MA­RI­SA JA­RA

“En la mo­da si­gue man­dan­do la ex­tre­ma del­ga­dez”.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - MA­RI­SA JA­RA

Se sien­te rea­li­za­da en su nue­va fa­ce­ta co­mo mo­de­lo curvy. Ma­ri­sa Ja­ra (37) ha en­con­tra­do la se­gu­ri­dad ne­ce­sa­ria pa­ra en­fren­tar­se, en su pri­mer li­bro –La ta­lla o la

vi­da, Ed. Pla­ne­ta–, a sus tras­tor­nos ali­men­ta­rios y des­nu­dar al­gu­nos ca­pí­tu­los de una vi­da de mo­de­lo en la que no to­do era tan ma­ra­vi­llo­so co­mo apa­ren­ta­ba. De sus mie­dos y an­gus­tias, de la ti­ra­nía de la es­té­ti­ca de la mo­da y de sus pro­ble­mas con la co­mi­da ha­bla en un tes­ti­mo­nio sin­ce­ro y mo­ti­va­dor. En su li­bro se res­pi­ra mu­cho su­fri­mien­to. Lu­char con­tra su pe­so en un mun­do don­de la lí­nea ro­ja la mar­ca­ba la ta­lla 36 era más que una ago­nía. ¿Por qué ha que­ri­do na­rrar es­tas vi­ven­cias en un li­bro? ¿Era su for­ma de ha­cer te­ra­pia? Lo cier­to es que nun­ca ha­bía te­ni­do el pen­sa­mien­to de es­cri­bir un li­bro.

La edi­to­rial Pla­ne­ta me hi­zo la su­ge­ren­cia, por­que ha­bían se­gui­do mi blog. Que­rían que es­cri­bie­ra el cam­bio que ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do co­mo mo­de­lo al pa­sar­me a la ta­lla gran­de. Des­pués de me­di­tar­lo, pen­sé que po­día ser una bue­na idea con­tar mi ex­pe­rien­cia y abrir los ojos a mu­chas per­so­nas que pue­dan es­tar en esa si­tua­ción. Su­pon­go que te­ner que re­vi­vir al­gu­nos mo­men­tos es­pe­cial­men­te do­lo­ro­sos de su pa­sa­do le ha­brá re­vuel­to mu­chas co­sas. De­pen­día del día y el te­ma que me to­ca­ra es­cri­bir. Es ver­dad que cuan­do he te­ni­do que re­cor­dar mis pro­ble­mas de tras­tor­nos ali­men­ta­rios, no me re­sul­ta­ba muy agra­da­ble, pe­ro tam­po­co me ha su­pues­to un dra­ma, ya que no soy mu­jer de re­crear­me en el do­lor. Asu­mo las co­sas que me pa­san en la vi­da y soy de las que mi­ro ha­cia ade­lan­te. He que­ri­do re­fle­jar fiel­men­te lo que vi­ví, sin abu­sar del dra­ma­tis­mo. El mun­do de la mo­da es co­no­ci­do por su ti­ra­nía con las ta­llas. En es­tas pá­gi­nas re­cuer­da có­mo al­gu­nas de sus com­pa­ñe­ras po­dían pa­sar el día con una man­za­na y mu­cha agua. Es­ta­rá con­mi­go en que eso es una au­tén­ti­ca bu­rra­da. Evi­den­te­men­te. Ha­blo de mi ca­so, pe­ro es ver­dad que he con­vi­vi­do con mu­chí­si­mas mo­de­los, so­bre to­do los pri­me­ros años, cuan­do com­par­tía apar­ta­men­tos con com­pa­ñe­ras de to­do el mun­do, y he vis­to de to­do. Al­gu­nas eran del­ga­das por na­tu­ra­le­za, pe­ro tam­bién ha­bía mu­chas que se ma­ta­ban a die­tas. La cons­ti­tu­ción de ca­da per­so­na es di­fe­ren­te. Yo me me­tí en es­ta pro­fe­sión y pue­de que no fue­ra muy cons­cien­te de dón­de lo ha­cía. Es más, nun­ca creí que iba a vi­vir esas pre­sio­nes ni los pro­ble­mas de pe­so que he pa­de­ci­do. En el li­bro ex­pli­ca muy bien có­mo, ca­da vez que en­tra­ba en cri­sis, op­ta­ba por via­jar

FO­TOS: ELIO VAL­DE­RRA­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.