CAR­ME CHA­CÓN

LA EX­MI­NIS­TRA DE DE­FEN­SA FA­LLE­CIÓ EL 9 DE ABRIL EN SU DO­MI­CI­LIO DE MADRID. TE­NÍA 46 AÑOS Y UN HI­JO DE OCHO. SU­FRÍA UNA CARDIOPATÍA CON­GÉ­NI­TA QUE LE FUE DE­TEC­TA­DA SIEN­DO NI­ÑA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR RE­DAC­CIÓN

Tris­te adiós a la ex­mi­nis­tra, fa­lle­ci­da de ma­ne­ra ines­pe­ra­da ha­ce unos días a los 46 años.

La no­ti­cia ha con­mo­cio­na­do al mun­do de la po­lí­ti­ca. El pa­sa­do do­min­go 9 de abril Car­me Cha­cón fa­lle­cía en su do­mi­ci­lio de Madrid. Te­nía 46 años y pro­ble­mas de co­ra­zón que no ocul­ta­ba y acep­ta­ba y que po­drían ser la cau­sa del fa­lle­ci­mien­to. «Na­cí con una cardiopatía con­gé­ni­ta gra­ve y a mis pa­dres les di­je­ron que era po­si­ble que no vi­vie­ra mu­cho», con­ta­ba Cha­cón en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a Mu­jer­Hoy en 2014. Ella ex­pli­ca­ba así una do­len­cia que le des­cu­brie­ron con diez años y que, ade­más de su­po­ner un cons­tan­te ries­go pa­ra su vi­da, a pun­to es­tu­vo de dar al tras­te con su de­seo de ser ma­dre. «Con los años, me ex­pli­ca­ron que mi co­ra­zón po­día bom­bear san­gre pa­ra uno, pe­ro di­fí­cil­men­te pa­ra dos, así que pen­sé que no po­día te­ner hi­jos y lle­gué a ob­se­sio­nar­me», ase­gu­ra­ba en esa mis­ma en­tre­vis­ta. No fue el úni­co de­seo que se em­pe­ñó en cum­plir: «Me obs­ti­né en te­ner una vi­da lo más ase­gu­ra­ba. Y aun­que es­tar en primera fi­la de la po­lí­ti­ca con me­nos de 40 años no sue­la ca­li­fi­car­se co­mo al­go ha­bi­tual, la con­vir­tió en su pro­fe­sión. Quie­nes la co­no­cían des­ta­ca­ban de ella su arro­jo. No se arre­dra­ba an­te los re­tos, por eso cuan­do en abril de 2008 Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro la nom­bró mi­nis­tra de De­fen­sa, ella acep­tó. Te­nía en­ton­ces 37 años y es­ta­ba em­ba­ra­za­da de sie­te me­ses. Es­pe­ra­ba a Mi­guel, su pri­mer y úni­co hi­jo, que cumplirá nue­ve años den­tro de po­co. «Fue un em­ba­ra­zo con cier­to ries­go, pe­ro tu­ve la ayu­da de unos pro­fe­sio­na­les for­mi­da­bles», co­men­ta­ría des­pués. Sus imá­ge­nes en avan­za­do es­ta­do de ges­ta­ción pa­san­do re­vi­sión a las tro­pas die­ron la vuel­ta al mun­do. Pe­ro tam­bién re­ci­bió crí­ti­cas por sus de­ci­sio­nes, en­tre ellas las es­ti­lís­ti­cas. Con­tra­ve­nir la eti­que­ta y lle­var pan­ta­lón du­ran­te una Pas­cua mi­li­tar, la co­lo­có en el cen­tro de la dia­na. Ella, tiem­po des­pués ca­li­fi­ca­ría el epi­so­dio co­mo in­creí­ble, pe­ro en ese mo­men­to po­co le im­por­ta­ron las crí­ti­cas. Si­guió ade­lan­te con una ca­rre­ra po­lí­ti­ca que la lle­vó in­clu­so a plan­tear­se po­ner­se al fren­te de su par­ti­do po­lí­ti­co. En 2012 se pre­sen­ta­ba a las pri­ma­rias del par­ti­do. Fren­te a ella es­ta­ba Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, que se lle­va­ba la vic­to­ria por la mí­ni­ma. Él ha ase­gu­ra­do aho­ra que se en­cuen­tra de­so­la­do por la muer­te de Cha­cón, quien en­ton­ces en­ca­jó la de­rro­ta y si­guió ade­lan­te. Tan ade­lan­te que tiem­po des­pués se fue a Miami a dar cla­ses. Su ma­ri­do, Mi­guel Barroso, se que­dó en Es­pa­ña y ma­ne­ja­ron la si­tua­ción co­mo pu­die­ron, aun­que, con el tiem­po, aquel ma­tri­mo­nio hi­zo aguas. Se di­vor­cia­ron en 2016, pe­ro man­tu­vie­ron una re­la­ción cor­dial, ba­sa­da en lo más im­por­tan­te pa­ra am­bos: el pe­que­ño Mi­guel, na­ci­do en 19 de ma­yo de 2008. Barroso que­da aho­ra en so­li­ta­rio al cui­da­do del hi­jo de la ca­ta­la­na, cu­ya muer­te llo­ran com­pa­ñe­ros de par­ti­do, re­pre­sen­tan­tes ins­ti­tu­cio­na­les y opo­nen­tes po­lí­ti­cos. ♥

con­do­len­cias Mu­chas han si­do las per­so­na­li­da­des que se han acer­ca­do a Fe­rraz pa­ra fir­mar en el li­bro de con­do­len­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.