CH­RIS­TIAN GÁL­VEZ

SU MU­JER, AL­MU­DE­NA CID, DI­CE QUE LE CAM­BIÓ LA EX­PRE­SIÓN DE LA CA­RA A SU VUEL­TA DEL VIA­JE SO­LI­DA­RIO A CAM­BO­YA. EL PRE­SEN­TA­DOR NOS LO CUEN­TA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - CH­RIS­TIAN GÁL­VEZ POR ANA GARCÍA LO­ZANO • FO­TOS: M. VA­QUE­RO

“En pro­yec­tos so­li­da­rios, soy de los que se mo­jan”.

Cuan­do lla­mé a Ch­ris­tian pa­ra pe­dir­le es­ta en­tre­vis­ta, tar­dó, exac­ta­men­te, diez se­gun­dos en de­cir­me que sí. Coor­di­na­mos agen­das y so­lo me hi­zo una pre­gun­ta: «Ana, ¿pue­do ser heavy ha­blan­do de so­li­da­ri­dad?», co­mo si él tu­vie­ra que pe­dir per­mi­so pa­ra ser lo que qui­sie­ra. Él, que se nie­ga a que le pon­gan eti­que­tas... ¿Por qué ele­gir si se pue­den ha­cer va­rias co­sas a la vez y, ade­más, ha­cer­las bien?, ¿no? Es cier­to, me da mu­cha ra­bia que te eti­que­ten, por eso me he fi­ja­do en el Re­na­ci­mien­to, por su ten­den­cia ha­cia la mul­ti­dis­ci­pli­na. Hoy en día, no es su­fi­cien­te con mos­trar que pue­des ha­cer va­rias co­sas, hay quien de­mues­tra que pue­de ha­cer dos o tres bien y, sin em­bar­go, le obli­ga­mos a que se po­si­cio­ne, a que eli­ja: ¿tú qué eres de ver­dad? Y se pue­de ser, sim­ple­men­te, cu­rio­so.

