LO­REN­ZO CA­PRI­LE

CUM­PLE SUS BO­DAS DE PLA­TA EN LA MODA PE­RO NO QUIE­RE GRAN­DES CE­LE­BRA­CIO­NES, SO­LO SE­GUIR TRA­BA­JAN­DO. HU­MIL­DE, PER­FEC­CIO­NIS­TA Y A VE­CES PO­LÍ­TI­CA­MEN­TE IN­CO­RREC­TO, NOS HA­BLA DE CÓ­MO HA VI­VI­DO EL TRANS­CU­RRIR DE LOS AÑOS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO -

“La moda tie­ne po­co de ar­te y de cul­tu­ra”.

El te­lé­fono de su ta­ller no de­ja de so­nar. Es­ta­mos en tem­po­ra­da al­ta y las fu­tu­ras novias en­tran y sa­len de su ta­ller a to­das ho­ras pa­ra pro­bar­se el ves­ti­do con el que van a dar el ‘sí, quie­ro’. Un aje­treo que, por for­tu­na pa­ra él y pa­ra su equi­po, lle­va lus­tros pro­du­cién­do­se. Son 25 los años que lle­va el mo­dis­ta –no le gus­ta que se re­fie­ran a él con el tér­mino di­se­ña­dor– vis­tien­do a las mu­je­res es­pa­ño­las. En­tre ellas, a mu­chas anó­ni­mas, pe­ro tam­bién a mu­chas cé­le­bres. En­tre quie­nes han ves­ti­do sus tra­jes hay nom­bres co­mo el de Car­la Ro­yo-Vi­lla­no­va o la mis­mí­si­ma Rei­na Le­ti­zia. Ha­ce unos días, el IMF Bu­si­ness School ce­le­bró sus bo­das de pla­ta con una char­la que, ba­jo el tí­tu­lo Lo­ren­zo Ca­pri­le: 25 años de tra­yec­to­ria, re­pa­só una ca­rre­ra pla­ga­da de triun­fos en lo que él pre­fie­re no re­pa­rar. Di­ce que no va a ha­cer gran­des ce­le­bra­cio­nes, pe­ro 25 años de pro­fe­sión no se cum­plen to­dos los días. Se to­ma us­ted to­do es­to con mu­cha hu­mil­dad. No es hu­mil­dad, es prag­ma­tis­mo. De mo­men­to mi ob­je­ti­vo es sa­lir ai­ro­so de la tem­po­ra­da al­ta, ya que, gra­cias a Dios, hay mu­cho tra­ba­jo. Que­re­mos en­tre­gar

POR MI­RIAM RU­BIO

to­do bien, que las clien­tas que­den con­ten­tas y que de un ves­ti­do sal­gan diez más. De mo­men­to va­mos cum­plien­do ese ob­je­ti­vo y por eso es­toy aquí 25 años des­pués. Echan­do la vis­ta atrás, ¿qué re­cuer­da de sus ini­cios en la moda? ¿Sin­ce­ra­men­te? Mu­cha in­cons­cien­cia. Si vol­vie­ra atrás sa­bien­do lo que sé aho­ra, me lo pen­sa­ría un po­co más, por­que es un mun­do muy du­ro. Ca­da vez más. El mun­do del tra­po se es­tá con­vir­tien­do en la jungla. ¿Le pa­re­ce más du­ro aho­ra que en­ton­ces? Sí, mu­cho más. Por to­do, por la com­pe­ten­cia, la ofer­ta, la re­vo­lu­ción vir­tual… An­tes a lo me­jor te preo­cu­pa­ba el ta­ller de la es­qui­na, aho­ra te preo­cu­pa el mun­do en­te­ro. Aho­ra lo que se lle­va es ser ‘in­fluen­cer’. ¿Qué opinión le me­re­ce el tér­mino? Son fe­nó­me­nos nue­vos, to­da­vía es pron­to pa­ra juz­gar. Aun­que creo que in­fluen­cers ha ha­bi­do siem­pre. Ya lo eran Naty Abas­cal, Isa­bel Preys­ler… lo que pa­sa es que ellas ni te­nían Ins­ta­gram ni lo ha­cían de una ma­ne­ra ‘pro­fe­sio­nal’. En ese sen­ti­do, a do­ña Le­ti­zia la po­de­mos con­si­de­rar en cier­to mo­do una

