AL­BA CARRILLO

AL­BA CARRILLO HA DE­CI­DI­DO DAR UNA NUEVA OPOR­TU­NI­DAD AL AMOR. LA MODELO HA­BLA POR PRIMERA VEZ DEL IN­GE­NIE­RO MUR­CIANO CON EL QUE PRE­TEN­DE OL­VI­DAR A FE­LI­CIANO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR SAÚL OR­TIZ

“David me ha­ce sen­tir especial”.

Quie­ren ir po­co a po­co, aun­que los ojos de Al­ba Carrillo no de­jan lu­gar a du­das. Ha caí­do ren­di­da a los bra­zos de David Va­lles­pín, un in­ge­nie­ro ae­ro­náu­ti­co de 30 años, di­rec­tor del área de ae­ro­náu­ti­ca de Al­trán, una de las em­pre­sas más im­por­tan­tes del sec­tor en Es­pa­ña.

Na­ci­do en Mur­cia –don­de con­ser­va ami­gos y fa­mi­lia­res–, se mu­dó a Madrid en 2013 tras doc­to­rar­se en la Uni­ver­si­dad de Li­ver­pool. Su tra­ba­jo es pu­ra­men­te vo­ca­cio­nal. Gran par­te de su fa­mi­lia es­tá re­la­cio­na­da con el mun­do de la in­ge­nie­ría ae­ro­náu­ti­ca. Tam­bién con el de la hos­te­le­ría y el de­por­te.

Aun­que tan so­lo lle­van tres me­ses co­no­cién­do­se, David y Al­ba han en­ca­ja­do a la per­fec­ción. Sus ci­tas son ha­bi­tua­les, aun­que in­ten­tan pa­sar des­aper­ci­bi­dos. De he­cho, es­ta re­vis­ta ha po­di­do sa­ber que par­te de sus res­pec­ti­vos en­tor­nos se han en­te­ra­do por la pren­sa de es­ta nueva si­tua­ción. Sin em­bar­go, Co­ra­zón pue­de con­fir­mar que la fa­mi­lia de David es­tá en­can­ta­da con la in­ci­pien­te re­la­ción. No les im­por­ta la ex­po­si­ción me­diá­ti­ca, siem­pre que se ga­ran­ti­ce la in­ti­mi­dad y tran­qui­li­dad fa­mi­liar. Lle­van una vi­da muy dis­cre­ta y, aun­que los fo­cos no son un pro­ble­ma,

pre­fie­ren se­guir abra­zan­do el ano­ni­ma­to. Tam­po­co a David pa­re­ce an­gus­tiar­le la fa­ma. La afron­ta con na­tu­ra­li­dad. Sa­be quién es Al­ba y co­no­ce –aun­que tam­po­co con to­tal pre­ci­sión– las con­se­cuen­cias del tsu­na­mi emo­cio­nal del que se re­cu­pe­ra. Por­que aun­que la modelo pre­fie­ra no abor­dar el pa­sa­do, to­da­vía su­fre los vai­ve­nes pro­pios de una re­sa­ca sen­ti­men­tal amar­ga y ta­ci­tur­na.

PRI­ME­RAS PA­LA­BRAS

Por eso sa­be que David no es uno más. No es el pri­me­ro que ha in­ten­ta­do po­ner­le re­mien­dos en el al­ma, pe­ro sí el que ha de­mos­tra­do tem­plan­za e in­te­rés más allá de su frá­gil y evi­den­te be­lle­za. Por­que si a Al­ba le mo­vie­ra lo mer­can­til, po­dría ha­ber es­ta­do en­no­via­da y muy bien si­tua­da des­de ha­ce bas­tan­te tiem­po.

Re­cha­zó y plan­tó a más de uno por­que el amor, pa­ra ella, no tie­ne nú­me­ros ni pro­pie­da­des. Al­ba es­tá fe­liz. Ha en­con­tra­do re­fu­gio en un hom­bre que la en­tien­de y, so­bre to­do, que le ha­ce reír. No pue­de es­con­der que David le ha de­vuel­to la con­fian­za y au­to­es­ti­ma. Por­que más allá de la atrac­ción fí­si­ca, con él com­par­te es­ti­lo de vi­da y con­ver­sa­cio­nes pro­fun­das. Eso es, tal vez, lo que mar­ca la di­fe­ren­cia: «Es in­te­li­gen­te, bue­na per­so­na y me ha­ce sen­tir especial. Es en­can­ta­dor», nos di­ce en las que son sus pri­me­ras pa­la­bras so­bre él des­de que se des­ta­pa­ra el ro­man­ce. No es pa­ra me­nos. Aman­te del de­por­te y de los re­tos, David se man­tie­ne en for­ma. Es un buen es­quia­dor, un gran ju­ga­dor de fút­bol, le gus­ta el me­dio am­bien­te, es ni­ñe­ro –ejer­ce de tío de su so­bri­na de cua­tro años– y sue­ña con se­guir re­co­rrien­do el mun­do. Es cos­mo­po­li­ta, espontáneo y con una car­te­ra de contactos más que im­por­tan­te. Por su vi­da han pa­sa­do di­rec­to­res de pro­yec­to y com­pa­ñe­ros que des­ta­can en él su pa­sión por el tra­ba­jo. Es me­tó­di­co y crea­ti­vo, in­clu­so en un mun­do que re­quie­re más prac­ti­ci­dad o prag­ma­tis­mo.

Co­ra­zón ha po­di­do sa­ber, ade­más, que si­gue man­te­nien­do bue­na sin­to­nía con la cú­pu­la de an­te­rio­res em­pleos y que las re­fe­ren­cias so­bre él son ex­tra­or­di­na­rias. Tie­ne un ex­pe­dien­te im­po­lu­to que tam­bién se alar­ga al plano sen­ti­men­tal. Ha te­ni­do dos no­vias y, aun­que con nin­gu­na ha lle­ga­do a buen puerto, tam­po­co las mal­di­ce.

SU­PER­VI­VEN­CIA

Aho­ra se se­pa­ra­rán. Du­ran­te los pró­xi­mos me­ses Al­ba se em­bar­ca­rá en un reality

show le­jos de Es­pa­ña. Se­rá allí don­de cé­le­bre el cum­plea­ños de su nueva ilu­sión, qui­zá ob­ser­van­do esa lu­na que fue tes­ti­go mu­do de su pri­mer be­so.

David sa­be que sa­lir con Al­ba es en­fren­tar­se a la pre­sión me­diá­ti­ca, al­go que no le an­gus­tia.

“In­te­li­gen­te y bue­na per­so­na”, co­mo le de­fi­ne Al­ba, David tie­ne un ex­pe­dien­te la­bo­ral im­po­lu­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.