En Cam­bo­ya, hay fa­mi­lias que te ofre­cen a los ni­ños por ho­ras

Pre­sen­ta­dor, es­cri­tor, ac­tor, in­ves­ti­ga­dor, re­por­te­ro, es­tu­dio­so del Re­na­ci­mien­to… Se­gu­ro que po­dría aña­dir mu­chas más co­sas. Y qui­tar otras, por ejem­plo, lo de ac­tor. Siem­pre di­go que muy mal lo he de­bi­do de ha­cer cuan­do no me han vuel­to a lla­mar co­mo in­tér­pre­te. Lo que siem­pre qui­se de ver­dad fue ser can­tan­te de heavy me­tal. ¿Y no es­ta­mos a tiem­po? No, im­po­si­ble. No ten­go ni voz ni pe­lo (ri­sas). Bien, en­ton­ces qui­ta­mos lo de ac­tor, lo que sí aña­di­mos es: so­li­da­rio. Pres­ta su ima­gen a un sin­fín de cau­sas. Y va­mos a cen­trar­nos en una de ellas: Pro­tect, una ONG que lu­cha con­tra la ex­plo­ta­ción se­xual in­fan­til, de la que es em­ba­ja­dor ade­más de so­cio. Sí y, ade­más, in­ten­to in­mis­cuir­me en to­dos los pro­yec­tos que lle­va a ca­bo An­drés To­rres, que es el di­rec­tor. Pro­tect es una ra­ma de Glo­bal Hu­ma­ni­ta­ria, que in­ten­ta in­ves­ti­gar, perseguir, de­nun­ciar y en­car­ce­lar a los pe­de­ras­tas, y brin­dar apo­yo psi­co­ló­gi­co a los ni­ños que han si­do víc­ti­mas de abu­sos se­xua­les. Los fo­cos de ma­yor aten­ción se en­cuen­tran en La­ti­noa­mé­ri­ca y Cam­bo­ya. He vis­to el do­cu­men­tal Cer­co al pe­de­ras­ta, que ro­dó en Ph­nom Penh, (Cam­bo­ya) y pue­do ase­gu­rar que no de­ja in­di­fe­ren­te. Creo que es so­bre­co­ge­dor, pe­ro ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio. Y muy do­lo­ro­so, so­bre to­do por­que no te pre­pa­ras psi­co­ló­gi­ca­men­te pa­ra eso. Vas men­ta­li­za­do, pe­ro el equi­po, li­de­ra­do por An­drés, no sa­be có­mo va a res­pon­der ca­da uno cuan­do ve lo que ve, cuan­do se me­te a fon­do. Y yo soy de los que se mo­jan, por­que el equi­po se mo­ja. Ellos no vie­nen a pe­dir­te di­ne­ro. Te dicen: «Ven y com­prue­ba lo que es­ta­mos ha­cien­do y, a par­tir de ahí, ejer­ce de al­ta­voz, co­mo tú quie­ras». Yo sabía que Ris­to Me­ji­de ha­bía co­la­bo­ra­do el año an­te­rior. De he­cho, su­ya es la campaña que lle­va­ron los ni­ños cam­bo­ya­nos abu­sa­dos se­xual­men­te, con el le­ma: «Po­dría ser tu hi­jo». Ellos quie­ren que tú veas allí, in si­tu, dón­de se in­vier­te el di­ne­ro. La si­tua­ción del país es pre­ca­ria y tam­bién lo son las con­di­cio­nes en las que ellos tra­ba­jan. Allí no hay lu­jos, la ma­yo­ría de la fi­nan­cia­ción va a la in­ves­ti­ga­ción, es­pio­na­je, se­gui­mien­to del pe­de­ras­ta y apo­yo psi­co­ló­gi­co a las víc­ti­mas. Tam­bién, ayu­da le­gal pa­ra los ni­ños. Sí, pe­ro lo más im­por­tan­te es la ayu­da psi­co­ló­gi­ca, por dos mo­ti­vos. Pri­me­ro, la in­te­gri­dad psí­qui­ca de los ni­ños abu­sa­dos. Y se­gun­do, por­que si el ni­ño no culpa en el jui­cio di­rec­ta­men­te al abu­sa­dor, es­te se lar­ga. Le tie­ne que acu­sar allí, ca­ra a ca­ra y dar cla­ro tes­ti­mo­nio de lo que ha pa­sa­do. Pue­de ha­ber evi­den­cias fí­si­cas, prue­bas au­dio­vi­sua­les, pe­ro si el ni­ño no le in­cul­pa en ese mo­men­to, el pe­de­ras­ta no va a la cár­cel. Es es­ca­lo­frian­te es­cu­char los tes­ti­mo­nios de los críos abu­sa­dos. Los me­no­res te­nían los ojos pi­xe­la­dos en el reportaje, ló­gi­ca­men­te, pe­ro pue­do ima­gi­nar có­mo mi­ra­ban… Te­rri­ble. Y lo peor es sa­ber que si la pe­de­ras­tia es­tá vi­gen­te en Cam­bo­ya, es por­que es­tá per­mi­ti­da a ni­vel le­gal y a ni­vel fa­mi­liar. Hay fa­mi­lias que te ven­den a los ni­ños por ho­ras. A mí me llegaron a ofre­cer un be­bé. Y te ves ne­go­cian­do con pro­xe­ne­tas cuán­to cues­ta una fe­la­ción, se­xo anal… A ve­ces son los pro­pios pa­dres quie­nes lo ha­cen por sub­sis­tir, por­que pien­san que si sus hi­jos van a co­mer así, pues que así sea. Esa es la si­tua­ción de ex­tre­ma po­bre­za en la que vi­ven.

Siem­pre qui­se ser pro­fe­sor de Edu­ca­ción Pri­ma­ria, pe­ro no ter­mi­né la ca­rre­ra

