MI FIRMA DE RO­PA ES CO­MO UN HI­JO

LA­RA ÁL­VA­REZ ACA­BA DE EM­PREN­DER UNA AVEN­TU­RA. LA PRE­SEN­TA­DO­RA, QUE SE EN­CUEN­TRA EN HON­DU­RAS, HA LAN­ZA­DO SU PRO­PIA MAR­CA, BLUE PALM.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ACTUALIDAD - POR ALESSANDRA PA­GLIAC­CI

Po­co a po­co La­ra Ál­va­rez ha ido con­si­guien­do su­pe­rar­se. A sus 31 años, se ha con­ver­ti­do en una de las ca­ras más co­no­ci­das de Me­dia­set. Aho­ra, la pre­sen­ta­do­ra de Su­per­vi­vien­tes (Te­le­cin­co) se ha lan­za­do a una nue­va aven­tu­ra que no es ti­rar­se de un he­li­cóp­te­ro. Se ha con­ver­ti­do en di­se­ña­do­ra. Aca­ba de es­tre­nar su mar­ca, Blue Palm, y nos ha con­ta­do có­mo ha si­do su ate­rri­za­je en la mo­da.

¿Có­mo sur­gió la idea de crear su pro­pia lí­nea de ro­pa?

Al tra­ba­jar de ca­ra al pú­bli­co, mu­chas chi­cas me pre­gun­ta­ban por re­des so­cia­les de dón­de son las pren­das que uso y en qué tien­das sue­lo com­prar. La ma­yo­ría de la ro­pa que me pon­go es­tá mo­di­fi­ca­da por mí. En­ton­ces pen­sé, ¿por qué no lan­zar mi pro­pia mar­ca? Una lí­nea de ro­pa don­de pue­da crear las ca­mi­se­tas co­mo me gus­tan, lle­ván­do­las a la co­mo­di­dad. Así na­ce Blue Palm.

¿Cuán­do co­men­zó a tra­ba­jar en ello?

Lle­vo dos años dán­do­le vuel­tas, pen­san­do en el es­ti­lo de ro­pa, a qué per­fil de chi­ca iba des­ti­na­da, a ha­cer nú­me­ros para la in­ver­sión, a pen­sar en có­mo se po­día trans­mi­tir un po­qui­to de mi fi­lo­so­fía de vi­da... Bus­qué un buen equi­po de pro­fe­sio­na­les y co­men­za­mos con la con­fec­ción de la pri­me­ra co­lec­ción, que ya es­tá a la ven­ta en la pá­gi­na web.

¿Qué tal ha si­do la aco­gi­da?

Es­toy fe­liz. La inex­pe­rien­cia en el mun­do tex­til y ser una nue­va em­pre­sa­ria ha­cen que me to­me las co­sas con mu­cha pa­cien­cia. Sa­bía del ries­go que su­po­ne in­ver­tir en un ne­go­cio así: mu­cha com­pe­ten­cia, mu­cha va­rie­dad... Por eso ha­blo de Blue Palm co­mo un hi­jo. He es­ta­do de­ci­dien­do ca­da de­ta­lle, te­ji­do, y eti­que­ta. Es­toy desean­do lle­gar a Es­pa­ña y en­con­trar­me a al­guien con una

In­ten­to que la gen­te ne­ga­ti­va no es­té cer­ca de mí

ca­mi­se­ta Blue Palm por la ca­lle. Se­ría un sue­ño cum­pli­do.

La firma mez­cla el es­ti­lo sur­fe­ro con el ur­bano. ¿Es la for­ma de man­te­ner­se cer­ca de la pla­ya en la ca­pi­tal?

To­tal­men­te. Siem­pre que me pre­gun­tan por ins­tan­tes fe­li­ces re­cuer­do mo­men­tos en la pla­ya. Ve­rano, atar­de­ce­res, fa­mi­lia, ami­gos, re­lax, di­ver­sión, el mar, el so­ni­do de las olas... Blue Palm pre­ten­de lle­var esa sen­sa­ción de bie­nes­tar al as­fal­to, a no per­der la pers­pec­ti­va de las co­sas sen­ci­llas que nos ha­cen fe­li­ces. Por eso la mar­ca de­fien­de el le­ma keep it sim­ple, Haz­lo fá­cil. Dis­fru­ta de las pe­que­ñas gran­des co­sas de la vi­da.

