CO­MU­NIÓN REAL

RE­CI­BIÓ EL SA­CRA­MEN­TO EN UNA CE­RE­MO­NIA PRÁC­TI­CA­MEN­TE IDÉN­TI­CA A LA DE SU HER­MA­NA, LA PRIN­CE­SA DE AS­TU­RIAS, CE­LE­BRA­DA HA­CE DOS AÑOS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO -

La IN­FAN­TA SO­FÍA re­ci­bió el Sa­cra­men­to en el Co­le­gio San­ta Ma­ría de los Ro­sa­les acom­pa­ña­da por su fa­mi­lia.

La In­fan­ta So­fía se mos­tró fe­liz tras re­ci­bir la Pri­me­ra Co­mu­nión el miér­co­les 17 de ma­yo, jun­to a sus com­pa­ñe­ros de co­le­gio en la pa­rro­quia de la Asun­ción de Nues­tra Se­ño­ra de Ara­va­ca. Du­ran­te la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa, la ni­ña es­tu­vo acom­pa­ña­da por sus pa­dres, los Re­yes; su her­ma­na, la Prin­ce­sa de As­tu­rias; sus abue­los pa­ter­nos, los Re­yes don Juan Car­los y do­ña So­fia; su pa­drino de Bau­tis­mo, Constantino de Bul­ga­ria, Prín­ci­pe de Vi­din; sus abue­los ma­ter­nos, Pa­lo­ma Ro­ca­so­lano –que ade­más es su ma­dri­na– y

Je­sús Or­tiz, y su bi­sa­bue­la, Men­chu Ál­va­rez Del Va­lle. A la Eu­ca­ris­tía tam­bién acu­dió la es­po­sa de Je­sús Or­tiz, Ana To­go­res, aun­que no se su­mó a la fo­to fa­mi­liar an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Cuan­do lle­ga­ron a la pa­rro­quia, los miem­bros de la Fa­mi­lia Real fue­ron re­ci­bi­dos por un gru­po de ciu­da­da­nos con gri­tos de «¡Vi­van los Re­yes!». Tam­bién

se oye­ron los «¡Vi­va el Rey Juan Car­los!» y «¡Vi­va la Rei­na So­fía!». Mien­tras po­sa­ban an­te los me­dios, el Rey don Juan Car­los con­ver­só con do­ña Le­ti­zia y bro­meó con su nie­ta Leonor, a la que elo­gió su ves­ti­do ce­les­te y los za­pa­tos a jue­go.

UN PO­QUI­TO NER­VIO­SA

Igual que su her­ma­na, la Prin­ce­sa, ha­ce dos años y que sus 20 com­pa­ñe­ros de cla­se, So­fía re­ci­bió la Co­mu­nión ves­ti­da con el uni­for­me del Co­le­gio San­ta Ma­ría de los Ro­sa­les, don­de es­tu­dia 4º de Pri­ma­ria, al que se le aña­dió una cor­ba­ta y una cha­que­ta con el es­cu­do del cen­tro es­co­lar bor­da­do. El úni­co sím­bo­lo re­li­gio­so que lle­va­ba la ni­ña era un Ro­sa­rio col­ga­do del cue­llo.

A su lle­ga­da al tem­plo, los pe­rio­dis­tas pre­gun­ta­ron a la In­fan­ta si es­ta­ba ner­vio­sa. An­tes de que So­fía res­pon­die­ra, Leonor se apre­su­ró a asen­tir con la ca­be­za mien­tras mi­ra­ba a su her­ma­na, que ter­mi­nó asin­tien­do tam­bién. Una ho­ra des­pués, a la sa­li­da de la pa­rro­quia, la In­fan­ta re­co­no­ció que es­ta­ba «un po­qui­to» ner­vio­sa.

SU SI­TIO EN LA IGLE­SIA

Pa­ra la ce­le­bra­ción de la Co­mu­nión, los Re­yes se han ce­ñi­do a las nor­mas es­ta­ble­ci­das por el co­le­gio, que siem­pre pla­ni­fi­ca es­tas ce­re­mo­nias en días la­bo­ra­bles. Tam­bién es­ta­ble­ce que los co­mul­gan­tes de­ben lu­cir el uni­for­me del co­le­gio. No obs­tan­te, los fa­mi­lia­res y acom­pa­ñan­tes de los ni­ños sí que sue­len ves­tir­se co­mo en cual­quier Co­mu­nión. De he­cho, do­ña Le­ti­zia lu­ció un ves­ti­do de Fe­li­pe Va­re­la, co­lor agua­ma­ri­na, que ha­cía jue­go con la cor­ba­ta de don Fe­li­pe. La Prin­ce­sa Leonor es­tre­nó un ves­ti­do con fal­da ta­blea­da en co­lor ce­les­te.

La Fa­mi­lia Real tam­bién ha te­ni­do que ce­ñir­se a las li­mi­ta­cio­nes de es­pa­cio en el in­te­rior de la pa­rro­quia. Du­ran­te la mi­sa, los Re­yes y la Prin­ce­sa de As­tu­rias ocu­pa­ron el se­gun­do ban­co, asig­na­do por el co­le­gio por or­den al­fa­bé­ti­co. Y los Re­yes Emé­ri­tos, jun­to al res­to de la fa­mi­lia, en la oc­ta­va fi­la. En la eu­ca­ris­tía, So­fía le­yó un frag­men­to de un Sal­mo, co­mo el res­to de los co­mul­gan­tes, sin que nin­guno de ellos se equi­vo­ca­ra, se­gún in­for­ma­ron tes­ti­gos. Ade­más, la In­fan­ta se mos­tró muy ca­ri­ño­sa con sus pa­dres, es­pe­cial­men­te con su her­ma­na, a la que abra­zó, en la paz.

Tras la ce­re­mo­nia, los Re­yes ofre­cie­ron un al­muer­zo en su re­si­den­cia de La Zar­zue­la, al que se su­ma­ron más fa­mi­lia­res, aun­que la Ca­sa del Rey no qui­so con­fir­mar si acu­die­ron las In­fan­tas do­ña Ele­na y do­ña Cristina o la her­ma­na de la Rei­na, Tel­ma Or­tiz, co­mo ocu­rrió ha­ce dos años tras la Co­mu­nión de la Prin­ce­sa de As­tu­rias.

Al igual que el res­to de sus com­pa­ñe­ros, la In­fan­ta So­fía le­yó un Sal­mo. Nin­guno de ellos se equi­vo­có, se­gún tes­ti­gos pre­sen­cia­les.

A la lle­ga­da a la ce­re­mo­nia, la In­fan­ta So­fía fue pre­gun­ta­da si es­ta­ba ner­vio­sa. An­tes de que pu­die­ra de­cir na­da, su her­ma­na, la Prin­ce­sa de As­tu­rias, asin­tió por ella mi­rán­do­la. An­te es­to, la pe­que­ña de las hi­jas de los Re­yes, ter­mi­nó asin­tien­do tam­bién.

AL­TA FI­DE­LI­DAD La Rei­na se de­can­tó pa­ra la oca­sión por un di­se­ño de Fe­li­pe Va­re­la (co­mo tam­bién lo era el ‘clutch’) y unos sa­lo­nes de Ma­grit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.