ADE­LA MON­TES DE OCA

Tras de­mos­trar­se me­dian­te una prue­ba de ADN que es hi­ja de JO­SÉ MA­RÍA RUIZMATEOS, nos con­ce­de su pri­me­ra en­tre­vis­ta.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SU­MA­RIO - POR SAÚL OR­TIZ. FO­TOS: JUAN­CHO LONDONO

HA­BLÓ DES­DE CHICA­GO, AN­TES DE VIA­JAR A MA­DRID

Abra­zan la fe­li­ci­dad des­pués de mu­cho su­fri­mien­to. Ade­la Ruiz-Ma­teos y Pa­tri­cia Mon­tes de Oca lle­van lu­chan­do des­de mar­zo de 2014, cuan­do ini­cia­ron el pro­ce­so para de­mos­trar que la jo­ven era hi­ja de Jo­sé Ma­ría Ruiz-Ma­teos. Tres años des­pués, tras una ex­hu­ma­ción y mu­chos con­flic­tos fa­mi­lia­res, la jus­ti­cia ha da­do la ra­zón a es­tas me­xi­ca­nas afin­ca­das en Chica­go que, por pri­me­ra vez, po­san y ex­pli­can có­mo se sien­ten. Son las au­tén­ti­cas pro­ta­go­nis­tas de una ba­ta­lla le­gal, li­de­ra­da por Te­re­sa Bue­yes, que se mues­tra in­men­sa­men­te sa­tis­fe­cha con el re­sul­ta­do:

«Era lo que te­nía que ser. La jus­ti­cia­nos ha da­do la ra­zón des­pués de una in­can­sa­ble ba­ta­lla».

Aun que­da otro epi­so­dio. El pró­xi­mo mar­tes se ce­le­bra­rá el jui­cio para la fi­lia­ción pa- ren­tal. Pe­ro la Jus­ti­cia ya ha ha­bla­do. El ADN no mien­te.

Por fin ha con­se­gui­do que se re­co­noz­ca que es hi­ja de Jo­sé Ma­ría Ruiz-Ma­teos. ¿Có­mo es­tá? Ade­la

Es­toy com­ple­ta­men­te fe­liz, pe­ro si te soy fran­ca, no con­tem­pla­ba otra po­si­bi­li­dad. Des­de el prin­ci­pio he sa­bi­do que mi pa­dre era él, a pe­sar de que con­mi­go tu­vie­ra una ac­ti­tud mí­se­ra en los úl­ti­mos años. Lo úni­co que em­pa­ña mi ale­gría es la im­po­si­bi­li­dad de po­der­le

lla­mar y de­cir­le: «Aho­ra ya no hay vuel­ta atrás, quie­ro re­cu­pe­rar­te, be­sar­te, reír­nos co­mo cuan­do era una ni­ña». Me rom­po al pen­sar que han te­ni­do que des­en­te­rrar­le para de­mos­trar al­go tan bo­ni­to co­mo que era pa­dre de una ni­ña que fue crea­da con mu­cho amor.

El pró­xi­mo día 6 tie­ne el jui­cio de fi­lia­ción. ¿Cree que pue­de ha­ber al­gu­na no­ve­dad?

A Se­ría ra­rí­si­mo que, en este mo­men­to, con una prue­ba de ADN tan con­clu­yen­te, hu­bie­ra al­gún cam­bio de última ho­ra. Es cier­to que a to­dos nos ha sor­pren­di­do que ha­ya que se­guir con este trá­mi­te. He­mos te­ni­do mu­chos pro­ble­mas para po­der en­fren­tar­nos a este ca­so, pe­ro ya ha pa­sa­do to­do. Oja­lá no se hu­bie­ra muer­to y hu­bie­ra ac­tua­do a tiem­po.

Sus her­ma­nos han anun­cia­do que no van a ir al jui­cio. ¿Có­mo se lo to­ma?

A Na­da nue­vo. Me lo es­pe­ra­ba. Han si­do muy va­lien­tes para di­fa­mar­me e in­sul­tar a mi ma­dre y, aho­ra, re­sul­ta que apa­re­ce su ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za: mis her­ma­nos son unos co­bar­des. No tie­nen hom­bría su­fi­cien­te para mi­rar­nos a los ojos.