in­fluen­cer, ya que su es­ti­lo in­flu­ye en mu­chas mu­je­res. Es­tos días la he­mos vis­to ves­ti­da de ro­jo y es inevi­ta­ble acor­dar­se del tra­je que le hi­zo us­ted pa­ra la bo­da de Fe­de­ri­co de Di­na­mar­ca. Es un ho­nor que se si­gan acor­dan­do de un tra­ba­jo que tie­ne ya 13 años. Tam­bién de­be ser­lo que An­ne Igar­ti­bu­ru con­fíe en us­ted en las Cam­pa­na­das. Con An­ne hay una amis­tad des­de ha­ce mu­chos años. En el mi­nu­to más vis­to del año An­ne no quie­re co­rrer ries­gos y apues­ta so­bre se­gu­ro. Es un or­gu­llo, sí. Pe­ro es que ade­más, ves­tir­la es fa­ci­lí­si­mo. Ten­dría­mos que ser muy ma­los pa­ra equi­vo­car­nos. Es dis­cre­to con sus clien­tas, pe­ro ¿hay al­gún tra­je que re­cuer­de siem­pre? Los que han sa­li­do mal. De esos me acuer­do to­dos los días, por­que es con los que apren­des. Los que sa­len

bien, los en­tre­gas, te los pa­gan, te man­dan la fo­to­gra­fía y te ol­vi­das. ¿Es us­ted se­lec­ti­vo con la clien­te­la que acep­ta? En ab­so­lu­to. Aquí to­do el mun­do es bien­ve­ni­do. ¿Ha pen­sa­do al­gu­na vez en dar el sal­to a las pa­sa­re­las in­ter­na­cio­na­les? No, pa­ra na­da. Ade­más que pa­ra ir a las pa­sa­re­las in­ter­na­cio­na­les ne­ce­si­tas un col­chón fi­nan­cie­ro. Eso sig­ni­fi­ca­ría aso­ciar­se y a mí siem­pre me ha gus­ta­do ir so­lo por la vi­da. Tam­po­co le ve­mos pre­sen­tan­do en Ci­be­les. No es­toy de acuer­do en co­mo es­tá plan­tea­do. Ni lo es­toy con las sub­ven­cio­nes. ¿Cuál se­ría el me­jor in­cen­ti­vo pa­ra la moda? Cor­tar to­do ti­po de ayu­da. Cuan­do tie­nes un ne­go­cio y tie­nes que so­bre­vi­vir te bus­cas las ha­bi­chue­las. La in­ven­ti­va y la crea­ti­vi­dad te sa­len por­que no tie­nes más na­ri­ces. Cuan­do sa­bes que te lo van a po­ner to­do fá­cil, ha­gas lo que ha­gas, si es feo o bo­ni­to, si es co­mer­cial o si no, pues no te es­fuer­zas. Una de sus afir­ma­cio­nes po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tas fue de­cir que la moda no es un ar­te. Sin em­bar­go, le han con­ce­di­do la Me­da­lla de Oro al Mé­ri­to de las Be­llas Ar­tes. ¿Có­mo se re­ci­be aho­ra eso? Pues se re­ci­be… ¡no me voy a po­ner a dis­cu­tir con el Mi­nis­te­rio! (ri­sas). Lo que di­go es que uno de los erro­res que arras­tra­mos des­de los años 80 es que la moda no ten­dría que de­pen­der del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, de­be­ría ha­cer­lo del de In­dus­tria, por­que es lo que es: una in­dus­tria. Ca­da vez más agre­si­va, más mez­qui­na y con unas re­glas del jue­go to­tal­men­te des­pia­da­das. De ar­te y de cul­tu­ra tie­ne po­co. Ade­más de ves­ti­dos inolvidables, ha he­cho fi­gu­ri­nes pa­ra tea­tro, pa­tro­na­je… ¿Qué le que­da por ha­cer en el mun­do de la moda? ¡Uy! un mon­tón de co­sas. Lo me­jor siem­pre es­tá por ve­nir.

A do­ña Le­ti­zia po­de­mos con­si­de­rar­la una ‘in­fluen­cer’

“An­tes te preo­cu­pa­ba el ta­ller de la es­qui­na, aho­ra te preo­cu­pa el mun­do en­te­ro”.

En 2007 vis­tió de ro­jo a do­ña Le­ti­zia. An­ne Igar­ti­bu­ru con­fía en él pa­ra sus ac­tos más im­por­tan­tes.

El pa­sa­do 9 de ma­yo, el mo­dis­ta fue el pro­ta­go­nis­ta de la char­la ‘Lo­ren­zo Ca­pri­le: 25 años de tra­yec­to­ria’, or­ga­ni­za­da por el IMF Bu­si­ness School y la aso­cia­ción de an­ti­guos alum­nos. Allí ha­bló so­bre los cam­bios en el mun­do de la moda.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.