CAR­MEN SE­VI­LLA

Dos años de ol­vi­do.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR JESUS MANUEL RUIZ/ REDACCIÓN

Su her­mano mu­rió con la pe­na de no ver­la , di­jo su cu­ña­da

Es­toy fe­liz de to­do lo que he he­cho

en mi vi­da», de­cía Car­men Se­vi­lla en 2011. Fue du­ran­te la última en­tre­vis­ta que le hi­cie­ron en te­le­vi­sión. En­ton­ces Ma­ría Te­re­sa Cam­pos en­tra­ba en ca­sa de la ar­tis­ta pa­ra char­lar con ella de una vi­da in­ten­sa, lle­na de anéc­do­tas y mo­men­tos es­pe­cia­les de la que su pro­ta­go­nis­ta, por des­gra­cia, ya no pue­de re­cor­dar na­da. Las cró­ni­cas que ha­blan de la ac­triz traían es­ta se­ma­na, ade­más, una tris­te afir­ma­ción: su es­ta­do de sa­lud va en de­cli­ve, pa­ra des­gra­cia de los se­gui­do­res de una de las mu­je­res más que­ri­das de la his­to­ria de la pe­que­ña y gran pan­ta­lla es­pa­ño­la.

PE­QUE­ÑA Y SIN VIS­TAS

Diag­nos­ti­ca­da de alz­hei­mer des­de tiem­po an­tes, Car­men Se­vi­lla fue in­gre­sa­da en la re­si­den­cia Sany­res, de la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Ara­va­ca, en abril de 2015. Se tra­ta de un cen­tro no ap­to pa­ra to­dos los bol­si­llos cu­yo cos­te su­pera los 2.800 eu­ros men­sua­les. Ese mon­tan­te po­dría lle­var a pen­sar en una es­tan­cia lle­na de lu­jos pa­ra la pre­sen­ta­do­ra y ac­triz, pe­ro esa ima­gen dis­ta­ría bas­tan­te de su día a día. Se­gún ha po­di­do ave­ri­guar Co­ra­zón, Car­men Se­vi­lla per­ma­ne­ce in­gre­sa­da en una ha­bi­ta­ción de di­men­sio­nes re­du­ci­das, sin ape­nas mo­bi­lia­rio y con una pe­que­ña ven­ta­na. Se­vi­lla, que es la úni­ca ocu­pan­te de ese cuar­to, su­fre es­ta te­rri­ble en­fer­me­dad des­de ha­ce años y su con­di­ción va en de­cli­ve. Por ello ape­nas se re­la­cio­na con el res­to de los an­cia­nos que co­mo ella per­ma­ne­cen allí in­gre­sa­dos y, se­gún con­fir­man com­pa­ñe­ros de la re­si­den­cia, ha per­ma­ne­ci­do ata­da y con una son­da que fa­ci­li­ta su ali­men­ta­ción, lo que ha­ce que per­ma­nez­ca nu­tri­da y con buen as­pec­to.

Una per­so­na que es­tu­vo re­la­cio­na­da la­bo­ral­men­te con el cen­tro lle­gó a plan­tear­se de­nun­ciar la si­tua­ción de la ac­triz, pe­ro pues­tos en con­tac­to con ella, ha de­cli­na­do ha­cer de­cla­ra­cio­nes al res­pec­to. Tam­bién ase­gu­ran que es di­fí­cil, ca­si im­po­si­ble, ver a fa­mi­lia y ami­gos vi­si­tán­do­la en la re­si­den­cia. Y es que, se­gún de­nun­cia­ba Car­men Cla­vi­jo, la cu­ña­da de Car­men Se­vi­lla, ha­ce unos me­ses en Va­ni­ta­tis, Au­gus­to, el úni­co hi­jo de la ar­tis­ta, no les per­mi­te ir a ver­la. Por su par­te, Au­gus­to ha he­cho del si­len­cio y la dis­cre­ción su mo­do de vi­da y es tan com­pli­ca­do ver­le en­tran­do o sa­lien­do del cen­tro que se ha lle­ga­do a po­ner en du­da que la vi­si­te.

Aun­que Car­men Se­vi­lla se ca­só en dos oca­sio­nes (la pri­me­ra con Au­gus­to Al­gue­ró y la se­gun­da con Vi­cen­te Pa­tuel, de quien en­viu­dó en el año 2000), so­lo tu­vo un hi­jo. Su fa­mi­lia cer­ca­na tam­bién era re­du­ci­da.

Aba­jo, Car­men con su hi­jo, Au­gus­to, en la ce­le­bra­ción de su 78 cum­plea­ños, en 2009. A la iz­da., con él de ni­ño.

A la dcha., la última ima­gen de la pre­sen­ta­do­ra, aso­ma­da a la ven­ta­na de su ca­sa del cen­tro de Ma­drid (oc­tu­bre de 2012). Ba­jo es­tas lí­neas, la re­si­den­cia en la que pa­sa sus días des­de ha­ce dos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.