¿Cree que si él es­tu­vie­ra vi­vo este re­sul­ta­do ser­vi­ría para acer­car­les?

A No tengo nin­gu­na du­da. Du­ran­te mi ni­ñez él es­tu­vo a mi la­do, me con­so­la­ba, me ha­cía la vida muy fá­cil y ale­gre. Se com­por­ta­ba de ma­ne­ra cer­ca­na y te­nía­mos una co­mu­ni­ca­ción muy es­pe­cial. Por eso sé que es­ta prue­ba ha­bría ser­vi­do para rom­per con su mun­do de plás­ti­co y ren­dir­se an­te la evi­den­cia, para dar un gol­pe en la me­sa y vi­vir su ver­da­de­ra vida. Ac­tua­ba de ca­ra a la ga­le­ría.

¿A qué se re­fie­re?

A Mi pa­dre te­nía que ren­dir cuen­tas en ca­sa. Su fa­mi­lia es ex­tre­ma­da­men­te tra­di­cio­nal y, en efec­to, tengo el con­ven­ci­mien­to de que él min­tió para sal­va­guar­dar esa apa­rien­cia. Te­re­sa (Rivero), su mu­jer, de­bió su­frir mu­chí­si­mo al en­te­rar­se de lo que ha­bía he­cho fue­ra de su ma­tri­mo­nio. Él en­ga­ñó a mi ma­dre, pe­ro tam­bién a su pro­pia mu­jer.

Pa­tri­cia La si­tua­ción lle­gó a un pun­to lí­mi­te cuan­do él se vio aco­rra­la­do. El shock fue te­rri­ble. Él tu­vo que es­ca­par. Me ame­na­zó. Me obli­gó a guar­dar si­len­cio, a com­pro­me­ter­me a no re­ve­lar nun­ca que él era el pa­dre. ¡Que­ría que vi­vie­ra aje­na a la reali­dad, en otro país y, por su­pues­to, ale­ja­da de los me­dios! En aquel mo­men­to, ce­dí por­que te­nía mie­do que aca­ba­ra ro­bán­do­me a Ade­la. Tu­ve te­rror, era in­ca­paz de dor­mir por las no­ches. Me le­van­ta­ba para ver si mi hi­ja se­guía allí.

¿Pen­só en de­nun­ciar­le?

P Sí, ob­via­men­te. Pe­ro mi si­tua­ción era de­li­ca­da y, por en­ci­ma de to­do, que­ría pro­te­ger a mi hi­ja. Des­cu­brí tar­de que era una per­so­na con mu­cho po­der y te­nía mie­do a que pu­die­ra ter­mi­nar con mi vida y con la de mi hi­ja. Ade­la se es­tá en­te­ran­do en este mo­men­to de las te­rri­bles ame­na­zas que su­frí en aquel mo­men­to. Fue to­do muy do­lo­ro­so.

A Es­to me de­mues­tra que, co­mo ya in­tuía, él era un tí­te­re en ma­nos de su mu­jer. De al­gu­na ma­ne­ra te­nía que so­lu­cio­nar el des­a­gui­sa­do, la in­fi­de­li­dad, es­con­der a su otra fa­mi­lia. Fue ex­ce­si­va­men­te da­ñino.

¿Cuán­tas ve­ces se ha arre­pen­ti­do de ha­ber­le co­no­ci­do, Pa­tri­cia?

P Nun­ca. Pen­sar eso se­ría ha­cer­le da­ño a mi hi­ja. Gra­cias a él tengo con­mi­go a la mu­jer más ma­ra­vi­llo­sa, a la que me ha sa­bi­do en­ten­der y res­pe­tar. Nun­ca me ha juz­ga­do, ella sa­be que fui víc­ti­ma de una es­ta­fa sen­ti­men­tal.

¿Qué quie­re de­cir?

P Ja­más me di­jo que te­nía fa­mi­lia (rom­pe a llo­rar). Me en­ga­ñó has­ta que in­ves­ti­gué quién era y des­cu­brí la ver­dad. Re­cuer­do su ca­ra com­ple­ta­men­te pá­li­da cuan­do le con­té que ya sa­bía de su otra vida y le di­je que no que­ría vol­ver a ver­le, que iba a lu­char por mi hi­ja.