En un mo­men­to del do­cu­men­tal di­ce al­go así co­mo: «¡Qué pe­na que no pue­dan oler el am­bien­te!». Ten­go que de­cir­le que se equi­vo­ca: ¡se hue­le! Es to­do tan sór­di­do. Y hay una es­ce­na que no sa­le, en la que yo en­tré en un ca­lle­jón pa­ra te­ner un con­tac­to con un pro­xe­ne­ta y me tu­ve que ir a vo­mi­tar. No es­tás pre­pa­ra­do pa­ra mi­rar a la ca­ra a un tío, que es­tá ven­dién­do­te un ni­ño y no rom­per­le la ca­be­za. ¿Có­mo se vuel­ve de un via­je así, Ch­ris­tian? De un lu­gar don­de la gen­te con­vi­ve con mon­ta­ñas de ba­su­ra. La per­so­na que me­jor po­dría res­pon­der­te es Al­mu­de­na (Cid). Ella di­ce que no vol­vió el mis­mo Chris, que me ha­bía cam­bia­do la ca­ra. A ve­ces pen­sa­mos que no es­tá en nues­tra mano so­lu­cio­nar na­da, pe­ro siem­pre se pue­de ha­cer al­go, ¿no? El otro día fue el Con­gre­so Anual de FE­DER, de la que soy em­ba­ja­dor y creo que el pro­ble­ma que aú­na a la ma­yo­ría de Aso­cia­cio­nes, Fun­da­cio­nes, ONG... es la co­mu­ni­ca­ción, sa­ber dar el men­sa­je con­cre­to. Si di­ces: «Va­mos a aca­bar con el ham­bre en el mun­do o aca­be­mos con la pe­de­ras­tia», no se pue­de, es una uto­pía, es irrea­li­za­ble, sue­na in­via­ble. Hay ma­yor efec­to cuan­do fo­ca­li­za­mos esas ener­gías. Por ejem­plo, «hay un pro­yec­to y de aquí a di­ciem­bre te­ne­mos co­mo ob­je­ti­vo erra­di­car la pe­de­ras­tia en Cam­bo­ya y sal­var a 100 ni­ños». Te di­ce­ne­se pro­yec­to­que te to­cay los po­ner po­nes, dos por­que eu­ros es pa­ra­al­go tan­gi­ble.¿Son los ni­ños los que más le im­pul­san Sí, si­na co­la­bo­rar­du­da. en es­tos pro­yec­tos? Si­gue ahí, la­ten­te, esa vo­ca­ción de pro­fe­sor. Siem­pre qui­se ser pro­fe­sor de Edu­ca­ción Pri­ma­ria, de los pe­ques, de cuan­do son es­pon­jas y pue­des ha­cer­les des­per­tar la ca­pa­ci­dad de crea­ti­vi­dad, la per­se­ve­ran­cia, el sa­cri­fi­cio, la pa­sión, lo que pa­sa es que no lle­gué a ter­mi­nar la ca­rre­ra. Se qui­ta la es­pi­ni­ta es­cri­bien­do cuen­tos con un pro­ta­go­nis­ta: el pe­que­ño Leo Da Vin­ci. Ade­más, do­na­mos to­dos los be­ne­fi­cios de los cuen­tos a la Fun­da­ción Cu­rar­te, que se de­di­ca a trans­for­mar los hos­pi­ta­les, don­de los ni­ños tie­nen que es­tar mu­cho tiem­po, en lu­ga­res me­nos fríos, más cá­li­dos, más ho­ga­re­ños. Ha­blan­do de Leo­nar­do, ha­ce unos días ha pre­sen­ta­do un es­tu­dio so­bre el ros­tro de Leo­nar­do, un aná­li­sis de to­das las teo­rías que exis­ten en torno a la ima­gen de Leo­nar­do Da Vin­ci. Es un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción. El resumen del li­bro po­dría ser que siem­pre hay más de lo que nuestros ojos ven. La in­tui­ción pue­de lle­var­te a ca­mi­nos sor­pren­den­tes. No exis­te una prue­ba que de­mues­tre que el re­tra­to que más co­no­ce­mos de Leo­nar­do sea real­men­te él y hay otros que tie­nen más por­cen­ta­je de pro­ba­bi­li­da­des de ser­lo. El si­guien­te pa­so es que he si­do in­vi­ta­do por el Pro­yec­to Leo­nar­do, que es una amal­ga­ma de los me­jo­res cien­tí­fi­cos del mun­do re­la­cio­na­dos con el ADN. Su ma­yor ob­je­ti­vo pa­ra 2019, año del quin­to cen­te­na­rio de la muer­te de Leo­nar­do, es ex­hu­mar sus res­tos, re­cu­pe­rar la ma­yor mues­tra de ADN po­si­ble, in­ten­tar de­ter­mi­nar en el có­di­go ge­né­ti­co de dón­de ve­nían sus ca­pa­ci­da­des y si se en­cuen­tra el crá­neo, ha­cer una re­cons­truc­ción fa­cial. Y pre­pa­ran­do el ter­cer vo­lu­men de las cró­ni­cas del Re­na­ci­mien­to. Des­pués de ma­tar a Leo­nar­do y re­zar por Mi­guel Án­gel, to­ca sal­var a Ra­fael. Ha­brá que es­pe­rar a mar­zo de 2018 y se­rá especial, por­que Ra­fael es el gran des­co­no­ci­do. Ade­más, hay al­go que me ape­te­ce mu­cho: de­vol­ver el pa­pel pro­ta­go­nis­ta a la mu­jer en el Re­na­ci­mien­to. Eso sue­na muy bien. No so­lo sue­na bien: sue­na a justicia. ¿Es que no ha­bía mu­je­res en el Re­na­ci­mien­to? No so­lo en el Re­na­ci­mien­to, la his­to­ria es­tá lle­na de gran­des ol­vi­da­das. Por­que la han es­cri­to los hom­bres y creo que ha lle­ga­do el mo­men­to de po­ner a la mu­jer en el lu­gar que le co­rres­pon­de. Pues desean­do leer­lo. Y desean­do ter­mi­nar­lo, a ver si lle­go.

un “sí” ro­tun­do Tar­dó diez se­gun­dos en acep­tar es­ta en­tre­vis­ta con Ana García Lo­zano.

Agra­de­ci­mien­tos: Res­tau­ran­te El ochen­ta (Ma­ja­dahon­da). “Quie­ro de­vol­ver el pa­pel pro­ta­go­nis­ta a la mu­jer en el Re­na­ci­mien­to”. de justicia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.