Hay ves­ti­dos, ca­mi­se­tas y jer­seys. ¿Tie­ne pen­sa­do aña­dir más pie­zas a la co­lec­ción?

La in­ten­ción es que crez­ca po­co a po­co es­cu­chan­do a las com­pra­do­ras. Quie­ro que la gen­te dis­fru­te de ella y ha­ga crí­ti­cas cons­truc­ti­vas que nos ayu­den a desa­rro­llar una mar­ca he­cha a me­di­da. Ellas, sin du­da, le dan el sen­ti­do a es­ta nue­va aven­tu­ra.

¿Las pie­zas las di­se­ña us­ted mis­ma?

Sí, pe­ro con la ayu­da de unas ex­ce­len­tes pa­tro­nis­tas. Des­pués de mu­chas vuel­tas en mi ca­be­za, de pre­gun­tar a mis ami­gas, a mu­je­res de di­fe­ren­tes eda­des y ti­pos de cuer­po, co­gí los mo­de­los de ca­mi­se­tas que más me gus­ta­ban y co­men­cé a ha­cer mo­di­fi­ca­cio­nes. Ca­mi­se­tas que de­jen ver la si­lue­ta pe­ro que no mar­quen, lar­gos que cuan­do le­van­tes los bra­zos no de­jen la tri­pa al ai­re. Pren­das que, sien­do fe­me­ni­nas, no te ha­gan es­tar pen­dien­te de ellas.

¿Son pie­zas crea­das en la pe­nín­su­la?

El equi­po de pa­tro­na­je y di­se­ño es­tá en Gi­jón, mi tie­rra. Allí te­ne­mos un ta­ller don­de ha­ce­mos los pro­to­ti­pos de las pren­das. Una vez que les da­mos el OK, la pro­duc­ción se ha­ce en Por­tu­gal.

Mien­tras es­tá en Hon­du­ras con Su­per­vi­vien­tes ha lan­za­do la firma de ro­pa… ¿Tie­ne tiem­po de res­pi­rar?

Es­tos dos úl­ti­mos me­ses es­tán sien­do in­ten­sos, pe­ro muy fe­li­ces en to­dos los sen­ti­dos. En Su­per­vi­vien­tes (Te­le­cin­co) es­ta­mos te­nien­do una aco­gi­da del pú­bli­co ma­ra­vi­llo­sa. Gran­des da­tos de au­dien­cia y una ga­la más a la se­ma­na con res­pec­to al año pa­sa­do. Más tra­ba­jo, re­per­cu­sión... el sue­ño de cual­quier pre­sen­ta­dor. En cuan­to a Blue Palm, ca­da día me le­van­to fe­liz, desean­do que fun­cio­ne a lar­go pla­zo por­que lo es­toy dis­fru­tan­do. Res­pi­ro bien pro­fun­do mien­tras tra­ba­jo car­ga­da de fe­li­ci­dad.

Nun­ca pier­de la son­ri­sa, que es al­go muy ca­rac­te­rís­ti­co en us­ted.

No creas que no ten­go mis días, pe­ro en esos mo­men­tos in­ten­to no de­jar­me lle­var por la ne­ga­ti­vi­dad. Mi tru­co es­tá en cen­trar­me en lo bueno, en re­cor­dar a to­das las per­so­nas que su­man a mi vi­da, en apo­yar­me en mi tra­ba­jo y en mis ilu­sio­nes. In­ten­to que la gen­te ne­ga­ti­va no es­té cer­ca (creo mu­cho en las ener­gías y al fi­nal, ten­go cla­ro que ese ti­po de per­so­nas aca­ba ago­tan­do la tuya). Pro­yec­tar en po­si­ti­vo, can­tar bien al­to, son­reír, bai­lar, ha­cer de­por­te, ha­blar con mi fa­mi­lia y ami­gos.

Con es­te nue­vo lan­za­mien­to, ¿po­de­mos de­cir que se en­cuen­tra en uno de sus me­jo­res mo­men­tos?

Sin du­da... y aca­ba­mos de em­pe­zar. De­seo de co­ra­zón que se alar­gue en el tiem­po y es­toy dis­pues­ta a lu­char por ello con to­do lo que es­té en mi mano.♥

“Se­ría un sue­ño cum­pli­do en­con­trar­me a al­guien por la ca­lle con una ca­mi­se­ta de mi nue­va firma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.