¿Có­mo reac­cio­nó?

P Se pu­so muy ner­vio­so e in­ten­tó ex­pli­car­lo. No qui­se es­cu­char­lo. Es­tu­ve muy en­fa­da­da y dis­tan­te, pe­ro él in­sis­tía en que­rer ver a la ni­ña. En ese mo­men­to, an­te sus men­ti­ras, y con el ase­so­ra­mien­to le­gal per­ti­nen­te, de­ci­dí gra­bar algunos en­cuen­tros.

Ima­gino que son esas las prue­bas con las que han con­se­gui­do de­mos­trar la ver­dad.

P Ha si­do un tra­ba­jo mi­nu­cio­so de nues­tra abo­ga­da, Te­re­sa Bue­yes, que ha con­se­gui­do lo que en un prin­ci­pio pa­re­cía una lo­cu­ra. Los ví­deos, los men­sa­jes, las tar­je­tas es­cri­tas por él y, por su­pues­to, el pa­re­ci­do más que evi­den­te con su pa­dre.

¿Sien­te que es una RuizMateos cuan­do se mi­ra en el es­pe­jo?

A Sí, es in­creí­ble pe­ro la ver­dad es que cuan­do re­vi­so fo­to­gra­fías me doy cuen­ta

Mis her­ma­nos no tie­nen hom­bría su­fi­cien­te para mi­rar­nos a los ojos

ADE­LA

de que tengo más ras­gos de mi pa­dre que mis pro­pios her­ma­nos. De­be ser que fui en­gen­dra­da con mu­cho ca­ri­ño y en­tre­ga. De otra ma­ne­ra no me lo ex­pli­co.

P Él siem­pre me de­cía que Ade­la iba a ser una ni­ña pre­cio­sa. Y así ha si­do. Le en­can­ta­ba mi­rar­la du­ran­te ho­ras, ob­ser­var­la en si­len­cio, ha­cer­le cu­ca­mo­nas y son­reír­le. Nos di­ver­tía­mos mu­cho jun­tos.

Pa­re­cía un buen pa­dre…

P Lo fue, te lo ase­gu­ro. Éra­mos una fa­mi­lia so­lo se­pa­ra­da por lo que, apa­ren­te­men­te, eran sus ne­go­cios. Pe­ro la reali­dad es que la otra se in­ter­pu­so en el ca­mino. Es­toy har­ta de ser yo la que lle­ve a cues­tas lo de ‘la aman­te’. Yo era tan vá­li­da co­mo su mu­jer. Tam­bién él era mi es­po­so.

¿Lle­gó a pe­dir­le ma­tri­mo­nio?

P Lo va­lo­ró en al­gún mo­men­to. Le hu­bie­ra di­cho que sí. En sus ojos veía sin­ce­ri­dad, amor ver­da­de­ro. Un hom­bre cuan­do quie­re y ama se no­ta, y yo me sen­tía com­ple­ta­men­te desea­da por él. Has­ta que me de­mos­tró que no ha­bía vi­vi­do una irrea­li­dad. No en­tien­do có­mo Te­re­sa ha po­di­do se­guir con él.

¿No se ha plan­tea­do lla­mar­la?

P Se­ría de­ma­sia­do vio­len­to. Otra co­sa es que la vida, que a ve­ces es ca­pri­cho­sa, nos si­túe cer­ca y ha­ya un en­cuen­tro. Se­gu­ra­men­te me acer­ca­ría a ella para de­cir­le que a las dos nos une un mis­mo sen­ti­mien­to: en­tre el odio y el amor. Y, por su­pues­to, las dos fui­mos uti­li­za­das y men­ti­das. No le guar­do ren­cor, por­que ella lu­chó por lo que era su­yo.

Y a él, ¿le han perdonado?

