fi­car su es­ta­do sen­ti­men­tal. «Si no hay un sí o un no… ¿por qué ten­go que de­cir que sí o que no?». Pe­ro sí afir­ma­ba: «No­so­tros es­ta­mos bien. Él si­gue con su tra­ba­jo, yo con el mío, con mi vi­da y con él, in­clu­so». Di­ce que es­tá «tran­qui­la». Las per­se­cu­cio­nes me­diá­ti­cas le dan igual. «Nues­tra vi­da ha se­gui­do co­mo otras ve­ces que ha ha­bi­do es­tos ru­mo­res. He­mos se­gui­do a lo nues­tro». Y reite­ra­ba lo que ha­bía di­cho an­tes: «Quie­ro mu­cho a Da­vid y él a mí».

Pe­ro hay otra per­so­na a la que am­bos quie­ren por en­ci­ma de

to­do: Da­nie­lla. «Mi hi­ja es­tá fe­liz, pe­ro me preo­cu­pa que a raíz de to­do es­to oi­ga

o le di­gan al­go», co­men­ta. Tam­bién nie­ga que ha­ya ter­ce­ras per­so­nas –el hom­bre del que ha­bla­ban al­gu­nos me­dios es su ma­qui­lla­dor– pe­ro re­co­no­ce que ha ha­bi­do co­sas que les han he­cho da­ño: «Lo que más me ha do­li­do es que se ha­ble de no­so­tros co­mo si fué­ra­mos ob­je­tos». To­da su am­bi­ción era no en­trar a va­lo­rar una si­tua­ción com­ple­ja. No en vano, tras su en­cuen­tro con te­le­vi­sio­nes y agencias aban­do­nó la sa­la du­ran­te unos mi­nu­tos en los que se co­men­tó que la emo­ción ha­bía po­di­do con ella. Pe­ro Pau­la no quie­re mag­ni­fi­car na­da: «No quie­ro dar­le bo­la. El tiem­po, co­mo siem­pre, se­rá el que di­ga to­do». No es la úni­ca que ha ha­bla­do es­tos días, la fa­mi­lia del can­tan­te ha ase­gu­ra­do a Co­ra­zón que «si al­gún día hay al­go que de­cir, ha­brá un co­mu­ni­ca­do».

La ac­triz eli­gió pa­ra su pre­sen­ta­ción más com­pli­ca­da un ves­ti­do de Do­lo­res Pro­me­sas y jo­yas de Tous.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.