Yo fui aban­do­na­da por el hom­bre al que ama­ba pa­tri­cia

P No, yo no. Es im­po­si­ble per­do­nar a una per­so­na que ac­tuó de for­ma pre­me­di­ta­da. Sa­bía que iba a ha­cer­me da­ño, que me iba a des­tro­zar. No me con­ven­ce la idea de que él ac­tua­ba ba­jo el in­flu­jo de su mu­jer. A mí me de­cía que me que­ría y yo me lo creí. Sé que pue­de re­sul­tar ob­vio, pe­ro yo fui aban­do­na­da por el hom­bre que ama­ba.

A Yo quie­ro pen­sar que se equi­vo­có y que no su­po so­lu­cio­nar­lo. Sí le he perdonado, aun­que me hu­bie­ra gus­ta­do te­ner una conversación. Aho­ra él se apa­re­ce en mis sue­ños. Ima­gino que es la for­ma en la que me pi­de per­dón. Me tran­qui­li­za aga­rrar­me a eso para no creer que mi pa­dre me re­cha­za­ba por ser quien soy.

¿Se re­fie­re a sus orí­ge­nes?

A Sí, yo creo que tam­bién hay mu­cho de cla­sis­mo en to­do es­to. No­so­tras vi­vi­mos en Chica­go, pe­ro so­mos me­xi­ca­nas. Es po­si­ble que él pen­sa­ra en có­mo po­der ha­cer en­ten­der que un hom­bre co­mo él po­día es­tar con al­guien co­mo mi ma­dre…

Me sor­pren­de que le jus­ti­fi­que…

A No, no es una jus­ti­fi­ca­ción. Pe­ro creo que él tam­bién vi­vió una au­tén­ti­ca di­co­to­mía. Una si­tua­ción com­pli­ca­da en­tre lo que de­bía ser y lo que real­men­te fue. Un jue­go muy pe­li­gro­so en el que ha re­sul­ta­do per­de­dor. Tam­bién mis her­ma­nos.

¿Ha ha­bla­do con ellos?

A No. So­lo re­ci­bí una car­ta en su día de Be­go­ña re­co­no­cién­do­me que sa­bía que éra­mos hi­jas del mis­mo pa­dre. Lue­go des­apa­re­ció. Me cons­ta que, en el fon­do, ha res­pi­ra­do tran­qui­la, por­que su fon­do no es per­ver­so. Del res­to no sé ab­so­lu­ta­men­te na­da, pe­ro me en­can­ta­ría co­no­cer­les y ex­pli­car­les que yo no soy la cul­pa­ble de na­da: yo no ele­gí a mi ma­dre, pe­ro tam­po­co a mi pa­dre.

Ellos ya han de­ja­do cla­ro que no hay di­ne­ro, que la he­ren­cia son deu­das y gran­des pro­ble­mas…

A Ima­gino que es la ma­ne­ra en la que tie­nen de en­su­ciar mi repu­tación. Nun­ca ini­cié este pro­ce­di­mien­to por una cues­tión eco­nó­mi­ca. Y, real­men­te, me pa­re­ce de muy mal gus­to ha­cer creer a la opi­nión pú­bli­ca que soy una in­tere­sa­da. Mi ma­dre y yo vi­vi­mos bien aquí en Chica­go y dis­fru­ta­mos de una vida nor­mal, muy tran­qui­las.

In­sis­to, di­cen que so­lo hay deu­das…

A Esas deu­das a las que ha­cen re­fe­ren­cia ima­gino que

“Des­de el prin­ci­pio he sa­bi­do que mi pa­dre era él”, sen­ten­cia Ade­la, en la ima­gen jun­to a su ma­dre.

“Cuan­do re­vi­so fo­to­gra­fías, me doy cuen­ta de que tengo más ras­gos de mi pa­dre que mis pro­pios her­ma­nos”, cuen­ta Ade­la. Arri­ba, una ima­gen de am­bos.

a un pa­so del al­tar “Ruiz-Ma­teos va­lo­ró en al­gún mo­men­to pe­dir­me ma­tri­mo­nio”, re­la­ta Pa­tri­cia en es­ta en­tre­vis­ta ex­clu­si­va des­de Chica­go.

“Te­re­sa Bue­yes (iz­da), va a ini­ciar una in­ves­ti­ga­ción pa­tri­mo­nial”, di­ce Ade­la (arri­ba en la Pla­za Ma­yor de Ma­drid).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.